No hay muchas aplicaciones para Teleprompter en el entorno Apple y en general, estas aplicaciones están diseñadas... para ser usadas como teleprompter. Esta aplicación, diseñada para iOS, va mucho más allá, ofreciendo por fin, y especialmente, para los usuarios del tablet de Apple una solución mucho más que interesante, sobre todo con capacidad para practicar y formación.

El teleprónter o apuntador óptico es una herramienta de lectura, que se utiliza para poder seguir un discurso o texto en una pantalla o espejo, permitiendo a la persona tener un apoyo que le brinde confianza y seguridad al momento de hablar, ya sea en un discurso o en una grabación de videoclips.

Utilizado en cine, televisión, videos corporativos, conciertos y eventos en general esta herramienta permite al orador mantener un vínculo visual con su audiencia, evitando tener que dirigir la mirada a un guión en papel o necesitar la ayuda de un apuntador. En los casos en los que es importante mirar directamente a la cámara mientras se recita el texto el teleprompter permite hacer las dos cosas a la vez, ya que el texto se proyecta sobre un espejo situado exactamente delante de la cámara.

En mi caso, especialmente, he utilizado ésta técnica para grabar muchos cursos de Linkedin Learning y es una práctica habitual ahora que trabajo con diferentes formadores a la hora de crear cursos. El problema, general, es que preparar un curso en el que dependes de un dispositivo así para la grabación es complicado, porque para el instructor resulta difícil entrenarse en esta técnica y cuando se enfrenta por vez primera a este método de trabajo, el proceso de adaptación requiere a veces demasiado tiempo.

Lo mismo ocurre para la grabación de vídeos de YouTube o plataformas similares o en general, la preparación de presentaciones y más. Es necesario ensayar y hace falta un software que no solo te permita hacerlo, sino además, como es el caso de esta excelente aplicación, ver los resultados.

Antes de empezar

Antes de centrarnos en la aplicación vamos a trabajar en cómo tener éxito con ella. No se trata solo de leer un texto delante de la pantalla del iPad, hay mucho más detrás, en la fase de preparación, para que el resultado tenga la calidad adecuada. Y el primer paso es el texto.

Cuando se trabaja con texto, normalmente escribimos ese texto para ser leído en un soporte, como una pantalla o papel. Sin embargo, escribir textos para ser leídos, o mejor, locutados, que es la palabra correcta, nos daremos cuenta muy rápidamente que ese texto que hemos escrito “no funciona” porque pierde todo el sentido, es decir, al leerlo en voz alta resulta muy complicado “hilar” las diferentes frases y párrafos. Y es que ese texto puede que esté bien escrito para ser leído, pero no para ser locutado, porque faltan comas para que la persona que está leyendo ese texto en voz alta pueda respirar, los párrafos son demasiado largos o como ocurre con mucha frecuencia, usamos ciertas palabras que luego resultan muy complicadas de leer por su propia complejidad ortográfica.

Además, todo también depende de cómo leemos. Generalmente, cuando leemos grandes cantidades de texto, no estamos leyendo las apalabras, sino que reconocemos “su forma y figura” y le asociamos un valor en nuestra mente, pero no hemos leído la palabra. A la hora de locutar un texto, sin embargo, hay que leer las palabras. Cada una de ellas.

Como usuarios de Mac, tenemos suerte: hay una forma estupenda de preparar un texto para locución. Simplemente escribe el texto utilizando un documento de TextEdit, por ejemplo, y una vez escrito, selecciona todo el texto, invoca el menú contextual y elige la opción Habla > Iniciar locución.

La idea es que el texto que te lea el Mac tenga sentido. Si no tiene sentido, es que no está bien escrito para ser locutado. De hecho, el sistema de habla del Mac es lo bastante inteligente como para darse cuenta de que “le falta el aire” y hace a veces unas “paradas” un tanto extrañas: lo mismo te ocurrirá a ti cuando leas ese texto, es que te estás, o te vas a quedar, sin aire.

Preparar un buen texto y acostumbrarse a usar una aplicación de teleprompter es esencial para no solo crear contenidos de calidad, sino ahorrar muchísimo tiempo. Si eres podcaster, o youtuber, trabajar primero en tus textos para luego poder reproducirlos en unas muy pocas tomas o en una única toma reduce dramáticamente no solo el tiempo de generación de contenidos, sino también en el de edición del mismo. Podrás producir más, más rápidamente y con una mejor calidad simplemente preparando primero bien el texto y luego, usando una aplicación de teleprompter.

Y ahora que ya sabemos cómo preparar un texto, al menos por encima, para ser locutado, vamos a trabajar con la aplicación.

VideoGo Teleprompter

Esta aplicación está diseñada para ser un dispositivo teleprompter, “pero menos”. La aplicación cuenta con las características básicas de un teleprompter para reproducción, es decir, la capacidad de elegir la velocidad de texto, su tamaño y la posibilidad de invertir el texto para que pueda verse correctamente en un espejo como se utiliza habitualmente un teleprompter. Sin embargo, no cuenta con capacidades remotas de acceso para la gestión de velocidad, un “play – pause” o el cambio del tamaño del texto, que por cierto, viene en Helvética y no se puede cambiar1. Precisamente por estas circunstancias se puede decir que “pero menos” porque realmente la aplicación está diseñada para formarte en el uso del teleprompter. Esto no es de menos, porque aplicaciones para formarte en el uso del teleprompter no hay.

Así, cuando abres la aplicación, te ofrece 2 posibilidades, la primera y más básica, el trabajo con textos. La aplicación cuenta con una característica especialmente interesante a la hora de trabajar con, precisamente, estos textos que hemos preparado para locutar: al introducir la cadena de texto (pause X) donde X es una serie de segundos, la aplicación dejará de “mover” el texto durante esos segundos determinados, lo que resulta muy útil para, por ejemplo, introducir después de un párrafo muy largo y costoso de locutar. Para ayudarte, la aplicación cuenta con el uso de una banda azul en el centro de la pantalla que ayuda a entender que esa es la zona de lectura, de forma que si te pasas de la banda azul te estás adelantando, es decir estás leyendo demasiado deprisa o la velocidad de movimiento del texto es demasiado lenta, y si estás leyendo por detrás de la banda azul es que la velocidad de movimiento del texto es demasiado alta o simplemente estás leyendo demasiado despacio. En condiciones de lectura pausada y efectiva, de forma que la persona que vaya a escuchar tu locución pura asimilar los conceptos que le estás explicando, cuenta con que 800 palabras escritas para locución equivalen a un vídeo de 5 minutos aproximadamente. Por encima de ese tiempo para ese número de palabras estás leyendo muy despacio y puedes aburrir y por debajo de ese tiempo estás leyendo muy deprisa y a la gente le costará seguirte, se estresará y dejará de escucharte para ponerse a hacer otras cosas.

La aplicación cuenta con un sistema de gestión de textos sencillo, para editar un pequeño texto o añadir unos párrafos, aunque la táctica habitual es copiar el texto desde otra aplicación y luego pegarla en un nuevo script de locución. La aplicación cuenta con un sistema de gestión del tamaño de la tipografía y velocidad de reproducción de ese texto en pantalla. Todo perfecto hasta aquí.

Trabajando con vídeo

Esta es la mejor parte de esta aplicación, porque además de incluir las características de un teleprompter, la aplicación utiliza la cámara para poder grabarte mientras lees, lo que te permite revisar luego el vídeo y verte en directo, lo que te facilita el “entrenamiento”.

Al acceder a esta segunda opción de la aplicación, empezarás, al igual que con la opción de teleprompter básica, por el trabajo con el texto. Una vez tengas el texto preparado, es el momento de empezar a trabajar con vídeo. Al pulsar el botón para la grabación ocurrirá primero una cosa: se te preguntará si quieres trabajar con el modo “subtítulos”. Este modo es interesante si aceptas, porque permite que el texto que has preparado se incluya en el vídeo que vas a grabar como subtítulos. Las opciones de colocación de subtítulos solo permiten personalización básica (texto negro y blanco) pero conforme vayas leyendo el texto sobre la banda de lectura azul, ese texto se irá renderizando sobre el vídeo, guardándose dos versiones del mismo: con subtítulos y sin subtítulos. Las vídeos de guardarán en la aplicación Fotos en el iPad. Si no necesitas la opción de subtítulos, indica en el cuadro de dialogo “no need” y grabarás un vídeo normal en el que no aparecen.

Cuando accedes a la pantalla de grabación verás que la pantalla se divide en 2, una parte para el texto y otra, con el vídeo recogido con la cámara del iPad para que te puedas ver mientras locutas el texto. Hay un detalle importante a aprender aquí: en la parte superior de la pantalla hay un deslizador que conviene mover totalmente hacia la derecha para hacer el texto lo más grande posible en cuanto a espacio y el vídeo, más pequeño ¿por qué? Muy sencillo.

Cuando grabas contenido que estás leyendo en un teleprompter, lo más importante es que parezca que miras a la cámara. Por eso, en las instalaciones profesionales, el teleprompter se sitúa justo debajo de la misma, de forma que parece que estás mirando a la cámara aunque realmente estés leyendo texto. Si, en el iPad, que ha de colocarse en posición horizontal mientras trabajas con esta aplicación, con su cámara en un lateral, haces que el texto esté situado muy a la izquierda porque la proporción entre texto y la imagen de vídeo es muy grande, en el vídeo parecerá que estás siempre mirando a la izquierda en lugar de al centro, lo que queda visualmente bastante mal. De ahí la necesidad de mover el deslizador totalmente a la derecha para conseguir que visualmente parezca que estás mirando al centro.

Recuerda también que tienes que elevar el iPad para conseguir una toma centrada de tu cara mientras hablas: el “picado” desde abajo al situar el iPad sobre una mesa por debajo de ti está bien para el entrenamiento y las pruebas, pero para un aspecto más profesional necesitarás un encuadre mejor.

Resumiendo

VideoGo Teleprompter es una aplicación bastante interesante. No es en sí un teleprompter puro sino una mezcla entre una aplicación para estas tareas y una aplicación para creación de contenidos y sobre todo, aprendizaje y entreno. Echo en falta la posibilidad de controlar remotamente la aplicación sin tener que acceder a la pantalla a través, por ejemplo, de un teclado bluetooth, pudiendo así mientras grabas ajustar la velocidad del texto, elemento primordial en este tipo de aplicaciones.

VideoGo Teleprompter funciona mejor en el iPad que en el iPhone, pero también puedes utilizarla en este dispositivo: solo tendrás que jugar con los ajustes para conseguir una velocidad y tamaño de texto adecuados para la lectura mientras grabas.

La aplicación tiene un precio de 6,99 euros en la App Store, lo que es un poco alta para el precio de las aplicaciones de la App Store, pero es una aplicación muy especializada, con características carácter propio, y merece la pena cada céntimo que pagas a la hora de cubrir la necesidad de un  teleprompter personal para grabar tus vídeos o simplemente, ensayar y ensayar.

Notas

  1. Sería bastante interesante que el desarrollador incluyera soporte para teclados Bluetooth y con atajos de teclado, controlar estas características de la aplicación
In this article