Mis movidas: vago inteligente

Estoy empezando a trabajar en un libro que puede catalogarse de "poco común" en el que... bueno, esa es otra historia, no voy a desvelar todavía de qué va la historia. Como parte de la documentación hay un capítulo dedicado al análisis de la automatización de procesos.

No suelo hablar mucho de mi porque a quién le importa pero sí, personalmente, me considero un vago inteligente1es decir, odio trabajar tanto como tú, me pegaría el día haciendo cosas que me apetecen mucho más, pero ya que hay que trabajar, hay que optimizar los procesos lo máximo posible para que el tiempo que le dedicas al trabajo sea lo más óptimo posible. Puedes hacer más en menos tiempo.

Hace mucho tiempo descubrí que la mejor forma de optimizar procesos pasa por reducir tiempos en tareas comunes. La multiplicación no engaña: si ahorras 5 minutos al día automatizando tareas comunes para reducir ese tiempo, al final del año has ganado 365*5= 30,4 horas al año. Imagina si en lugar de ahorrar 5 minutos, ahorras 10, o 15 cada día.

Es aquí donde entra el concepto de vago inteligente: la idea es descubrir los patrones de tareas comunes, por muy pequeñas que sean, y automatizarlas para conseguir que esas tareas duren menos tiempo. Hay cosas muy tontas, como meter el saludo y la despedida en la firma del correo para no tener que escribir más que el cuerpo arreando o conocer los atajos de teclado que dan formato a este texto para no tener que ir con el ratón a los botones de la barra de herramientas, utilizar un software de autoescritura para escribir las etiquetas que corresponden a las notas2 y así una larga, larga lista de pequeñas tareas que ahorran a lo largo del año muchísimo texto: esas 30, 40, 60 horas e incluso más que alargas el año hacen que con el mismo esfuerzo tengas más tiempo libre o puedas hacer muchas, muchas más cosas.

Para ser un vago inteligente, sin embargo, hay que adquirir conocimientos. Estos conocimientos, generalmente relacionados con la automatización de procesos, hacen que puedas reducir tiempos. Applescript, Automator, Terminal… la inversión de tiempo en ellos, consiguen que luego resulte mucho más fácil convertir esas tareas en trabajo del que no te tienes que preocupar.

Hay, sin embargo, un punto en el que no te quedará otro remedio que trabajar y trabajar duro y es la lógica de todo ello. Me explico.

Cuando te enfrentas a un problema de automatización, es decir, tienes una tarea repetitiva que realizar, de alguna forma tienes que crear una especie de algoritmo que define cómo es el problema y cómo tienes que planificar la solución, paso a paso.

El punto inicial te obliga a definir el problema, y el punto final, el resultado que necesitas. A veces es imposible llegar a ese resultado, ya sea por motivos técnicos o por falta de conocimientos, o incluso tiene que llegar a una solución intermedia, automatizando algunas partes del proceso y encadenándolas manualmente porque una de esas partes no puedes3 automatizarla.

La idea es crear un gráfico de flujo en el que vas definiendo los pasos que tienes que dar para poder llegar a ese objetivo. Es como tener el mapa de Dora la Exploradora para llegar al objetivo. Con mucho, es la parte más difícil de todo, ya que hay que definir esos pasos y conseguir el objetivo. Si te fijas, en términos de Automatización, para conseguir ese tipo de rendimiento, Apple añadió Automator que es una solución vertical que tiene una serie de pasos que se van realizando uno detrás de otro.4 Sin embargo, hay otras formas más fáciles de abordar este tipo de soluciones, al menos, sin tener que aprender programación, trabajando con lo que ya conoces. En ocasiones es factible y en otras, simplemente no5.

Así que estoy tratando de llevar a la práctica la solución de vago inteligente en ese nuevo libro, desarrollando conceptos de los que ya he hablado alguna vez: haciendo fácil la automatización de una forma sobre la que nadie ha escrito hasta ahora.  Es un proyecto interesante y desafiante porque es una aproximación totalmente diferente.

Ya veremos que tal sale.

Notas

  1. Bueno, no me estoy tirando flores, pero trabajar para trabajar lo menos posible tiene también cierta calidad de “arte” y si no que se lo pregunten a los opinadores, colaboradores y demás farándula
  2. aText rules
  3. O no tienes los conocimientos, como me pasa con frecuencia
  4. La pena es que Automator es una solución cerrada que además ha sido abandonada por los desarrolladores: Microsoft antes incluía acciones de Automator para Office, pero ya no más desde hace ¿Una versión? ¿Dos versiones?
  5. pero cuidado, en muchas de esas ocasiones tampoco se puede automatizar programáticamente esa tarea
In this article


Join the Conversation

9 comments

  1. juandesant

    Muy cierto Carlos, XKCD resumió tu artículo de forma gráfica:

    https://xkcd.com/1205/

    Pero hay que tener cuidado con caer en la trampa de la automatización:

    https://xkcd.com/1319/

    1. Alquimista

      Sin duda la segunda es la correcta 😅

  2. Salvador Terrades

    Te entiendo perfectamente y espero con avidez la salida del libro a la venta.
    Me paso semanas ideando un experimento nuevo para el vino que nos dé seguridad en algún parámetro que haya fallado alguna vez. Un par de semanas de análisis de ese parámetro sin parar. La estadística. Y si hay resultados lógicos, aplicar el nuevo método de análisis e intentar automatizar la tarea, (léase hacerla repetitiva, pues muchos análisis son manuales). Tenemos un analizador secuencial que sirve para los análisis rutinarios y así podemos dedicar el tiempo ganado a nuevos análisis. La pescadilla que se muerde la cola

  3. sault

    Buena pinta.

  4. franctastic

    me apunto

    salut!

  5. erretxea

    Completamente de acuerdo. En no pocas ocasiones me he visto trabajando muchísimo en automatización bajo el seductor objetivo de —con ello— trabajar menos en adelante. Y, si, a veces es una trampa.

  6. Alberto Lozano

    ¿Es Cobi ese grafismo que pones a veces en tus artículos?

      1. Alberto Lozano

        Pues se parece un montón. 😀