Si tienes un pendrive o un disco duro que quieres conectar indistintamente a un ordenador con Windows o con macOS necesitas formatearlo con un formato de archivos compatible con ambos.

FAT32

El formato más estándar es FAT (FAT32) pero tiene un límite de 4 GB por archivo (aunque por un error durante unos meses macOS lo limitaba a 2 GB). Si quieres guardar archivos muy grandes, con nombres muy grandes o rutas muy largas este no es tu formato. Como ventaja tiene que lo leen todos los sistemas, incluidas TV o antiguos reproductores de DVD. 

exFAT

Con exFAT se acabaron esas limitaciones, tanto por tamaño de archivo como por ruta. Desde hace más de 10 años lo pueden usar Windows y macOS sin problema. En algún caso, como NAS de Synology, tienes que instalar un accesorio de la tienda de aplicaciones. El problema es que normalmente las TV no lo van a leer directamente. Este es el formato ideal para trabajar con varios sistemas a la vez (sí trabajar, jeje).

HFS y APFS

Son sistemas de macOS mucho más avanzados que los FAT y destinado a discos mecánicos en el caso de HFS y a discos SSD en caso de APFS. Algunos NAS y routers lo leen, pero no Windows ni las TV. Si quieres utilizar el disco para copia de seguridad de Time Machine en ese disco externo deberás utilizar HFS. Uno de estos dos sistemas es el que debes tener en tu disco de arranque, el disco desde donde se ejecuta el sistema operativo.

NTFS

Al igual que HFS y APFS es un sistema más avanzado que FAT, pero de Windows. Algunos dispositivos lo pueden leer pero otros no, e incluso algunos que lo pueden leer no lo pueden escribir, como macOS. Es el sistema que debes tener en el disco donde se instala Windows (en un PC).

Hay aplicaciones para, por ejemplo, escribir NTFS en macOS, pero son caras y en las pruebas que he hecho son muy, muy lentas.

 

In this article


Join the Conversation

2 comments

  1. sault

    Comentar que tambien existen aplicaciones para leer/escribir HFS/APFS en Windows.

  2. rosuna

    Mac OS tiene un driver nativo que permite lectura de NTFS… pero también escritura si lo activas manualmente desde Terminal.

    El problema es que el soporte a escritura en volúmenes NTFS está sin acabar de desarrollar. Funciona, es rápido, pero a veces da lugar a errores. Por ejemplo, cuando la copia de un archivo se interrumpe. Etc.

    Otras alternativas son drivers open source, pero el proceso de instalación y el mantenimiento es un tostón; y drivers de pago (Paragon, Tuxera), que funcionan bien pero que son caros.

    A ver si Apple redondea su driver nativo, aunque solo sea para poder usar discos externos formateados en NTFS sin necesidad de tocar nada. Eso sí, exFAT va bastante bien y es una buena solución, en general.