La compañía taiwanesa más conocida por la fabricación de iPhones, Foxconn, pronto será la compañía detrás de algunos de los routers más conocidos y otros accesorios de ordenador.

Una filial de Foxconn, Foxconn Interconnect Technology, ha anunciado que adquirirá Belkin, que también es propietaria de las marcas Linksys y Wemo.

Belkin, con sede en California, es una empresa que lleva en marcha 35 años y es conocida hoy en día por la creación de una serie de accesorios para ordenadores y teléfonos, incluyendo cargadores inalámbricos, bases para portátiles y fundas para teléfonos. Belkin compró Linksys en 2013, una marca muy conocida por sus routers domésticos. Y ha estado operando un sistema domótico llamado Wemo durante más de cinco años.

Este es un cambio importante para Foxconn, que pasa de ser un fabricante para otras empresas a ser el propietario de tres grandes marcas de consumo.

Foxconn pagará 866 millones de dólares en efectivo para adquirir Belkin. El Financial Times señala que la compra debería estar sujeta a la aprobación del Comité de Inversión Extranjera de EE.UU., lo que significa que aún no se ha cerrado el trato. Dado que ha habido otras adquisiciones extranjeras de alto perfil cerradas bajo la administración de Trump, uno no debería considerar esta compra segura – especialmente porque involucra equipos de red. Dicho esto, Foxconn se ha comprometido a construir una fábrica de 10.000 millones de dólares en Wisconsin, lo que podría ayudarle a mantenerse en el lado bueno de la administración norteamericana.

Foxconn Interconnect Technology es una filial de Foxconn que se centra en la construcción de cables y conectores, muchos de los cuales no están orientados al consumidor. Que sea esta división la que se haya encargado de esta compra resulta un tanto extraño, pero tiene sentido cuando se mira el panorama general de la compañía.

Desde principios de este año, Foxconn ha estado hablando de su deseo de diversificar sus negocios para no depender tanto del iPhone. Se dice que la mitad de sus ventas provienen de Apple, así que si Apple cambiara de socio, o el iPhone perdiera popularidad, la compañía podría tener problemas. El plan de Foxconn para solucionar esto es evidente: vender directamente a los consumidores.

In this article


Join the Conversation