369 0

Apple ha concluido la negociación de su acuerdo financiero con Bain Capital y otros inversores, con un posible anuncio de las condiciones del acuerdo del consorcio para que la adquisición de la división de chips de Toshiba se haga pública tan pronto como hoy.

Según fuentes de Bloomberg familiarizadas con el asunto, Apple, Dell, y SK Hynix están contribuyendo con un total de 18.000 millones para la compra de la propiedad intelectual de la fabricación de chips, y las factorías de fabricación de Toshiba. Queda la posibilidad de que el anuncio pueda posponerse, dada la oposición continuada de Western Digital y las acciones legales contra la venta que esta compañía ha interpuesto en los tribunales.

Toshiba anunció el 20 de septiembre que había aceptado los términos aproximados del consorcio liderado por Bain Capital. El portavoz Seiji Ishibashi dijo a Bloomberg que la compañía pretende concluir el acuerdo lo antes posible.

Apple todavía no ha hecho comentarios al respecto. Según se informa, Apple contribuye con 3.000 millones de dólares al fondo para la compra, y participó en los tres intentos por comprar la división.

La unidad de memoria de Toshiba está a la venta en un intento por cubrir miles de millones de pérdidas de su división nuclear estadounidense en bancarrota, Westinghouse. Toshiba no cumplió el 28 de junio, fecha límite que se impuso a sí misma para anunciar un acuerdo para el negocio de chips. Toshiba sigue oponiéndose a que las empresas no japonesas reciban fondos propios o influencias de gestión, ya que el gobierno japonés pretende mantener la unidad de memoria de Toshiba bajo control local y alejada de las empresas extranjeras.

Según se informa, el acuerdo de Bain sólo es válido si se resuelve o se anula el arbitraje y las demandas judiciales con Western Digital.

 

Las acciones de Toshiba se retirarán en marzo de 2018 si no generan fondos pronto. Los continuos retrasos pondrán en riesgo a toda la empresa, ya que acortarán el tiempo disponible para la aprobación regulatoria de la compra.

Para Apple, asegurarse tanto la propiedad intelectual de Toshiba como sus factorías le permite un suministro de chips de memoria Flash en mejores condiciones que las del mercado actual, evitando así no solo el baile de precios, sino también una planificación mejor estructurada de futuros lanzamiento de hardware, ya que todos sus dispositivos actuales, móviles y de escritorio, utilizan memoria Flash.

In this article


Join the Conversation