630 0
630 0

Tienes varias redes inalámbricas a las que conectarte y te preguntas cual será la más rápida. Hay dos premisas a tener en cuenta en función de cómo vayas a usar esa red.

Las dos premisas son sencillas: una cuestión es la velocidad de internet y otra, la de la misma red de forma local. La primera es sencilla de determinar: dependerá de la conexión contratada a internet. Evidentemente, la segunda va a afectar a la primera, pero si la conexión contratada es lenta aunque tu red inalámbrica sea muy rápida, la conexión a internet será lenta.

Así que nos vamos a centrar en la segunda, que es algo que sí podemos medir y sobre la que podemos tomar decisiones 1.

Para empezar están los protocolos que van desde el 802.11a, 802.11b, 802.11g, 802.11n al 802.11ac. La regla (sencilla) nos dice que conforme avanza el abecedario, más rápida será la velocidad de transmisión del protocolo hasta llegar a 802.11ac, que técnicamente es la más rápida (y en futuras especificaciones lo será aún más), por lo que a la hora de elegir entre varias redes disponibles, si nuestro hardware lo permite, este tipo de red sería el más adecuado.

La segunda cuestión es la propia velocidad de transmisión de la red 802.11ac. Va a depender de cómo está configurado el hardware asociado, es decir, el punto de acceso inalámbrico, e incluso hay una serie de valores medibles, pero no controlables, como la cantidad de conexiones que está gestionando y las peticiones de las mismas, lo que puede saturar el punto de acceso y a pesar de que sea rápido, está obligado a trabajar con muchas conexiones y simplemente tarda en responder.

Una vez delimitados estos dos puntos, vamos a explorar el entorno de nuestras redes inalámbricas para ver qué hay disponible y cuales pueden ser las más rápidas, en el caso de que dispongas de la posibilidad de conectarte a varias de ellas.

Los pasos son los siguientes:

  • Haz clic  en el icono de Wi-Fi en la barra de menús pulsando la tecla ⌥
  • Selecciona la opción Abrir diagnóstico inalámbrico
  • Ignora la ventana del asistente que te aparecerá y apártala
  • Usa el atajo de teclado ⌥⌘4 para abrir la ventana del explorador de Wi-Fi
  • Te aparecerá una ventana que corresponde al explorador con todas las redes disponibles y sus datos.
  • Fíjate en la columna Protocolos, ahí tienes la referencia del protocolo que usa cada red accesible por tu Mac y que te servirá de referencia al respecto de la red a elegir.

Captura de pantalla 2017-08-11 a las 6.07.11

Si te fijas en la imagen, tengo varias redes a elegir, no tengo acceso a todas ellas peros sin al menos, en este caso, a 4 de ellas porque dispongo de las contraseñas o simplemente son redes abiertas. 3 de esas redes utilizan el protocolo b/g y una, el protocolo a/c. El protocolo b/g es simplemente una capa de compatibilidad de forma que puedo usar uno de los dos (o b, o g) pero ambos son inherentemente mucho más lentos que ac por lo que la elección está clara.

Aún así tenemos que tener en cuenta un dato más, y es la potencia con al que llega la señal inalámbrica a tu dispositivo. Cuanta menos potencia, menor señal y sin entrar en disquisiciones técnicas, peor calidad de conexión, así que el valor de la columna RSSI también es clave: la norma nos dice que el número negativo, cuanto más está del cero, mejor conectividad.

Otra cifra que no se muestra en ese cuadro es el Ruido, es decir y explicado para humanos, la cantidad de interferencia medible que afectaría a la conexión. Esto lo podemos explorar accediendo a la ventana de Rendimiento usando el atajo de teclado ⌥⌘5 cuando tenemos la ventana de Diagnóstico inalámbrico activado.

El ruido también se mide con una cifra negativa, pero funciona al revés: cuanto mayor es esta cifra, menos ruido hay y la comunicación con el punto inalámbrico es mejor. Así que ya tenemos tres puntos clave para determinar la calidad de la red inalámbrica a la que nos vamos a conectar si tenemos varias de estas redes para elegir: el protocolo, la señal RSSI y el ruido.

Si te fijas, en la ventana de Rendimiento,  en la parte superior hay un cuadro que indica Velocidad.

Esta Velocidad no es la velocidad de internet, sino la velocidad de la red, es decir, el ancho de banda que puedes alcanzar a nivel de comunicación entre tu dispositivo y el punto de acceso inalámbrico. Como esta cifra, de forma gráfica, no es muy precisa, vamos a obtenerla de otra forma.

Vuelve a hacer clic pulsando la tecla ⌥ en el icono de Wi-Fi en la barra de menús mientras estás conectado a una red: verás que aparece mucha más información sobre esa red conectada y al final casi de la lista está Vel. Transmisión que es la cifra que te permite determinar a qué velocidad de transmisión se conecta tu Mac con el punto de acceso inalámbrico. Esta cifra, cuanto mayor, mejor.

Este es un conocimiento muy básico que tienes que tener en cuenta a la hora de explorar tu entorno y seleccionar la red inalámbrica “mejor”. Hay otros muchos parámetros que pueden afectar, no obstante, la calidad de la conexión, como la frecuencia a la que opera esa red inalámbrica por las interferencias de otras redes que funcionan en la misma frecuencia o incluso una deficiente política de DNS, pero esos son temas para el nivel intermedio, si os animáis.

Notas

  1. Escribo todo esto porque muchos de los routers “mas modernos” que proporcionan los operadores o incluso routers que puedas comprar te ofrecen la posibilidad de redes mixtas con diferentes niveles de acceso a varios protocolos simultáneamente y en muchos casos los usuarios no saben a cual de esas redes conectarse y acaban usando con frecuencia justo la red más lenta.
In this article


Join the Conversation