407 9
407 9

La Keynote que pudimos disfrutar este pasado lunes, junto con toda la información relevante posterior a la misma sugiere que en Apple están dispuestos a dar un golpe de timón. No algo drástico, pero sí parece evidente que ha empezado una maniobra que veremos definirse a lo largo de los próximos años.

Esto, por supuesto, se trata de percepciones pero aparentemente, después de recapitular toda la información a lo largo de estos pasados días uno (y más de uno) empieza pensar que esa compañía que tomaba las decisiones más allá del usuario se ha sentado a escuchar y por vez primera en muchísimos años está haciendo concesiones. Solo de esta manera se pueden entender algunos de los movimientos derivados de estas nuevas políticas en Cupertino como es por ejemplo el soporte limitado, pero soporte, para los archivos FLAC, que aunque sea difícil es factible en los nuevos iMac de 21,5 pulgadas cambiar la memoria RAM o incluso el procesador Kaby Lake, que algunas de las características que los usuarios llevan pidiendo durante muchos años empiezan a implementarse o que por fin Apple entiende que el iPad es una plataforma totalmente diferente al iPhone con el que no tiene que compartir las mismas características a nivel de sistema operativo.

Este punto es realmente importante porque demuestra que el interés de Apple en el iPad sigue estando muy vivo y que por fin ha entendido que si quiere sustituir el portátil del consumo por el iPad tiene que ofrecer algunas características propias del sistema operativo de los Mac, de forma que la transferencia de información entre aplicaciones no sea una tarea compleja, que el trabajo con aplicaciones no es una cuestión de una o dos aplicaciones exclusivamente, pero aún así mantiene el espíritu propio de un dispositivo táctil en lugar de un ordenador. Resulta un poco impactante que después de tantos años se haya dado cuenta que el iPad no es una prolongación del iPhone sino un dispositivo con entidad propia que requiere de características propias y únicas y que se posicione como una alternativa al ordenador viable y no una pantalla inteligente con la que interactuar en ciertos entornos muy limitados, parametrizados por las aplicaciones.

Que el iPad tenga características propias y exclusivas lo convierte por fin en una plataforma por derecho propio y no en una extensión de lo que había hasta ahora. Y esto es, créeme, una gran novedad porque no solo se ha dado un paso adelante en la dirección correcta sino que además el valor añadido al dispositivo es inmenso dejando atrás esa percepción de que el iPad al final era solo para consumir contenidos para la mayoría de los usuarios para pasar a ser, ahora sí, un dispositivo para la creación de los mismos sin la necesidad de aprender complejas tácticas y procedimientos para realizar acciones que se suponen sencillas.

Sin duda este es un importante golpe de timón por parte de Apple y tanto en su hardware como su software vemos detalles que me hacen pensar en que la compañía tiene una serie de nuevos objetivos que se acercan más al usuario, que están más pendientes de las necesidades del usuario y cuya evolución a largo de los próximos cinco años nos puede ofrecer una perspectiva muy diferente de como va enfocar la compañía de Cupertino sus productos.

Más allá de todo lo presentado, con especial atención a Machine Learning o a la inclusión de realidad virtual, que son las partes más importantes y con mucho de la nueva estrategia de Apple, se puede ver un futuro diferente por primera vez en muchos años desde una serie de estrategias que podríamos considerar como restrictivas a una apertura en busca de mayores niveles de adopción pero también de satisfacción del usuario.

Categorías para este artículo

Join the Conversation

9 comentarioss

  1. Alquimista

    😱 CPU reemplazable, RAM no soldada… ¡se han vuelto locos en Apple! Eso sí, solo para manos expertas.
    Aunque siguen montando esos vergonzosos HD de 5400rpm. 💩 Para mí la opción perfecta es FusionDrive: velocidad aceptable y capacidad. Y ambos reeemplazables.

    Creo que se han dado cuenta de que mantener un stock con tantas variantes de placas y reemplazarlas enteras por cualquier problema sale más caro que hacer las cosas reemplazables.

    1. Carlos Burges Ruiz de Gopegui

      Y ese disco duro lo puedes cambiar por un SSD estándar. Apple, no te reconozco.

  2. rosuna

    Lo más trascendental es que por fin se toman en serio el iPad Pro. Aunque les ha costado mucho, pero mucho.

    Lo segundo más impactante, consecuencia de lo anterior, es que el iOS empieza a poder sustituir al Mac OS. No de golpe. No en toda la gama. Pero empezará a expandirse, es decir, empezará a comerse espacios donde ahora se usa el Mac: protátiles ultraligeros y quizás algún ordenador de escritorio… vamos, un iPad Pro de 12 pulgadas que admita un ratón o trackpad y un soporte ¿por qué no?

    De forma gradual, pero parece que esa será la tendencia.

  3. asterisco

    Recordad también que nos prometieron un MacPro modular para 2017-2018…
    Al ver que los Mac mini no los renuevan me gustaría pensar en el futuro Mac Pro como una caja de Pandora… desde los más básico (Mac mini) hasta potencia brutal a tope.

    Ojalá los reyes magos se porten bien… :-)

    1. rosuna

      Hay una pista en el cacharro ese que han presentado para los desarrolladores ¿no?
      Un cacharro modular que puedes ampliar conectando vía Thunderbolt más y más partes.
      Una segunda tarjeta de vídeo, un dock con discos SSD, un dock con más puertos (claro), etc.
      La clave son los puertos y algún detalle quizás de hardware (Thunderbolt 3 y el reciente anuncio de Intel de incluir los controladores en los procesadores) y el software (parece que High Sierra ya está preparado para esto).

      1. Queimacasas

        unleash the beast …

  4. Alquimista

    Apple está descongelando unos cuantos infiernos… ¡a ver si al final hasta lo hacen bien! ¿Habrá recuperado Apple la cordura?

  5. Alquimista

    A mi me sigue gustando el diseño de Peter Zigich: http://ipack3d.blogspot.com.es/2012/09/modular-macpro-design-concept.html

    Además Apple no tendría por qué hacerlo todo, sólo tendría que encargarse de hacer los módulos CPU (una ‘gorda’ para los Xeones y otro ‘flaca’ para los Core iX) y fijar las normas estéticas y funcionales para el resto (almacenamiento, gráficas, etc.) para que encajen entre sí interconectadas mediante un simple Thunderbolt 4.