870 0
870 0

Este fin de semana me he encontrado con una caso curioso que tiene una solución, más que una solución, un rodeo, relativamente sencillo.

El caso es que un lector me ha consultado si sería conveniente cambiar el nombre de las aplicaciones en el Mac, a lo que respondí que no, no es precisamente conveniente.

Su problema es que utiliza Spotlight para abrir aplicaciones, truco muy útil, pero con frecuencia escribe mal 8y casi siempre de la misma forma) el nombre de las aplicaciones (por ejemplo, sfari en lugar de Safari) con lo que estamos dando un paso atrás en lugar de adelante, y que tiene que repetir el intento.

Para rodear este problema, asumiendo que no vamos a tener tanta suerte con el teclado, es crear alias de esas aplicaciones en las que sí podemos modificar el nombre con tranquilidad. Para crear un alias de una aplicación:

Abre la carpeta Aplicaciones

  • Pulsa ⌘⌥ y pincha y arrastra el icono de una aplicación
  • Se creará un alias de la aplicación allí donde lo sueltes. Puedes crear una carpeta de alias en tu carpeta de Documentos, por ejemplo.
  • Renombre el alias con el nombre que escribes mal de esa aplicación, por ejemplo, Sfari

La primera vez que escribas mal el nombre en Spotlight te buscará por defecto un sitio web, pero abajo en la lista tendrás el alias. Selecciónalo. Spotlight es lo bastante inteligente como para que en errores posteriores entienda que quieres ese objeto (el alias) y lo seleccione por defecto.

Una cosa más: si hay aplicaciones que no recuerdas o estás enciscado con un nombre que no es, puedes usar el mismo truco para asignarles ese nombre. Así Monitor de Actividad  puede convertirse, sin tocar el nombre de la aplicación, en Controlador por ejemplo.

In this article


Join the Conversation