Escribe tu búsqueda

Escapar del “life hack”, por Victoria Ángela Pérez

Compartir

Vives en un mundo de consejos, trucos, listas ‘life hack’ y pensamientos profundos de 140 caracteres o menos. Activamente y continuamente, las estadísticas me demuestran que ese es el tipo de información que la gente quiere consumir. Aunque me niegue a escribir sobre eso, ni siquiera yo tengo el descaro de no reconocer que lo que vende, vende. Nos pese a cuantos nos pese.

¿Quieres atraer público? Escribe un artículo titulado: “19 formas de optimizar tu productividad”. Hazlo SEO friendly, corto y pon una foto cantosa al inicio. Si es motivante e inspiradora, mejor.  Recuerda, nunca expongas el tema en su totalidad, tienes que dejar siempre margen a poder decir más de lo mismo para dale a tu público habituales dosis de la droga repetida que quiere leer. Jamás reconozcas que todo tiene un tope y que habrá un momento en el que ya habrás dicho todo lo que tenías en la cabeza ¿Cambias de tema o empiezas a repetirte? Qué va, lo que falta es vocabulario para decirlo de forma innovadora. Como perros hambrientos refrescarán los feed de noticias, da igual que lo acabaran de hacer hace 20 minutos (o menos). Siempre con la boca hecha agua a por más,quizás el próximo artículo tenga un ‘hack’ mejor, el próximo puede ser el Santo Grial.

¿Toda la información que consumes te hace más propenso a actuar? ¿Realmente leer te hace más eficiente? ¿Es tu vida mejor por consumir toda esa optimización ‘fast-service’? ¿Necesitabas leer otra vez el típico post de las 5, 10 o 15 cosas que la gente exitosa no hace?¿O todos esos consejos están haciendo justo lo contrario y de hecho te distraen más?

No hay nada más improductivo y a la vez adictivo que perder el tiempo planeando cómo aprovechar más el tiempo. Piensa en ello. Mientras estás centrado en el aprendizaje de la productividad no estás siendo productivo en lo absoluto porque estás empleando el tiempo en preparar no en trabajar. Ya dije esto una vez. Pero hay un nivel más allá: Planear cómo optimizar la vida en lugar de vivirla.

Hay aprendizaje y aprendizaje. No te estoy diciendo que dejes de leer todo el contenido existente. Igual que hay comida y comida, y no se puede equiparar la calidad de un restaurante al de la del McDonald, no se puede comparar tampoco un artículo sesudo y complicado a una entrada de “5 consejos para x”. Las dos cosas tienen un factor común, lo bueno requiere esfuerzo y tiempo, el ‘fast-service’ suple o más bien te hace creer que suple, una necesidad. McDonal en realidad no te está alimentando como es debido y los “5 consejos para x”, realmente nunca te enseñan nada.

Consumes un exceso de consejos porque eso te da la sensación de estar haciendo sin tener que hacer nada. Es una trampa, una trampa perfecta. Aquí efectivamente se está satisfaciendo una necesidad, pero no es la necesidad de información. Es la necesidad de tener algo con lo que posponer lo que realmente deberías estar haciendo o de retrasar el comienzo de algo que no te sientes preparado para comenzar ¿Cuantos trabajan cuatro horas mientras gastan las otras cuatro en descubrir la felicidad última? ¿Lo hacen porque realmente creen que la felicidad última está en la red pasando desapercibida o porque no quieren trabajar? ¿Procrastinas en modo inteligente?

No necesitas un maestro para todo. Habitualmente puedes encontrar tu rutina optima o tu ‘modo de hacer’ para todas las cosas cotidianas simplemente haciendo. A menudo hay más de una manera para aumentar tu eficacia en las cosas del día a día y muy rara vez sale a cuentas darle fe a los consejos de todo cristo mientras vengan simplificados hasta la papilla en un “How to”. Y, tal vez, tras cientos de artículos leídos es tiempo de aceptar que el ingrediente de la felicidad no va a aparecer en el próximo artículo de LifeHack y que esa ansiedad que te hace creer que no eres feliz, bien puede provenir de tener en el Feed demasiados artículos por leer.

La próxima vez que te llegue un artículo sobre cómo mejorar exponencialmente tu vida, pregúntate si tu vida va tan mal como para que valga la pena usar el tiempo en optimizarla y no en vivirla. Cómopasas tu tiempoescómo gastas tuvida,por lo tanto lo mínimo, estratar deinvertirla sabiamentePregúntate si prefieres 5 hamburguesas y embostarte al precio de un euro (artículos tipo lista de lectura rápida) o prefieres disfrutar de vez en cuando de un restaurante (contenido y libros que realmente te enseñen algo), dejando el resto de tu vida para todo lo demás. Haz dieta de información.

Un artículo de Victoria Ángela Pérez en su Blog Minimal Coin, reproducido con el permiso de su autora. Síguela en @OldKate on Twitter

5 Comentarios

  1. Mandibul 28 mayo, 2015

    Bonito artículo.

  2. erretxea 28 mayo, 2015

    «No hay nada más improductivo y a la vez adictivo que perder el tiempo planeando cómo aprovechar más el tiempo».

    Absolutely.

  3. Yules 29 mayo, 2015

    Ese tipo de consejos no deja de ser una versión moderna de los libros de Autoayuda, cuya utilidad yo suelo decir que radica en que, si te los pones sobre la cabeza en equilibrio, puedes aprender a caminar erguido, lo cual verdaderamente es un progreso personal.

  4. amaya 29 mayo, 2015

    bueno yo he sentido que la autora ha repetido 10 veces lo que escribió en las primeras 5 líneas…. repetido con diferentes palabras, sin criticar, solo digo que me ha sabido a lo que discernía….

    En fin yo solo estoy esperando que estrenen #InsideOut para aclarar todas mis dudas existenciales…. 🙂

  5. SRSolis 30 mayo, 2015

    Sólo añadiré una cosa que ha faltado mencionar a la autora hablando de la felicidad: fotos con frase en Facebook.

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share