265 23

Los muros de la vergüenza

La semana pasada, en contra de mis propias normas, decidí comentar en el muro de un conocido sobre un tema de actualidad política, al hilo de un artículo que él reverenciaba. La situación se volvió surrealista.

Mis principios son básicos y evidentes (y los he corroborado una vez más): si ya cuando estás cara a cara es imposible llegar a un acuerdo en temas de política, religión, etc. ni plantearse intentar razonar a través del navegador. Mejor no iniciar conversaciones que no van a terminar bien y que van a disparar innecesariamente una tensión que antes no existía.

Claro, esto también lleva a sostener la apariencia de que, a través de esos muros, nos comunicamos. En realidad estamos incomunicados. Nos limitamos a gritar en un pasillo desierto, donde las puertas de cristal permanecen cerradas. Nos ven, pero no interactúan con nosotros.

Mi interlocutor

Se me ocurrió que podría estar interesante intercambiar opiniones con esta persona, a la que conozco superficialmente (hemos coincidido en algunas CampusMac hace años) y tiene mi respeto -y quiero pensar que yo el suyo. Ahora vive fuera de España, y por lo tanto eso parecía inducir un cierto desapasionamiento en su posible opinión, pues la distancia necesariamiente aporta perspectiva.

No voy a entrar en el asunto de la polémica, salvo decir que mantuvo exactamente la misma postura autista que otros fanáticos. Fuera cual fuera el argumento, la respuesta era siempre la misma. Cualquier ejemplo era válido para llegar a la misma conclusión. Y cada vez que le señalaba que no eran comparables, zanjaba el tema con la misma frase, además de esgrimir negros futuros si las condiciones no se daban.

La personalidad

Como sé de qué trabaja, y dónde lo hace, sé que está acostumbrado a tratar con personas diferentes, y por lo tanto tiene que ser, aunque sólo sea por su condición profesional, tolerante. Además, se que es inteligente, trabajador, etc. Sin embargo, cuando ya había anunciado mi intención de seguir comentando (recuerdo de nuevo que era un su muro, a raiz de un artículo en prensa que había recomendado), terminó diciendo que su muro no era una democracia y que borraría todos los comentarios.

Ni que decir tiene, que, aparte de disculparme porque en ningún momento pensé que mis intervenciones eran una intromisión, borré yo personalmente todos mis mensajes, para que viera que no tenía ningún problema.

La situación

Como ya dije antes, no conozco profundamente a esta persona, sólo superficialmente. Pero la conversación discurría por un ámbito equivalente al de una persona que te presentan en un bar y sale un tema.  Puedes hablar un rato de ello, luego cambias y bebes otra cerveza.

Nota: es posible que yo esto lo tenga mal entendido y que, aunque nos tenemos mutamente añadidos a nuestras listas, en realidad comentar en una noticia sea una invasión de la privacidad.

Mi conclusión

Por supuesto, la más importante es la que abría esta reflexión. Pero hay otras que quería compartir con vosotros. Por las redes sociales se leen a diario auténticas barbaridades, que nunca sus autores se atreverían a decir en una conversación cara a cara. ¡He visto hasta gente que escribe públicamente que desean que se muera este o aquel dirigente político! Aparte de hacer escarnio de errores, reirse de personas y regodearse en las desgracias ajenas (que sean famosos, conocidos o perdedores no les hace menos personas).

Creo que hay gente que en las redes sociales se acaba conviertiendo en malas personas. Siempre con la daga presta para clavarla en aquel que pase por delante. Y si eres mala persona “virtual”, ese veneno, ese resentimiento, acabará convirtiendote en una persona crispada en tu vida real, porque no somos compartimentos estancos -bueno, y si lo eres, es aún peor. Eres deliberadamente malo.

Creo que todos deberíamos hacer un acto de reflexión para ver en qué estamos contribuyendo a que nuestra sociedad sea mejor o peor. Tal vez pensamos que son otros los que tienen que cambiar y que cuando ellos lo hagan, ya será nuestro turno, pero eso es tener las prioridades mal organizadas.

Prácticamente todos los días siento vergüenza de algunas de las cosas que pasan por esos muros de la red. Sé que para muchos esta reflexión les parecerá ingenua, puede que pedorra, o directamente banal, pero creo que, al menos, me debo a mi mismo reconocer que todos los días trago mucha basura tóxica que no me aporta nada.

También pensé que podría titular el post “Los muros de las lamentaciones”, “Los muros del olvido”… pero eso sería hacer injusticia con lo que siento cuando leo y veo según que cosas.

Siento el sermón (podría meterlo dentro de la serie de reflexiones del verano… si siguiera haciéndola).

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

23 Comments

  1. amaya

    pues a mi me pasa exactamente eso con cosas tan pequeñas como, dejar que alguien se incorpore a la vía (otro coche), que uno sabe que se pasa mal tratando de salir en ciertas vías, marcha atrás o incluso de frente pero nadie está dispuesto a frenar y dejarte salir, porque “yo” soy primero y “tu” apánatelas como puedas y si no sales es que eres “menso”…. si la cordialidad y la empatía no sale de cada uno, pues difícilmente podemos esperarla de los demás…. esto en relación a lo que contribuimos, para mi es un claro ejemplo de como vamos por la vida….

  2. autoy

    #1 Es que en el coche nos sale una mala leche y una mala educación que jamás emplearíamos cara a cara. Le pegamos un grito al de delante porque sabemos perfectamente que no nos oye. Es el doble filo de tener un “escudo físico”.

  3. krollian

    Pues yo siempre aplico a ciertos asuntos (y este es una de ellos) la misma medicina:

    Indiferencia suma.

    Veo y leo seres humanos que opinan auténticas tonterías e incluso se meten contigo de manera intolerante y yo ni me “pico” con ellos. No merece la pena.
    Es como si vas conduciendo y alguien te hace una guardada y pretendes ponerte a su altura para abroncarle. Mejor darle carretera y que se mate el solito.

    Aplíquese esto al 85% de los comentarios en la mayoría de las bitácoras patrias. Es triste que haya comentarios que no es que no aporten nada ni enriquezcan una entrada, es que encima se dedican a insultar y menospreciar.

    ¡Maravilloso!

  4. Pablo Romeu

    Yo me he encontrado muchas veces con este tipo de problemas. Los españoles por naturaleza somos poco dados a discutir de religión, política, etc. Temas siempre polémicos e irreconciliables (para los españoles). Uno puede ir al centro de Londres, subirse a una caja, y hablar de política tan tranquilamente en el Speakers Corner. En España es muy difícil que eso se dé. O estás de acuerdo con la mayoría o sufrirás su desprecio.

    Sin embargo, llegadas las redes sociales la gente se desinhibe. Es como el efecto “estadio de fútbol”. Parece que estar en grupo, o sin ver la cara del otro nos da una “libertad” para argumentar o incluso, decir barbaridades, que de cualquier otra forma no hablaríamos.

    Además lo tengo comprobado. He discutido de temas polémicos con gente con la que jamás lo habría hecho en persona. No porque yo los evite, -soy bastante lanzado a la hora de argumentar y discutir- pero la gente suele evitar pronunciarse para “evitar malos rollos”.

    Otra cosa es que por desgracia, tal y como Alf comenta, la gente tiene aprendido el “manual de no pensar”: Repetir los argumentos estereotipados de los que piensan de la misma forma que yo. Y ya. Esa es toda la argumentación. Ya puedes mostrarles que no son comparables, ¡O incluso falsos! No se bajarán del burro, aunque no les queden argumentos.

    Desgraciadamente es lo que estamos enseñando: enseñarle a la gente que la mayoría (o el grupo) tiene razón independientemente de si la tiene o no. Razonar y, tal vez, estar en contra de una corriente mayoritaria/grupal equivocada no entra en la cabeza de mucha gente.

  5. wenmusic

    Hace tiempo que me fijo en que hay demasiada crispacion en las discusiones en internet, y hasta en el tema mas banal parece que se le va la vida en ello a la gente. Y si, demasiada gente con el cuchillo entre los dientes para atacar en cuanto puede. Por eso en contados sitios leo los comentarios (ya no digo comentar yo), ya que la mayoria de las veces acaba siendo una perdida de tiempo. Quiza sea mejor discutir menos veces, pero con quien merece la pena.

  6. Majorinus

    Cuando empezó Internet la mayoría de la gente creyó que que las posibilidades de comunicación e información traerían un mundo mejor. Creo que esta creencia no es más que una «superstición ideológica» de nuestro tiempo, heredero de la Ilustración. La gente de los siglos XIX y XX igualaba acríticamente *nuevo* con *bueno*. Si os fijais, con cada nuevo descubrimiento tecnológico importante que ha habido, la primera reacción general ha sido creer de inmediato que traería beneficios mesiánicos, sin imaginar ni un solo inconveniente (por ejemplo, a principios del siglo pasado se vendía pasta de dientes radiactiva, bebidas radiactivas…) Con Internet pasa lo mismo; todavía estamos en la fascinación por lo nuevo, aunque algunas personas ya son capaces de ver que el medio internáutico está generando un embrutecimiento intelectual específico.

  7. Alquimista

    Disiento.
    No creo que internet esté generando ese problema, más bien creo que internet los pone a la vista de todo el mundo. No deja de ser un reflejo de la calidad educativa de este y de otros muchos países.

    Una vez viendo un video en Youtube se me fue la vista a los comentarios y bueno, qué decir, argentinos menospreciando a los chilenos, chilenos menospreciando a los peruanos, españoles menospreciando a todos los sudamericanos, etc., etc. En definitiva, brutalidad intelectual que internet tan solo la saca a relucir, no la genera.

  8. autoy

    #7 Estoy de acuerdo y la demostración es que en foros anglosajones el nivel de educación y buenas maneras es muy superior (no siempre pero en general). Luego no se trata del medio, se trata de nosotros.

  9. gilbertmc

    Tal y como se dice en inglés, Karma is a bitch.

    Lo que el tipo este muestra es un reflejo de él mismo.

    Otro dicho seria… The less you give a shit, the happier you will be.

    Gracias por tu artículo Alf. Y te lo digo de corazón.

  10. Basitante

    Hola Alf.

    Me angustia un poco el titulo y la fotografía que has puesto, claras referencias al muro que el estado de Israel mantiene en Palestina. Para luego hablar de un tema interesante para muchos pero nada comparable con el horrible problema que existe en la zona.
    Espero que cuando quiten del catálogo de apple algún producto no nos pongas la imagen de un muerto.
    Entiendo tu postura y seguramente tengas toda la razón pero creo que te has sentido tan ofendido por está persona que has exagerado en la actitud. Incluso no se si este blog es el sitio correcto para comentar lo “malos” que somos todos.

    Un saludo

  11. sds

    Lo que es vergonzoso es vuestro antisemitismo, que luego se extiende al anticristianismo por parte de la extrema izquierda, que según vosotros es malo que los israelies tengan que construir un muro para que los terroristas no los maten. Para vosotros, lo bueno moralmente es que se asesine a los judios y luego a los cristianos porque parte de vuestros queridos musulmanes. Pues hala, iros vosotros a Irak dejad de dar lecciones a nadie.

  12. José María Cortés

    Queridos? Aceptados, tolerados, aguantados.
    Convivir, comprender, asimilar, aprender.

    No me considero amigo ni enemigo de ninguna cultura, ni de la mía. Intento entender a los demás, sin prejuicios. Pero cuando la cultura del resto incluye no intentar entenderme, no voy a ser yo el que ponga otra mejilla. Que vivamos todos juntos, hala, pero desde el respeto a las personas y a la vida. A ver cuantos pueblos pueden decir que lo hacen.

  13. Alf Post author

    #10 Basitante, voy a pensar que hoy tienes un mal día y por eso has sacado el tema de quicio (aparte de que el tema palestino te tenga especialmente sensibilizado, que es para estarlo).

    #11 Desafortunadamente, te tengo que agradecer que hayas demostrado que la rabia, la frustración y la falta de respeto supuran por tu teclas tanto como para ser incapaz de contenerte, en una entrada que se queja precisamente de eso.

    Si fuéramos otro tipo de web, borraría tu comentario, pero como dice #13, lo dejaré como ejemplo patente de cómo nos hemos abandonado ante el anonimato.

  14. Oskar Errazkin

    Por desgracia vivimos en un pais demasiado cainita y la gente tiene la mala costumbre de desfogar sus frustraciones en los sitios donde no debe, aparte de no saber discutir, argumentar, razonar, e incluso reconocer que uno mismo puede llegar a estar errado.

  15. malus

    A mí lo que me sorprende es que te sorprendas, Alf. En Internet (o la política, si a eso vamos) no hay nada mejor que la sociedad de la que sale. No entro en las causas, aunque #7 Alquimista ha apuntado algo muy interesante.

    Por cierto, para hablar de muros, otra vez enlazas una imagen del facebú y se acaban las impertinencias sectarias políticamente incorrectas, que escuecen no veas cómo.

  16. yules

    Ayer escribía en mi muro de Facebook (bueno, más o menos, porque el titular ni se llama como yo ni tiene mi cara ;-)), al hilo de postear un videoclip: “Aunque creo que el buenrrollismo es un timo y es mejor que no surja la ocasión de ponerlo a prueba…”. Y es que uno ya sabe lo que pasa: que se adoptan posiciones éticas por estética y se fortifican con eslóganes y consignas que son muy difíciles de derribar, porque son tan aparentemente sólidos como insustanciales. Cuanto menos propias son las opiniones, más furiosamente se defienden para que no salga a la luz lo que hay debajo, que es fundamentalmente vacío ideológico y, sobre todo, el vulgar egoísmo de adscribirse al bando que pensamos que va a defender unos intereses muy poco espirituales y elevados y sí mensurables en viles metales o arcillas.

    En este sentido, sería muy interesante saber, por poner un ejemplo de actualidad, ¿si los independentistas pensasen que con la independencia en lugar de tener más (y no me refiero a un presidente que está hasta en la sopa ;-)) tendrían menos, seguirían siendo independentistas, o su identidad nacional se la guardarían en el mismo lugar que lo hacen los extremeños o los andaluces? (Sí, en los carteles turísticos :-)).

  17. Basitante

    No era mi intención molestar a nadie con mi comentario. He tratado de no postularme y hablar desde la imparcialidad ante el tema que nos concierne. No estoy hablando de política ni de religión.

    Alf siento decirte que no he tenido un mal día. El titulo y la información gráfica de un post deben estar más acorde con el contenido. En tu caso no lo son. Y aunque no sea intencionada provocas una parábola entre tu historia y el problema en Palestina. No tienes más que poner el título de este post en google, ¿que tipo de noticias encuentras?

    Dicho esto; cambio mis comentarios por: “Me ha impactado leer el titulo y ver la foto del post en este blog, para luego encontrarme con semejante contenido.” Que no es mi intención la ofensa ni la confrontación.

  18. akumowolf

    Alf de verdad que la foto y el título no encajan con el contenido, y es poco afortunado.

    Sobre el artículo, poco que decir, es algo que ya experimenté en los primeros foros que participé, hace muchos años, y la experiencia, al final, te dice que mejor no entrar en discusiones en las cuales la otra parte es como el teflón.

    Ese tipo de situaciones han dejado de interesarme.

    Como dice #7 la culpa no es del medio es de las personas según utilicen el medio.

  19. autoy

    Tampoco es necesario abrazar la corrección política, estás en una web que se llama “Faq-Mac” al fin y al cabo así que toda noticia colgada tiene que estar necesariamente relacionada con tecnología, aunque sea tangencialmente. Creo que a todo el mundo le queda claro que al entrar en Faq-Mac no se va a encontrar con noticias de Google News o El País así que menos escándalo y más sentido común.

  20. dekkam

    Opino que cuando se pierde el sentido para separar lo que está bien y lo que está mal asistimos, indefectiblemente, al triunfo de lo grotesco. Soy de los que opinan que un rasgo típico de nuestro tiempo es exactamente ese: la imposición de lo grotesco como “cultura”.

    Dicho esto, opino que no aporta nada nuevo en el panorama de la condición humana conocer lo que piensa tu prójimo cuando está cagando … pero, si te has desahogado, aquí tienes mi abrazo …

Deja una respuesta