La nueva Apple: la Apple de Tim Cook (II)

Hace año y medio escribí un primer análisis sobre las diferencias entre la Apple de Steve Jobs y la Apple de Tim Cook (La nueva Apple: la Apple de Tim Cook). A lo largo de este periodo, esas diferencias no han hecho más que acentuarse.

Sin embargo, lejos de una transformación radical que (como algunos políticos españoles expresarían) la dejara irreconocible hasta por su padre, la Apple de Tim Cook está surgiendo desde dentro hacia afuera, como mariposa de una crisálida, como algo diferente, y a la vez, reconocible por todos aquellos que la vimos en sus etapas anteriores.

La Apple de Steve Jobs

Jobs era un caudillo. Lideraba sus tropas con carisma pero con poca tolerancia, y -según tenían a gala- sin compartir con ellos la vision de conjunto o si quiera la dirección en que remaban. Sólo se les pedía que siguieran las órdenes del líder y no hicieran preguntas, confiando que el sumo hacedor sabía lo que hacía.

Como Quijote y Sancho, (Jobs y Schiller), si el uno decía que eran gigantes y que había que luchar contra ellos, allá iban todos como un solo hombre, a luchar contra gigantes, aunque en realidad fueran inocentes molinos de viento que no merecieran el esfuerzo.

Durante un tiempo fueron los ordenadores, pero de repente el caballero de la triste figura (sobre todo en sus últimos años) decía que a por los móviles, y a por los móviles, que a por los tablets, a por los tablets. Que a por la educación, a por a educación. Muchas veces sin acabar una cosa ya estaban corriendo hacia la siguiente. 

Es cierto que Steve Jobs tenía un olfato único para discernir lo bueno de lo malo, para saber qué era lo próximo y qué lo pasado. Pero eso mismo -pongo a los usuarios por testigos- obligaba a unos giros de timón drásticos, muchas veces sin haber rematado la faena que les había ocupado hasta ese momento.

Apple me recordaba a aquel viejo chiste:

Dice el soldado: Comandante, ¡nos atacan los indios!

Le pregunta el comandante al soldado: ¿Cuántos indios vienen?

Responde el soldado: cuatro mil uno, señor.

Admirado, el comandante le interpela: ¿Cómo puede usted dar una cifra tan concreta, soldado?

Señor -responde- porque viene uno delante y unos cuatro mil detrás.

Eso parecía Apple. Es evidente que Jobs no estaba solo, que había -hay- cientos, miles de cabezas pensantes detrás de él, perfilando, proponiendo, investigando, probando, que permiten que los productos de Apple sean un acierto tras otro. Pero de cara a la calle, lo dicho, uno delante y el resto detrás.

La Apple de Tim Cook

Como quedó patente desde el principio, Cook no tiene intención de convertirse en un mini-Jobs, una especie de imitación mala del original, donde las comparaciones hicieran que hasta su mayor éxito fuera puesto en relación con lo que hubiera hecho su precursor.

Desde el principio, se lo dijera Jobs o no, dejó claro que no pensaba dedicar su tiempo a intentar adivinar qué hubiera hecho o pensado Steve Jobs (lo cual no quiere decir que en tiempo de duda no pasee descalzo por el campo imaginando una conversación con Steve para aclararse las ideas).

Tim Cook se está revelando como un directivo con carácter y mano firme, que sabe dónde quiere llevar a Apple y está dispuesto a encontrar a aquellos que sean capaces de ayudarle a hacerlo. Si se equivoca en la elección no tiene inconveniente en rectificar (como sabe el predecesor de Angela Ahrendts), pero no ceja en su empeño.

Tim Cook está demostrando ser mucho más que un gestor eficiente, que tiene como única encomienda que el barco no se salga del rumbo, o que al menos no lo haga volcar. Por supuesto, bajo su mando Apple brilla en eficiencia, pero su sello se extiende ya por toda la compañía y abarca todos los campos: desde la huella energética y la apuesta por las energías renovables hasta la defensa de la igualdad de los seres humanos, pasando por educación, empresas, etc.

Mientras que Jobs lideraba en solitario, sometiendo las decisiones a su aprobación expresa -a veces basándose sólo en lo que le gustaba a él, Tim Cook está construyendo equipos multidisciplinares que puedan -eventualmente- trabajar aunque no haya nadie dirigiendo (es una exageración, claro, pero ya me entendeis). Por poner ejemplos, Jonathan Ive o la ya mencionada Angela Ahrendts tienen una entidad suficiente por sus propios méritos como para poder dirigir sus divisiones sin supervisión, al menos por un tiempo.

Los siete fantásticos: Dan Riccio, Jonny Ive, Craig Frederighi, Tim Cook, Phil Schiller, Eddie Cue, Angela Ahrendts

Los siete fantásticos: Dan Riccio, Jonny Ive, Craig Frederighi, Tim Cook, Phil Schiller, Eddie Cue, Angela Ahrendts

Tim Cook está juntando un equipo de “estrellas”, lo mejor de lo mejor (y el que no está al nivel no tiene sitio, ¿verdad Forstall?) con los que adaptar Apple a cualquier cambio que sea necesario.

La gran diferencia entre Steve Jobs y Tim Cook

La obsesión de Steve Jobs era “dejar una huella en el Universo”, es decir, provocar cambios que le dejaran un lugar en la historia. Una de las expresiones habituales para referirse metafóricamente a Jobs era “mercúrico” (referido a Mercurio, el mensajero de los dioses -mercurial tiene otro significado). Una personalidad que se movia en un plano superior al de los mortales, con visiones de objetos del futuro que nosotros no podíamos ni intuir.

Por contra, la decisión de Tim Cook es dejar una huella en el planeta. Cook está decidido a utilizar el poder y la fuerza de la marca Apple (y su manantial de recursos económicos) para cambiar todo lo posible y lo alcanzable. De nuevo, desde liderar la responsabilidad energética tanto en consumo como en reciclado, liderar la responsabilidad laboral, liderar la forma en que se conciben las tiendas y la experiencia comercial, liderar mercados (por supuesto), liderar, liderar, liderar. Son Apple y no tienen derecho a permanecer de brazos cruzados sin hacer nada.

Y eso, amigos mios, es bastante impresionante en los tiempos que corren.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
11 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Mandibul
Mandibul
7 years ago

Yo creo que Tim lo está haciendo fantásticamente bien.
Jobs dejó la huella en el universo e hizo que Apple “llegara”.
Pero Tim está haciendo que “se mantenga”.
Y ya se sabe el dicho…

Me viene a la cabeza una analogía: Telefónica.
Cuando se privatizó tuvo un director agresivo, guaperas, chulesco a veces, amigo del presidente del gobierno… Juan Villalonga.
Telefónica se convirtió en una multinacional importante del sector.

Luego llegó César Alierta, con pinta de feo y hasta de cateto, más mayor. Y ha puesto a Movistar en una posición de influencia y dominancia que sólo unos pocos disfrutan.

¿Quién ha sido más importante?

Daniel Ramirez
Daniel Ramirez
7 years ago

Personalmente, (ademas de considerar irrelevante la opinión que tengamos de este Cook), poco me interesa las decisiones empresariales que deba tomar este weon.
Me debo limitar a la comparativa que tengo de productos de hardware y software que tengo frente a mis ojos.
En ella veo un OS X que se preocupa de apariencia y redes sociales y en otra no, un Macbook Pro imposible cerrado para ampliar y otro no, un IOS con incontables errores, software profesional con muy pocas mejoras, un iphone con un diseño para nada integro, etc. Frente a eso lo único que puedo concluir es que no ha mejorado mucho el panorama (ni en el peor de los casos se ha mantenido igual). Y creo que esto es lo mas real de lo que podemos opinar ya que esta mas cercano a nuestra realidad… Nadie de aca trabaja directo al lado de Cook… 🙂

digitalmaxima
digitalmaxima
7 years ago

#2 yo cuando veo opiniones así me pregunto que cojones haces comprando producto de Apple. Porque yo si tuviera esos problemas, compraría otra cosa.

Daniel Ramirez
Daniel Ramirez
7 years ago

Cuando uno lleva años en una plataforma y ya ha pasado por otro montón de años mas buscando no es difícil tomar una visión amplia de que cosas han cambiado, sean buenas o malas, muchachito. (independiente de la situación empresarial de tu proveedor de hardware o software)

Uno debe limitarse a ver la cara mas concreta…
Los productos y herramientas que uno tiene y más aun en una etapa transitoria como esta que esta pasando Apple. Así que considero bastante ingenua tu opinión, princpalmente porque no me estoy quejando o lloriqueando, más bien estoy planteando lo que durante estos años he visto.

digitalmaxima
digitalmaxima
7 years ago

#4 Hombre “muchachito”, para empezar, si vieras las cosas con perspectiva, te darías cuenta que te quejas de:

[quote] En ella veo un OS X que se preocupa de apariencia y redes sociales[/quote]

Cuando te deberías remitir a Mavericks, donde si se trabajo profundamente en el rendimiento del sistema. Cada año le toca una cosa, y en perspectiva (otra vez) cada año Apple se enfoca en una cosa.

En cuanto a etapa “transitoria” es lo mismo de siempre, Apple siempre está en “transitoria” según cponviene decirlo o no.

Daniel Ramirez
Daniel Ramirez
7 years ago

Muchachito… tienes serios problemas de comprensión de lectura y pareciera que no ves mas alla en el tiempo de OS X Lion. (Imagino que comentarte que estos últimos 5 años Microsoft a mejorado te sonara a blasfemia) 😀

digitalmaxima
digitalmaxima
7 years ago

#6 Aparte de que te doblo la edad, ¿a que sacas el tema de Windows? ¿No estamos hablando de OS X? Oh, wait…

Daniel Ramirez
Daniel Ramirez
7 years ago

definitivamente estoy frente a un muchacho cuadrado… algo así como lograr un acuerdo con un borracho

Yules
Yules
7 years ago

Yo soy el primero en criticar lo que no me gusta de Apple, pero hay gente cuyas opiniones merecen el mismo respeto que el que ellos dedican a los demás.

wenmusic
7 years ago

Yo creo que el post acierta bastante. El reto de coger las riendas de una empresa como esta tras Jobs no es moco de pavo, y a su modo (claramente menos pasional, pero bastante mas organizado) me parece que esta llevando muy bien la empresa. Criticas nunca van a faltar en una empresa asi, faltaria mas. Al fin y al cabo, Apple siempre ha estado al filo de la navaja, y al borde del desastre para muchos (todos los años basicamente, y van…), y sin embargo ahi sigue.

chupacabras
chupacabras
7 years ago

#10 es muy sencillo. Los seguidores de Jobs diran que Tim lo hacia mal y que es una mierda (“esto con Jobs no pasaba”). Los seguidores de Tim diran lo contrario. Luego los seguidores de Ive te lo llenaran todo de iconos en 2D pero odiaran a los otros grupos…. Los seguirdores de Android diran otra cosa diferente, y los de Microsoft la contraria… en fin… es curioso, simplemente.

Al final es maniqueismo, mi grupo los buenos, el resto los malos.

Y si, llevar una empresa no es nada sencillo y mas una que tenia un “dios” como jefe. Cambiar una biblia por otra, muchos no lo entienden o comprenden y lo que no comprenden, tienden a romperlo.

11
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x