Apple no será más grande que España, por Juan Ramón Rallo

Un buen ejemplo de titular engañoso: Apple será más grande que España en tres años. ¿La razón? En estos momentos, la capitalización bursátil de la empresa de Cupertino se sitúa en 560.000 millones de dólares y un analista de Forbes ha pronosticado que para 2015 alcanzará los 1,53 billones de dólares; dado que, para esa fecha, el PIB español se espera que se sitúe en el entorno de los 1,07 billones de euros (1,4 billones de dólares), la corresponsal de El Mundo concluye que la compañía será más grande que todo el Reino de España.

Un buen ejemplo de titular engañoso: Apple será más grande que España en tres años. ¿La razón? En estos momentos, la capitalización bursátil de la empresa de Cupertino se sitúa en 560.000 millones de dólares y un analista de Forbes ha pronosticado que para 2015 alcanzará los 1,53 billones de dólares; dado que, para esa fecha, el PIB español se espera que se sitúe en el entorno de los 1,07 billones de euros (1,4 billones de dólares), la corresponsal de El Mundo concluye que la compañía será más grande que todo el Reino de España.

Reparen en que este es un argumento muy manido por el movimiento antiglobalización (“las multinacionales son más grandes que muchos países”) y que obviamente hace las delicias de la mayoría de marxistas (la irrefrenable tendencia hacia el monopolio único). A mí, la verdad, me entusiasma que haya empresas que sin ejercer la coacción (aunque en el caso de Apple sería discutible por el tema de las patentes) tejan lazos contractuales voluntarios con millones o decenas de millones de personas que alcancen un valor de mercado superior a los son capaces de establecer todas las compañías y los gobiernos presentes en un territorio determinado (que no otra cosa viene a subsumir el Producto Interior Bruto).

En el caso de Apple, sin embargo, me temo que todavía le queda mucho trecho para alcanzar a la economía española. No ya porque las previsiones de este analista sean más que objetables, sino por un detalle mucho más importante: el artículo de El Mundo compara peras con manzanas; a saber, la capitalización bursátil de una empresa con la producción anual de un país. Una cosa es el valor actual de toda la producción futura y otra el valor actual de la producción presente: no podemos comparar lo que se produce en un año con lo que se espera que produzca a lo largo de 20 ó 30 años. O bien comparamos el PIB de España con, por ejemplo, las ventas de Apple en un año dado (el valor de su producción durante ese año) o bien la capitalización de Apple con el valor de todos los activos netos de España (el valor de todas las viviendas, empresas o créditos después de deducir las deudas de nuestro país). En caso contrario es como si dijéramos que una persona que tiene varias viviendas valoradas en 1 millón de euros es más rica que una que cobra unos alquileres anuales de 950.000 euros, cuando obviamente si esta persona percibe alquileres de más de 900.000 euros será porque el valor de sus inmuebles será muy superior a esa cifra (probablemente cercano a los 20 millones de euros).

Dado que una estimación del valor de todos los activos netos de España es más difícil de obtener, podemos simplemente comparar el PIB español (un billón de euros) con los ingresos por ventas de Apple en 2011 (108.000 millones de dólares u 83.000 millones de euros) para darnos cuenta de que, por mucho que en 2015 el tamaño de Apple se haya triplicado (y, por tanto, sus ventas se ubiquen en torno a los 330.000 millones de dólares o 250.000 millones de euros, si es que se mantiene la relación actual entre valor de mercado e ingresos), el tamaño de la economía española, medido por su producción anual, seguiría siendo cuatro veces superior al de Apple. Desde luego, nada mal, pero bastante alejado del engañoso titular anterior.

Eso sí, no deja de resultar llamativo que apenas 60.400 empleados de Apple generaran en 2011 casi una décima parte del valor que los 18 millones de trabajadores de la economía española: un trabajador de Apple fue tan productivo como 25 españoles. O, dicho de otro modo, si todos los trabajadores de España fueran tan productivos como los de Apple (para lo cual, evidentemente, haría falta mucha mayor acumulación de capital, incluido el humano, y también mayor pericia empresarial), el PIB de la economía española alcanzaría los 25 billones de euros, más de dos veces el de EEUU. Dado que la creación de riqueza no es un juego de suma cero (los trabajadores de Apple no son hiperproductivos porque los españoles lo seamos mucho menos), asombra el enorme potencial que a largo plazo tiene un sistema económico como el capitalismo, por desgracia tan frecuentemente castrado por el omnipresente intervencionismo gubernamental y de los bancos centrales.

Publicación original en el blog de Juan Ramón Rallo. Reproducido con permiso del autor. Juan Ramón Rallo es doctor en Economía y profesor en la Universidad Rey Juan Carlos y en el centro de estudios Isead.

In this article


Join the Conversation

11 comments

  1. Mandibul

    Este artículo deberían prohibirlo.
    Este señor es un liberal, o neo-liberal -como se dice ahora- recalcitrante.
    Sus escritos son tóxicos.

    Envenena la mente. Produce un efecto de conexión neuronal. Cambia nuestra percepción de la realidad. Nos permite identificar la verdad de las cosas, frente al tenderete progre-intervencionista. Nos hace comprender que papá-Estado (tal como lo dejó Franco) que nos ha educado en creer que cuida de nosotros, en verdad es el Padrino Corleone: a cambio de una pretendida seguridad, se queda con nuestra riqueza y nos limita la libertad.

    Este artículo se ciñe sólo en un tema de técnico, afortunadamente. No se os ocurra indagar en su blog, no sea que descubráis que vivimos en Matrix y veáis las cadenas que a derechas y a izquierdas nos tienen puestas.

  2. robertof

    Aunque soy un apasionado de Apple, todavia le queda mucho camino para ser mas grade (monetariamente hablando) que nuestro pais.
    Para Europa y creo que para el resto del mundo, 1 billon es igual a 1 millon de millones (1,000,000,000,000). Mientras que para los americanos, un billon «solo» son 1.000 millones (1,000,000,000).
    1 España = 1.000 Apple.
    La diferencia es grande, y si la corresponsal del Mundo no sabe la diferencia, me la puede ingresar en mi numero de cuenta.
    Saludos

  3. wenmusic

    Yo estoy con Mandibul.

    Si bien acierta el post al criticar el artículo de El Mundo (que es una idiotez), la conclusión en el último párrafo es demencial. Mencionar el intervencionismo (¡la ausencia del mismo nos ha metido en parte en la crisis!) y hablar de «potencial a largo plazo» del capitalismo con la que cae me parece tener mucho rostro.

  4. spastor

    A ver…. Si hay algo realmente bien planteado es precisamente el último párrafo. ¿Alguien piensa que el sector bancario y financiero no sufre de intervencionismo? Es precisamente uno de los más vigilados. El problema es que los que «vigilan» son precisamente los Estados, con todo su lastre de incompetencia e ineficiencia.

  5. Nano

    Corporaciones mas grandes y por lo tanto mas poderosas que países, la realidad va alcanzando a la ficción.

  6. Mandibul

    #3 creo que me he pasado de irónico, porque no me has entendido.
    Yo lo que quería es darle la razón al sr. Rallo. Intervencionismo + corrupción (perdón por la redundancia) son el origen de donde estamos.
    Si se hubiera dejado al libre comercio y el estado se hubiera limitado a vigilar, no a intervenir, los malos habrían caído y los buenos perdurarían (en todos los sentidos).

  7. spastor

    Mandibul, ahora si que no puedo más que estar de acuerdo contigo.

  8. Nano

    » O, dicho de otro modo, si todos los trabajadores de España fueran tan productivos como los de Apple»

    ¿No sería mejor que todas las empresas de España fueran tan eficaces como Apple?

  9. wenmusic

    #6 Ah, ok. Leyendo con más atención tu comentario me doy cuenta de tu postura, fallo mío.

    Yo opino que no es tan fácil, y que dejando al libre comercio caerían los ‘malos’ y quedarían los ‘buenos’. Y para mí el origen de donde estamos es la especulación, las burbujas, etc. No la intervención estatal, aún dándoos la razón en lo de la corrupción en los gobiernos.

    Por otra parte, comparar países y empresas es muy manido, pero un error. Una empresa solo busca beneficios, en un país creo que importan muchas otras cosas (servicios sociales, sanidad, educación, etc.) de las que una empresa no tiene que preocuparse.

  10. --414534--

    Si no fuera por la explicación posterior, el primer comentario se podría citar en Panfletos liberales III.

    Enhorabuena Juan Ramon, buen artículo, se nota que se te ha pegado el estilo de D. Carlos.