184 3

Hoy toca educación

Hoy, a las 4 de la tarde Apple ofrecerá un evento en el que piensa hablar sobre educación. Cada vez que La compañía de Cupertino anuncia que va a hablar sobre un nicho de mercado, los cimientos de los participantes de ese negocio tiemblan hasta lo más profundo.
El recuerdo de la trayectoria de Apple con el iPod, el iPhone y más recientemente, el iPad, produce auténticos ataques de ansiedad sólo con la sospecha de que las cabezas pensantes de Apple estudien la posibilidad de introducirse en un entorno que se creía hasta ahora perfectamente reglado.

Por supuesto, quienes van a estar muy atentos hoy a la presentación de Apple son las editoriales dedicadas a la producción de libros de texto. Hasta ahora estas empresas han tenido un nicho de mercado prácticamente inalterable en los últimos siglos en los que han dedicado cierta inversión en producir libros que varían poco a lo largo del tiempo (en resumidas cuentas las matemáticas o la historia antigua no varía de un año para otro) y cobrar año tras año por una edición impresa que prácticamente queda inútil al final de curso, más desde que descubrieron lo lucrativo que resultaba los “ejercicios sobre el libro” que inutilizaban el tomo impidiendo su transmisión posterior. Como las editoriales poseen toda la cadena de producción, desde el diseño y creación hasta la impresión y el manipulado y distribución, el negocio para ellos es redondo.

Que Apple avise que le interesa este nicho es para este modelo de negocio no sólo un dolor de cabeza: es un importante toque de atención que hace peligrar su bien establecida estructura desde un extremo a otro. Tanto la creación como la producción, como la distribución pueden variar.

Si bien el primer impulso hace pensar que bajo un modelo de negocio similar al de la App Store las grandes editoriales educativas podrían reescalar sus operaciones a la baja, eliminando los costosos gastos de impresión y distribución, lo que muy factiblemente les quita el sueño es que el abaratamiento de estos coste suponga que nuevas empresas puedan disponer de los recursos para competir con ellos en un terreno en el que sólo han estado haciendo pinitos y no se han tomado en serio. Y estas nuevas compañías, con un mayor bagaje tecnológico, los van a tratar de tú a tú y al no tener que soportar pesadas estructuras empresariales heredadas de anteriores modelos de negocio (en resumidas cuentas, una reconversión no se hace de la noche a la mañana), van a ser no solo mas competitivos en precios sino que también mucho mas agresivos en cuanto a la calidad de contenidos y al dinamismo en su actualización.

Es evidente que las grandes editoriales van a tratar, por todos los medios, de poner palos en las ruedas de esta evolución mientras se preparan o simplemente intentarán congelar este tipo de iniciativas para mantener su modelo de negocio el mayor tiempo posible. Como las discográficas o el mercado del cine y la TV, mas o menos.

Por supuesto Apple es consciente de esta situación y un ataque directo, ahora que sus posibles competidores están advertidos ( desde hace tiempo), resultaría complicado para la empresa de Cupertino, así que el despliegue de esta nueva unidad de negocio se hará lentamente, lo que quita mucho “glamour” a la presentación de hoy. El modelo de negocio está claro, el dispositivo también, pero la velocidad de su despliegue es lo que Apple posiblemente modere para intentar conseguir que las grandes Editoriales Educativas le acompañen y no se enfrenten directamente tratando de torpedear el 30% de comisión de Apple por dispositivo, plataforma y distribución, porque al final se trata dinero, no de educación.

3 Comments

  1. Nano

    Mira que facil, que vaya Apple a Corea, a competir alli codo con codo con la tablet de Samsung. Alli tienen interes, hay voluntad. En España lo tienen crudo, ni voluntad, de los gobiernos, ni las escuelas, ademas un producto muy caro para darselo al nene.

    “El gobierno de Corea del Sur ha anunciado que para 2014 quieren tener todos los libros actuales correctamente digitalizados, de manera que se abandone para siempre y en todos los niveles, el libro físico. En 2015 la conversión digital será plena y el material de estudio se basará en libros digitales y diferentes dispositivos electrónicos como portátiles, tablets e incluso teléfonos avanzados.”

Deja una respuesta