Nuevo iPhone 4S, todo vuelve a cambiar… otra vez, por Alf

Así, con la misma frase con que Apple presentó hace poco más de un año el iPhone 4, podría empezar la conferencia Tim Cook mañana por la tarde la introducción de la nueva generación de dispositivo.

Sobre la revolución que ha supuesto el iPhone en la telefonía móvil hay poco más que se pueda añadir y todavía, cuatro años después de su aparición siguen cayendo fichas del otrora consolidado paisaje de las telecomunicaciones.

Sobre la revolución que el iPhone 3G provocó con la inauguración de la tienda de aplicaciones, tampoco se puede destacar mucho más, salvo que, lejos de disminuir, el caudal de innovadoras aplicaciones que van tapando cada hueco como si de una partida perfecta de Tetris se tratara, se mantiene inalterable, y continuamente aparecen nuevas empresas que quieren probar las aguas del iOS a la búsqueda de fama y fortuna.

Sobre la revolución que Apple provocó en el anodino mundo de los accesorios para telefonía móvil, condenado a fundas, punteros y -los más pudientes- auriculares Bluetooth, todavía es más acentuada que la de las aplicaciones, y viendo el mercado uno podría pensar que un país completo podría salir por sus propios medios si toda la fuerza laboral se pusiera a fabricar accesorios para iOS.

Iphone 4 s

En fin, son tantas, tan largas y tan intensas las revoluciones que cada nuevo dispositivo de Apple provoca (ojalá Apple pudiera llegar “ahora” al mercado informático, sin la herencia de 30 años y con esa fértil huerta de innovación que tienen plantada en algún sótano de Cupertino) que suena cansado intentar volver a elaborar sobre ellas, porque todo se ha dicho, y nada ha cambiado en estos años, salvo que los competidores siguen sumidos en la más absoluta confusión sobre cómo pueden reaccionar a esta fruta madura que cuando cae todo el mundo quiere probar.

Y los demás, ¿qué hacen? podrías preguntarme con mirada curiosa, pensando que tantas empresas grandes no pueden estar muy lejos de alcanzar a ese galgo en solitario que es Apple.

RISK game

Por intentar describírtelo de una manera gráfica, te diría que todos los demás se han sentado a jugar una partida de Risk, y se están entreteniendo en invadir, conquistar, atacarse entre ellos, mientras Apple sigue a los suyo. HP conquista Palm y a continuación la abandona. Google conquista Motorola. Microsoft se alía con Nokia y empieza a cobrar a todos aquellos que quieran cruzar sus territorios para llegar hasta tierra de Google,… en fin, una partida extraña en la que poca gente tiene claro quién vencerá, salvo que en el cuartel general de Cupertino observan todos los movimientos de las tropas con alegría, casi divertidos, pensando que al final tendrán que luchar cn el que quede en pié, en vez de con cinco, diez, quince, enemigos distintos. Apple observa que todo esto, lejos de fortalecerlos, debilita a los competidores, que cada vez parecen más desorientados, como sin saber exactamente cómo empezó esta batalla y porqué siguen luchando entre ellos encarnizadamente.

Durante estos quince meses, aproximadamente, Android de Google ha ido prosperando de manera irregular en los diferentes frentes, en unos muy rápido (es el sistema operativo móvil más vendido), en otros mucho más despacio (el nivel de negocio que parecen observar los desarrolladores de Android es mucho menor que los que lo hacen para iOS), en otros está rayando la debacle (el tema de patentes puede por sí solo aniquilar la iniciativa) y por último, la batalla de la innovación, con tanta diversidad de fabricantes, hardware, etc. aún está por decidir. Microsoft está haciendo cosas interesantes, y los movimientos a la baja en Android pueden sin duda beneficiar su vuelta a la actualidad, después de estar prácticamente descartado. RIM sigue bajando escalón a escalón, Nokia ha desaparecido después de enterrar Simbyan, etc.

Apple invasion Consumer Electronics

Durante este tiempo, la tranquilidad (el secreto, según gustan decir los medios) de Apple, dedicado a lo suyo y a anunciar las cosas cuando están listas y no cuando se tiene la idea de que podrían hacerlo, ha creado la falsa impresión de que los demás se acercaban al iPhone, que las distancias se reducían y que ya no hay tanta diferencia entre un Android (por citar al líder) y un iPhone. Claro, ese tipo de afirmaciones sólo las pueden hacer dos tipos de personas: bien alguien que no ha utilizado nunca un teléfono con Android o bien alguien que, habiéndolo usado, decide ignorar la realidad.

Las diferencias son muchas y notables, pero ahora, a 24 horas del anuncio del nuevo teléfono, ya son irrelevantes.

Porque a partir de mañana se comparará a Android con el iPhone 4S, y esta vez va a costar mucho más que parezca que hacen las mismas cosas.

La diferencia va a ser Assistant (Asistente), el interfaz de ayuda vocal que incorporarán a partir de mañana los teléfonos móviles de Apple (y a partir de ahí iPads, ordenadores, etc.)

Assistant surge de la compra de la empresa Siri, y por lo tanto no va a ser fácilmente imitado. No hay interfaz, ni apenas elementos gráficos que puedan jugar al “Me too” (yo también) en otros teléfonos. Es todo lógica -programación.

Actualmente, el asistente de voz que tiene el iPhone, y ya lo he dicho en varias ocasiones, es como hablarle a un pariente medio sordo. Le dices “h” y entiende “b”. Le pides que llame a un contacto y te responde que no está sonando música. No es que a veces no tenga gracia el diálogo de besugos entre el usuario y el teléfono, pero en cuanto a eficacia, no es algo muy digno, ni de Apple ni de nadie.

En Macrumors se atrevieron a hacer un simulacro de cómo creen ellos que será la interacción:

Está claro, esta diferenciación es porque Apple tiene la tecnología, el conocimiento /(bueno, y la licencia con Nuance -que presumo exclusiva). También se rumorea que está integrado con el buscador Wolfrang Alfa, que le puede dar una lógica a las búsquedas que Google por sí solo no puede.

Pero aquí no hay interfaz, no hay diseño, no hay iconos, ni -prácticamente- animaciones. Esto no se puede copiar fácilmente y seguro que si se intenta Apple desatará nuevamente a sus quebrantahuesos de patentes que irán a por los intrusos como los dogos a los chuletones.

La posibilidad de “dialogar” con el teléfono, que éste pueda realizar búsquedas por si mismo para ofrecer el resultado que le solicitamos, que pueda acceder a cualquier parte del sistema para abrir la aplicación que deseamos, transcribir nuestra voz a texto o leernos un texto en voz alta, nos acercan a un futuro manos libres que hasta ahora (y si hubiéramos seguido rehenes de fabricantes tradicionales y operadoras, aún más) parecen mas propias de la ciencia ficción que de una realidad inminente.

Como en tantos otros casos, Apple parece que se mantiene fiel a unas ideas que concibió en el pasado y que en unos casos por falta de tecnología, o en otros porque sus implementaciones fueron desafortunadas, no cuajaron.

Pero el interfaz hablado ya figuraba en una serie de vídeos que Apple realizó en 1987, bajo el mando de John Sculley, y que se presentaba como la meta a la que los ordenadores llegarían en poco tiempo. El vídeo Knowledge Navigator muestra a un profesor que llega a su despacho y establece contacto con una colega juntos comparan datos sobre la deforestación de América del Sur y la desertización de África para una conferencia que ha de dar. Entre medias, el Knowledge Navigator (Navegador de conocimiento) atiende llamadas en segundo plano, recoge mensajes, etc. todo delante de un tablet de alguna manera reminiscente de lo que hoy tenemos entre manos: el iPad.

Bastante impresionante ¿no?

Por supuesto, el iPhone tendrá una cámara de 8 MP, y permitirá hacer panoramas, y ajustar color y brillo, recortar y enderezar las mismas. Tendrá un chip A5 con dos núcleos y 1 GB de RAM. Es posible que tenga un chip NFC y estabilización de imagen en las películas que haga. Es posible que tenga muchas cosas más, pero a lo largo del año, los fabricantes de Android por un lado y Google por otro, puede que consigan imitarlo, suplirlo o incluso superarlo.

Pero el interfaz hablado… ¡Ay, amigos y amigas! eso no se imita. O se tiene o no se tiene. Y si no lo tienes… bueno, no tienes un iPhone 4 S (porque seguramente sólo será completamente funcional en el último modelo)

Seguiremos informando.

Alf

pd.: El iPhone 3G S añadió la S por Speed (Velocidad) ya que era mucho mejor dispositivo que su precedente. En este caso, será el iPhone 4 S por Speak (Hablar).

Puedes seguirme en Twitter: @alfdefaqmac

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
10 years ago

Si esto es así , q harán las secretarias……?????!!!!!!

Anónimo
Anónimo
10 years ago

http://www.youtube.com/watch?v=gGbYVvU0Z5s

Enhorabuena ya teneis un iphone a la altura de algunos androides 🙂

Anónimo
Anónimo
10 years ago

Yo he probado esa característica de Android y va como el culo. Vamos, que entiende lo que le da la gana y además, no se parece ni de cerca a lo que hace Siri. Ni en semántica, ni en opciones. Pero vamos, si os hace ilusión pensarlo …. pues allá cada uno con su autoengaño.

4
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x