Apple abre el iPhone, pero se queda con la llave

No es casual que el anuncio del nuevo iPhone 3G (que en realidad debería llamarse 3,5G, pues es compatible con las redes móviles HSDPA) tuviera lugar en el marco de la WWDC, la convención mundial de programadores de Apple. El teléfono se ha llevado toda la atención, pero las novedades realmente importantes son la nueva versión del software, el lanzamiento de las herramientas de desarrollo, el modelo de distribución de las aplicaciones y los servicios creados por Apple para utilizar la conexión permanente del teléfono.

El nuevo iPhone 2.0, que vendrá instalado en el iPhone 3G pero también se podrá descargar e instalar en el parque existente de iPhone e iPod Touch, aporta diversas novedades funcionales de interés para los usuarios finales, pero sobre todo características que permitirán su adopción como terminal corporativo: compatibilidad con Exchange, red privada virtual, cifrado de las conexiones, borrado remoto (dicen que es por si pierdes el teléfono, pero a quien interesa más es a las empresas, que podrán borrar el contenido de los iPhones de sus empleados cuando éstos se marchen, ya sea o no por voluntad propia). Apple ha hecho los deberes; falta ahora que los hagan las operadoras móviles, ofreciendo modalidades de contratación y facturación consolidada a sus clientes empresariales.

Las condiciones son inmejorables: Apple sólo se quedará un 30% del importe de las ventas, y con este margen comercial se hará cargo de la infraestructura y hasta de las comisiones de tarjeta de crédito. El 70% restante será para el programador, que disfrutará así de las condiciones más ventajosas de este mercado: otros distribuidores de software para móviles se quedan la mitad o más de los ingresos. En iTunes, los programadores ni siquiera tendrán que pagar nada para poder vender en la tienda: sus programas podrán ser incluso gratuitos. Una jugada maestra de Steve Jobs para atraer creadores a su terreno. Un ejemplo: la firma catalana Digital Legends presentó en el acto del lunes la versión iPhone de uno de sus juegos; la misma firma había sido, dos semanas antes, participante destacada en la convención mundial de programadores de Nokia para su sistema operativo S60.

Lo importante es que el procedimiento ‘bendecido’ por Apple para instalar programas de terceros en el iPhone (es decir, el único que no dejará de funcionar cada vez que se actualice el software del teléfono) será el uso de la iTunes Store: ya sea mediante descarga inalámbrica celular o WiFi, o bien con un ordenador personal como intermediario, Apple sigue teniendo la llave para acceder a los seis millones de iPhones vendidos y a los muchos millones más que espera vender a partir del próximo 11 de julio en 22 países. De este modo, la firma acumulará datos valiosísimos sobre quién descarga e instala qué, y dónde lo hace. Es el mismo modelo de guardián (gatekeeper) que viene aplicando a las ventas de música, series de TV y películas, mercados que domina ampliamente en el ámbito digital.

Un interesante artículo que puedes leer completo en El mundo en bits

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x