Transformar un puesto móvil en puesto de sobremesa

El auge de los ordenadores portátiles trae aparejados unos cambios en la ergonomía de la postura que pueden no ser buenos.

Transformar un puesto móvil en puesto de sobremesa.

El auge de los ordenadores portátiles trae aparejados unos cambios en la ergonomía de la postura que pueden no ser buenos.

La potencia de los ordenadores portátiles ha alcanzado tal nivel, que hoy en día cada vez más usuarios de ordenador se plantean la posibilidad de comprar uno. en vez de ocupar una mesa permanentemente con la escasa estética de los ordenadores de sobremesa (no digamos si hablamos de ordenadores con Windows), la posibilidad de trabajar, consultar el correo o navegar por internet en cualquier parte de la casa (no atado a donde están los enchufes), gracias a Airport Extreme, y por supuesto, a llevar todo el equipo de trabajo allá donde uno esté.

Sin embargo, la llegada de los puestos de trabajo móviles, ha provocado un cambio en la postura de trabajo, que si no se tiene cuidado puede provocar toda una patología.

Anteriormente, yo trabajaba con un G4 y un (enorme) monitor de LaCie 22 Blue. No cabe duda que el área de visionado del monitor cubría prácticamente todo mi ángulo de visión.

AlfFig1.jpg

Con la renovación de equipo, decidí que me apetecía incorporarme a la nueva tendencia y para sustituir el G4 (y el LaCie) nada mejor que el PowerBook de 17″. Todas las ventajas de la portabilidad y buena parte de las ventajas de un monitor de sobremesa.

Otra de las diferencias que me parecen de resaltar es que, a diferencia del iBook que he usado esporádicamente, nada más poner las manos sobre el teclado del PowerBook me adapté a la distancia y al tacto, mientras que con el “blanquito” tenía la sensación de “fallar el tiro” muy a menudo cuando tecleaba. Esto es directamente achacable a la altura que tiene la base del iBook, y que resulta más incómodo para escribir durante tiempo continuado (la misma prueba he podido hacer con un PowerBook de 12″ y con los mismos resultados, adaptación instantánea).

Sin embargo, a los pocos dias, comencé a notar molestias directamente achacables a la postura que tenía que adoptar para trabajar con el ordenador.

AlfFig2.jpg

Rigidez en las cervicales, sobrecarga en las lumbares,… Poco a poco fui consciente de que, con toda la comodidad del ordenador portátil, para trabajar ocho horas (ojalá fueran sólo ocho…) diarias, no es una solución válida tal cual.

Y no puedo meter otro ordenador más en mi casa. El eMac y el portátil son más que suficiente. Comencé a investigar cómo podía optimizar al máximo la mesa para que trabajar día a día fuese el placer que poner mis dedos sobre el portátil de 17 pulgadas de Apple, aún hoy sin comparación entre los equipos que manejan mis colegas (maqueros y no maqueros).

Mi objetivo es reforzar la ambivalencia que me hizo inclinarme por el PowerBook de 17″: portátil cuando tenga que salir, puesto de trabajo de sobremesa cuando esté en casa.

Después de listar mis necesidades sobre un papel, he descubierto que Macally tiene prácticamente todo lo que necesito para cambiar el aspecto de mi puesto de trabajo, con la ventaja de que utilizando una misma marca para todo, me permite realizar la transformación mantiendo la armonía en los añadidos.

Lo primero es un atril, que me permita levantar la pantalla a la altura de un monitor normal, de forma que mi cuello y la posición corporal puedan volver a una posición vertical.

AlfFig3.jpg

Macally lo resuelve con un producto llamado IceStation (19 €). Ingeniosamente resuelto, se despliega para dar la inclinación adecuada dependiendo del ángulo máximo de apertura de cada portátil. En mi caso, tengo que colocarlo en la última ranura, pero el resultado es perfecto, justo lo que buscaba. (Sé que hay otras opciones más elegantes, pero no son válidas para el tamaño de mi ordenador)

AlfiCeStation.jpg

La principal pega es que esta posición anula la posibilidad de utilizar la SuperDrive.

AlfAtril1.jpg
Alfatril2.jpg

Cuando dejo de trabajar, el atril se pliega ocupando un mínimo espacio

El siguiente paso, es el teclado externo. Lógicamente, con mi ordenador ahora en una posición digna de Minority Report, necesito un teclado adicional. El IceKey (59 €), no sólo encaja perfectamente con el IceStation, sino que me devuelve el teclado numérico y las teclas de función sin atajo de teclado (muy útil con Exposé). Además, recupero los puertos USB del teclado (aunque reconozco que la tentación del Bluetooth y el deseo de eliminación de cables cada vez es más fuerte).

AlficeKey.jpg

El teclado es ultrafino, y cómodo de utilizar, algo que, cuando te acostumbras al teclado bajo del portátil, no es tan rápido cuando pasas a un teclado normal (esto es lo que me pasa si me tengo que sentar delante del eMac, fallo muchas teclas, porque no levanto suficientemente los dedos). Las teclas hacen ese ruido tan familiar de cuando se está tecleando “con furia”. Incluye teclas para controlar el volumen y expulsar las unidades externas.

AlfAtrilteclado.jpg

Sólo le puedo poner una pega. Por diseño, han colocado las luces todas juntas, en extremo superior derecho. Eso incluye la luz de activación de las mayúsculas, lo cual me ha provocado en varias ocasiones que la presione inadvertidamente y ponerme a escribir todo en Mayúsculas. Toca borrar y reescribir. (En el teclado del portátil, es la propia tecla de mayúsculas la que tiene la luz debajo, de forma que -para los que escribimos mirando al teclado- enseguida advertimos que esa luz se ha encendido, mientras que en el teclado de Macally, prácticamente queda fuera del campo de visión y unida al resto de las luces de encendido, etc.)

Y como usuario del PowerBook 17″… echo de menos la retroiluminación del teclado.

Siguiente paso: ratón. Como maquero, he usado todos los ratones que han ido incorporando los distintos ordenadores que he tenido. Por hablar de los modernos, desde el redondo del iMac, el “bloque de mantequilla” transparente del eMac y un amplio abanico de ratones de otras marcas (principalmente Microsoft). Y siempre he tenido la suerte o la voluntad de adaptarme bien a todos.

AlfrfMouse.jpg

El ratón rfMouse de Macally (49 €) tiene algunas cosas que me gustan mucho y otras que no tanto.

AlfAtriltecladoraton.jpg

Como el resto de los periféricos, es blanco y hace juego con el IceKey y la IceStation. Pero, para mi gusto, el ratón es demasiado ligero, y se desplaza a toda velocidad por la pantalla. Esto, unido a que cuando se lleva un rato tecleando el puntero desaparece, provoca que al querer vislumbrar dónde lo dejé (ya sabeis ese movimiento de zigzag) acabe muy a menudo en una de las esquinas activas de la pantalla, bien en las inferiores, adjudicadas a Exposé, bien en la superior derecha, adjudicada al salvapantallas… con contraseña.

He disminuido la velocidad de desplazamiento desde el panel de preferencias, pero aún así, sigue metiéndose “donde no le llaman”. Probablemente acabe desactivando las esquinas activas de Exposé.

Otra cosa que me encanta, es que la base emisora es también recargadora de las pilas, que ya vienen incluidas. 4 pilas recargables, de forma que mientras tienes dos colocadas en el ratón, las otras dos están guardadas y recargadas, listas para entrar en juego en cuanto sea necesario. ¡Gran idea! (El ratón de Microsoft que tengo, más pesado y voluminoso, utilizando las palabras que Mjab me dijo en su día “consume pilas como un campeón”, así que las pilas recargables son un ahorro más que sensible). Sólo por eso, merece la pena este ratón.

alfrfHub.jpg

Por último, para la sobredosis de periféricos (disco duro externo FireWire, iSight, Cámara digital, etc.) , un Hub que me garantice que tenga lo que tenga que conectar, voy a tener un puerto disponible. El HubUF (69 €) me ofrece todo lo que me hace falta: 2 puertos FireWire (más el de conexión) y 4 puertos USB2, e incluye el adaptador de AC .

Los puertos Firewire no necesitan cable de alimentación, se alimentan a través del bus, mientras que si quieres enchufar aparatos USB necesitarás conectar la fuente de alimentación.

Ya he conseguido tener de todo en cantidad suficiente, menos enchufes para tanto aparato. Y es que no se puede tener todo 😉

AlfConjuntofinal.jpg

Finalmente, he conseguido transformar mi ordenador portátil en un puesto de trabajo “convencional”. Como un Terminator, lleno de prótesis, puedo realizar todos los trabajos con la misma comodidad que en un ordenador tradicional, con la ventaja de que al final todo se queda guardado en un cajón.

Una mejor distancia a la pantalla, un cuerpo más erguido al teclear, un paseo diario y poco a poco las contracturas y agarrotamientos van desapareciendo. Prueba superada.

Hay otras consideraciones ergonómicas, de la postura sentada, de la silla que utilizamos para trabajar, de iluminación, etc. que si considerais adecuado podemos cubrir en sucesivos artículos.

Seguiremos informando.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
5 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
20 years ago

Yo tengo un Alu12 q uso para navegar, mirar correo i chatear cuando no estoy en mi casa i la verdad q con lo pequeño q es, q mido 1,85, pos hay q mirar hacia abajo para ver la pantalla, jejeje, si lo usase mas horas si q usaria una solucion de estas.

Aunque prefiero un iCurve de Griffin Technology y un teclado Bluetooth de Apple, jeje

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Estoy contigo BaezoN, el teclado y raton Bluetooth de Apple son un caramelo y acabaria con esos cables de por ahí en medio…
Por cierto, si escribes una o mas frases en mayusculas, seguramente tienes una funcion en el editor de texto que te permite pasarlas a minusculas sin tener que borrar, buscarlo seguro que esta. Si lo tiene el word…
Un saludo a todos, a ver sidentor de poco formo parte de los MACeros, de momento solo sueño con mi powerbook (estoy esperando que salga el Powerbook G5 ;))

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Alf, siempre es mejor poner las luces de forma que se puedan ver cuando se está mirando al monitor… No cuesta tanto aprender la escritura al tacto 😉

Anónimo
Anónimo
20 years ago

Pues yo como soy tan bajito, la mesa es relativamente alta y mi silla de altura regulable, miro al monitor de mi iBook de frente, aunque eso si, la iluminación debería retorcarla porque de noche no veo nada mas que la pantalla porque los focos de luz estan a mis espaldas y a 5-6 metros…

Excelente artículo de cara a conocer las posibilidades

Anónimo
Anónimo
19 years ago

quiero comprarme un portatil pero toy indeciso ya que hay gente que me dice que me compre un portatil y otros un sobremesa. no se si alguin me puede ayudar a elegir. por favor contestara a ste mail miguelon1_85@hotmail.com y que me recomiende. muchas gracias

5
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x