Wi-Drive de Kingston: olvida todo lo que te han contado, porque es aún mejor

23/08/2011 por Redacción

Hace muy pocos días el fabricante Kingston presentó el nuevo Wi-Drive: Wi-Drive es una solución de memoria portátil e inalámbrica basada en tecnología Flash que permite a los usuarios ampliar el número de documentos, imágenes y archivos de música y vídeo a los que pueden acceder desde sus dispositivos Apple: iPhone, iPod Touch e iPad.

styl_Wi_Drive.jpg

Sin embargo, el fabricante ha hecho muy corto con las especificaciones del dispositivo: de hecho funciona perfectamente con cualquier tipo de ordenador, incluidos Mac y PC, dispositivos Android y más. Y es que el Wi-Drive oculta muchos trucos y alguna muy pequeña pega que esperamos pueda solucionarse de forma sencilla.

El hardware

El Wi-Drive es una unidad sencilla, del tamaño aproximado a un iPod Touch con un único botón de encendido en un lateral (pulsar un par de segundos), junto al botón, un pequeño agujero que sirve para resetear la unidad (con la unidad apagada), un puerto USB que sirve para conectar a un ordenador y cargar archivos (una lástima que no pueden cargarse inalámbricamente) y una serie de LEDS que permiten conocer el estado del dispositivo. No hay mucho mas.

Configurar el dispositivo

Kingston indica que para configurar el dispositivo es necesaria una aplicación específica para iPhone, iPod Touch e iPad que puedes descargar desde la App Store. La aplicación es muy cómoda para poder configurar el dispositivo, pero eso no implica que tengas que tener un dispositivo con iOS para la configuración: en realidad la aplicación utiliza un frontend para conectarse al dispositivo que sirve los datos y las pantallas de configuración desde un pequeño servidor Apache ... y a través de esa puerta es factible poder configurar el dispositivo desde cualquier navegador sin la necesidad de tener un dispositivo con iOS además de poder acceder a los archivos que hayamos introducido previamente.

La configuración con la aplicación para iOS es sencilla:

Enciende el Wi-Drive y espera a que se active su interfaz WiFi (dos LEDS azules en la parte superior)

En las preferencias generales de tu dispositivo iOS > Wifi busca una red que se llama Wi-Drive

Conéctate a esa red

Lanza la aplicación Wi-Drive y accede a las opciones de configuración a través de la rueda dentada en la esquina inferior derecha.

Para aquellos que no tengan un dispositivo iOS y quieran un Wi-Drive para usarlo con un ordenador o un dispositivo Android, los pasos son los siguientes:

Enciende el Wi-Drive y espera a que se active su interfaz WiFi (dos LEDS azules en la parte superior)

Busca desde tu dispositivo Android o en tu ordenador la red inalámbrica Wi-Drive y conéctate a ella

Abre un navegador y apunta a la dirección http://192.168.200.254. Te aparecerá una pantalla similar a esta:

Captura de pantalla 2011 08 23 a las 10 23 56

Pulsa el menú config

Configura el dispositivo

Lo ideal es que cuando hayamos cargado los diferentes tipos de archivos en el disco, lo hayamos hecho sobre una estructura básica de carpetas (no viene por defecto) como Música, Películas, Documentos, etc... porque esa misma estructura que nosotros hayamos creado será la que se replique en el caso de acceder al Wi-Drive a través del navegador. Cualquier archivo al que accedamos a través del navegador, por cierto, es descargable a disco o reproducible si están instalados los complementos adecuados de audio, vídeo o reproducción.

Configuraciones

La configuración del dispositivo es extremadamente sencilla y permite dos configuraciones: una red interna, propia creada por la unidad o la posibilidad de que la unidad se conecte a una red mayor gestionada por un router inalámbrico o una estación Airport.

Nada más conectarnos con la aplicación para el iPhone se nos indicará las unidades disponibles a través de uno de los dos interfaces disponibles (la red creada por el Wi Drive, si estamos conectados a esa red o a la red general si el dispositivo está conectado también a esa red). Así accederemos a las diferentes opciones de configuración, sencillas, para cada uno de los dos interfaces. Un detalle importante: la red que crea el dispositivo (wi-Drive) nada mas encenderlo no cuenta con ningún tipo de protección, así que conviene añadirle una contraseña y elegir WPA2 como tipo de red como medida de seguridad ya que son redes menos sencillas de romper.

IMG 0266

IMG 0267

IMG 0268

En esta pantalla configuraremos la red interna que crea el Wi-Drive y le añadiremos el tipo de protección y la contraseña.

IMG 0269

En esta pantalla podremos conectar el Wi-Drive a una red externa mayor para que diferentes dispositivos puedan conectarse al dispositivo.

Pegas

El Wi-Drive tiene dos pegas: la primera es que es imposible cargar archivos a través de WiFi, viéndonos obligados a hacerlo a través de una conexión física USB. La segunda, y también molesta, es que Kingston se ha olvidado en la aplicación la información de la MAC del dispositivo. Esto es molesto porque al conectar la unidad a una red inalámbrica protegida por MAC, no hay posibilidad de dar de alta el dispositivo. La única opción es conectar el Wi-Drive a una red sin esta protección y hacer una inspección de las MAC conectadas hasta saber cual es la MAC del Wi-Drive para darla de alta en la lista de excepciones. Una vez dada de alto el dispositivo, lo mejor es resetearlo y realizar la configuración desde cero para asegurarnos que va a funcionar perfectamente desde la red interior: este no es un proceso complejo y se realiza en menos de 5 minutos.

La aplicación requiere iPad, iPhone 3G/3GS/4, iPod Touch (3G está limitado a iOS 4.2.1+) pero puede configurarse y usarse desde un navegador y cuenta con una batería recargable con hasta cuatro horas de uso continuado.

Wi-Drive ha sido premiado en la feria Flash Memory Summit 2011 como “la aplicación de memoria Flash para consumo más innovadora”, recibiendo el máximo galardón que concede el evento en dicha categoría.

Wi-Drive está disponible en configuraciones de 16 y 32 GB y podrá adquirirse a través de los revendedores Premium de Apple y tiendas minoristas on line. Wi-Drive 16GB: 99€ y Wi-Drive 32GB: 129€

0
Comentarios
  • avatar
    #1 por Anónimo el 23/08/2011
    ¿Es una entrada patrocinada o bien de exceso de optimismo de quien redacta la ídem?

    Inciso: No estaría de más saber el nombre de quien redacta, lo de "redacción" como autor es genérico e impersonal.

    Sigo.

    Solo las dos pegas ya invalidan al trasto para su uso. Si no puedes pasar archivos por WiFi, apaga y vámonos. Encima no puedes filtrar el aparato de forma correcta en tu red porque no sabes la MAC del mismo. El acabose.

    Sólo para acceder a archivos de esa forma ya tengo Air Sharing o Dropbox (si dispongo de conexión) y me sobra. Si tiene que haber un Mac de por medio la unidad sirve para nada o menos. No se donde el redactor ve las ventajas, la verdad.

    Un trasto más que no vale para mucho.
  • avatar
    #2 por Anónimo el 23/08/2011
    Sorprende que no veas la “otra” pega del dispositivo: Entradas a memoria Flash externa. Claro que el negocio es vender dos modelos, el de 16 y el de 32 GB, pero Kingston no ha pensado en el beneficio de sus clientes cuando de “olvidó” de incluirle algún lector de memorias (SD, o USB). Una pena.
  • avatar
    #3 por Anónimo el 23/08/2011
    No estaría de más saber el nombre del que comenta. Lo de "faqmaquer@" como autor es genérico e impersonal.

    Si es que ......
  • avatar
    #4 por Anónimo el 23/08/2011
    Este cacharro es cojonudo y si tiene pegas, pero no esas que habláis, que parece esto la fábula de la zorra y las uvas.

    Cuando vi el cacharro por primera vez en el otro post, lo que me fastidiaba era que solo servía para el iPhone y el iPad. Y así lo anuncian, así que el que se hayan tomado la molestia de explicarnos como usarlo en otras plataformas es cojonudo, porque ahora se que voy a poder usarlo con mi iPhone, con el Xperia de mi mujer y con el HTC de mi hija, todos a la vez. Y SIN TENER QUE SINCRONIZAR CON ITUNES, que no es moco de pavo. Además, vía navegador, me puedo descargar los archivos para manipularlos o enviarlos por correo.

    Joder, si hay que ponerle pegas, es la batería, que 4 horas es una ridiculez, ESA es la pega gorda.

    Lo demás son ganas de hablar por hablar y que las uvas están verdes.