Escribe tu búsqueda

Tags:

Sincronizar el iPhone con el Mac sin necesidad de cables

Compartir

El iPhone es el ordenador que siempre llevamos encima, y como tal acumulamos dentro todo lo que necesitamos para cualquier situación: correo electrónico, navegador, juegos, fotos, apps para banca, redes sociales,… estemos donde estemos, el iPhone es una fuente inagotable de entretenimiento y conexión con el mundo.

En estos tiempos en que la música se ha convertido en algo de usar y tirar, como los pañuelos de papel o las bolsas de plástico de la farmacia, gracias a las suscripciones, servicios como Apple Music, Spotify, Google Music, Amazon Music, etc. reclaman una cuota mensual a cambio de la promesa de que, no importa lo que queramos oir, estará a nuestra disposición en la pantalla de nuestro dispositivo a un toque de distancia.

Por supuesto, eso es la promesa del marketing. La experiencia es que eso se cumple siempre que tus gustos estén dentro de lo que fue o es popular. Si tienes afición por la música independiente local, por el jazz oscuro o por el metal minoritario, lo más probable es que nunca encuentres nada que realmente te guste, y sólo te ofrezcan sucedáneos edulcorados muy lejos del sonido auténtico.

En esos casos, tienes que confiar en que la música que te gusta puedas llevarla en tu iPhone porque la has sincronizado desde tu Mac, desde la biblioteca de iTunes (perdón, Música).

Lo mismo se puede decir con respecto a los otros contenidos multimedia que se pueden alojar en el teléfono de Apple.

Si quieres llevar tus series, audiolibros, libros, podcasts, etc. sin tener que descargarlos en el momento, o que no están disponibles en las plataformas que pagas, tienes que sincronizarlos de antemano para que cuando los necesites estén ahí, listos para transportarte a otros mundos.

El método tradicional

El método tradicional de sincronizar el iPhone con el Mac requiere un cable USB. Hoy en día no es tan sencillo, porque ni los MacBook tienen el conector USB-A que se ha popularizado ni el iPhone utiliza un conector estándar. O, como es nuestro caso, los dos miserables puertos USB C del MacBook Air ya están ocupados por la conexión a la red y el hub de USB-C a USB-A.

Sea como sea, tal y como se lleva haciendo desde que en 2001 Steve Jobs presentara la primera versión de iTunes, tienes que conectar físicamente el iPhone al Mac.

Esa primera vez es dolorosa, larga y -en muchas ocasiones- inacabable, porque tiene que sincronizar (es decir, comparar entre lo que hay en uno y en otro) ambos dispositivos para que los contenidos sean equivalentes. Si tienes una fonoteca de miles de canciones, o has creado muchos álbumes en Fotos, etc. tendrá que transferir físicamente los contenidos del ordenador al teléfono. Y eso puede llevar horas.

Otra posibilidad es activar o desactivar manualmente en cada caso los contenidos que no nos interesa transferir en cada momento, para que se salte ese paso, pero es poco práctico.

Afortunadamente Apple previó que podríamos quedarnos sin tiempo, y en cualquier momento podemos cancelar la sincronización sin que los dispositivos queden perjudicados.

El método sin cables

A pesar de lo que dice el título, Apple no ha conseguido eliminar la necesidad de cable e incluso si quieres sincronizar tu teléfono sin cable tendrás que conectarlo una primera vez para poder activar esa opción.

Además, en Big Sur -como en otras cosas- el proceso se ha vuelto aún más confuso, y cuando tu iPhone -conectado a través de cable- aparece en Música (iTunes) y quieres modificar algún ajuste, ya no se abre dentro del propio programa, sino que te manda a una ventana del Finder.

Una vez el ordenador haya detectado que tiene un iPhone conectado, aparecerá en la barra lateral de Música, y en la barra lateral del Finder (si tienes activada la opción en las Preferencias de Finder).

Selecciona el panel General, y haz scroll hacia abajo hasta que encuentres la opción Mostrar este iPhone con conexión Wi-Fi

Márcala y muy importante, dale al botón Aplicar.

Resultado

A partir de ese momento, siempre que el Mac y el iPhone se encuentren en la misma Wi-Fi, el iPhone aparecerá en la barra lateral del Finder y podrás sincronizar sin necesidad de conectarlos mediante un cable.

Esto te permitirá, en vez de procrastinar retrasando el momento de hacer la sincronización a través de cable, en cualquier momento mantener actualizados los contenidos para que las listas de reproducción, vídeos y películas, audiolibros, libros, podcasts, etc. estés siempre con los últimos contenidos añadidos.

Etiquetas:

También podría interesarte

Dejar un comentario