Mucho ruido se genera constantemente sobre las impresoras 3D y sus aplicaciones. Hoy vamos a echar un vistazo a Apple y el mundo de la impresión 3D.

Aunque  en estos tiempos que  corren los titulares se los llevan los servicios de suscripción, y por supuesto, el iPhone, si pensamos en la Apple del futuro hay un proyecto que acapara  todas  las imaginaciones: Apple Car.

Cualquier otro proyecto en  marcha  o de futuro palidece ante la posibilidad de desarrollar un coche autoconducido, eléctrico  e inteligente que pueda revolucionar una industria tan poderosa como la del transporte. Tengamos en cuenta que, aunque genéricamente se habla de “coche” en esa categoría entran también furgonetas, camiones, autobuses, etc. Es decir, un negocio de tantos millones  de euros, de escala tan global y que afecta a tantos sectores que provoca mareos sólo  pensarlo.

Por eso, debido a su naturaleza imprecisa, es capaz de captar las imaginaciones de todo tipo de personas.

Pero volvamos a lo que nos ocupa: Apple y la impresión 3D.

Si estás interesado en construir tu propia impresora 3D puedes echar un vistazo a este completísimo artículo donde puedes encontrar todo lo que necesitas saber para montar una impresora 3D.

Si echamos un vistazo a las patentes que Apple ha conseguido en los dos últimos años podemos comprobar que  no se ha quedado con los brazos cruzados mirando como se desarrolla este nuevo negocio.

Encontrado en GrabCad

Apple y las patentes de impresión 3D

Para empezar a hablar de impresión 3D y las posibilidades que Apple ve de cara al futuro, primero tenemos que mirar las patentes que ha registrado, lo cual nos permite ver hacia donde va su pensamiento y cuáles podrían ser las posibles aplicaciones que Apple contempla.

Ya en 2015, Apple patentó un método para imprimir objetos tridimensionales en color. Esta patente provocó una pequeña conmoción en el mundo de las impresoras 3D, tanto por lo innovador del sistema (¡impresión en color!)  como por el espaldarazo que supondría para la industria que un gigante como Apple entrara en el mercado.

Aunque de momento no ha ocurrido, no es la única patente que tiene Apple sobre impresión 3D. Un poco antes, el 3 de Octubre de 2018, Apple también patentó un sistema para impresión 3D mas rápida -a base de triángulos de diferentes tamaños.

Pero la saga de Apple y la impresión 3D comenzó en 2012, cuando patentó un sistema para producir objetos en 3D con tintas conductivas, o en 2013 cuando presentó una solicitud (y consiguió) para patentar un método para realizar modelos en 3D utilizando Liquid Metal.

Apple ha  conseguido que todo el mundo mire con miedo y excitación a la vez la posibilidad de que entre en una nueva industria. El miedo viene porque su capacidad de innovar y de releer las normas de un mercado establecido hacen que toda la competencia quede obsoleta desde el minuto uno, y la excitación… bueno, por esas mismas razones.

La realidad es que  Apple de momento no ve necesidad de entrar en un mercado tan específico. Aunque se puede decir que la impresión 3D está revolucionando algunos sectores, está muy lejos de los negocios masivos que le ocupan ahora.

Si la impresión 3D hubiera llegado en los años 1980 ó 1990, seguro que se habría lanzado como una fiera hambrienta a colonizarlo, siendo algo que está tan próximo a la creatividad, a la tecnología y a la innovación.  En ese sentido, se alinea perfectamente con sus principios.

Pero la Apple de hoy no es la Apple del siglo pasado. Para entrar en un nuevo segmento necesita una escala multimillonaria, y la impresión 3D aún no está ahí.

Foto de Backchannel

En estos momentos, la necesidad de patentar ideas o procesos sobre impresión 3D hay que interpretarla más como un sistema de defensa y de anticipación del futuro. Además, sabemos que Apple utiliza intensivamente las impresoras 3D en su departamento de diseño (el antiguo reino Ive) tanto para perfeccionar los diseños como para hacer pruebas de tensión, estrés, torsion, etc.

En tecnología nunca sabes hacia dónde te va a llevar la siguiente curva del camino, y lo que ahora es una pequeña parte del desarrollo de productos, pasado mañana puede ser la piedra angular que sirve para crear un mercado que nadie anticipó.

Las impresoras 3D están transformando áreas como  el prototipado, la creación de piezas y partes de motores, la producción de prótesis y ayudas personalizadas para determinadas discapacidades, incluso la construcción de casas… pero todo eso aún no suma para que Apple se fije  en ella con interés.

Habrá que vigilar con atención cómo evoluciona el mundo de la impresión 3D. Seguiremos informando.

In this article


Join the Conversation