Escribe tu búsqueda

No hay verdad absoluta… ¿o sí?

Compartir

Ya tengo mi pequeña empresa tecnológica montada y debo de comenzar con un mensaje de comunicación para que el resto del mundo sepa de mi existencia. El marketing conlleva una reflexión que se reflejará en el resultado final. Debemos de elegir la nuestra pero a la vez tenemos que ser conscientes de que existen muchos tipos de campañas y debemos de tener en cuenta muchas cosas… ¿qué?¿cómo?¿por qué?

La teoría siempre nos indica que deberemos usar la lógica, pero después de muchas reflexiones podemos llegar a la conclusión desestabilizadora de “La lógica es buena para razonar, pero mala para convivir”. ¿Debo de mandar un mensaje único para todo el mundo?

Vamos a comenzar por el juego de “VERSUS”. Pongo un ejemplo sencillo para entenderlo y que todos podamos situarnos en el contexto al que quiero llegar:

    – A quién madruga Dios le ayuda…

    vs

    …No por mucho madrugar amanece más temprano.

Sencillo ¿no? pues sigamos por esta línea con varias frases dedicadas a nuestro sector para obtener algún tipo de resultado coherente.

    – La tecnología, como parte de la cultura, debe estar necesariamente en la escuela…

    vs

    …Tecnología + Naturaleza = Destrucción.

    – Pueblo que se resigna a tecnologías pasadas, sucumbe en el campo de la ignorancia y se entierra en sus ideales…

    vs

    – …Hay más misterio en el más diminuto insecto que en el poder de una súper computadora.

    – La tecnología no es en sí el fin sino el medio entre la sociedad del conocimiento y el desarrollo mundial…

    vs

    – …Los inventos más conocidos: computadores, fax, celulares… fueron creados pensando en que el hombre trabajase menos y descansara más, pero cada vez somos más esclavos.

    – La tecnología… el cerebro más inteligente de la especie humana.

    vs

    – …La tecnología, es una herramienta más para controlar a todo el personal.

Así, podríamos seguir y disponer de varios ejemplos a través de los cuales cada persona o colectivo dará su propio punto de vista. Lo curioso es que todos y cada uno dispondrán de su punto de lógica y razonamiento, aunque no lo compartamos, incluso aunque no compartamos su criterio “razonadamente”.

A esto le debemos de sumar nuestros propios intereses y transmitir un mensaje que en muchas ocasiones debe de implicar una compra hacia nuestros productos o servicios. Aquello que nosotros entendemos como lícito dentro de un mercado pero que otros pueden recibir de manera completamente extrapolada: “Me están vendiendo humo”.

Si nos vamos a un caso real de dos empresas del sector y observamos sus mensajes de comunicación donde ofertan sus servicios:

    Empresa que vende servicios de social media:

    – Si no estas en las redes sociales, no existes, son una nueva oportunidad que ninguna empresa debería desaprovechar, una alternativa válida a otras formas de marketing online como pueden ser SEO, SEM, email marketing o afiliación.

    Empresa que ofrece servicios de SEO:

    – El SEO debe ser una de las partes más importantes de la estrategia de marketing online de cualquier empresa.

A mi juicio, lo único absolutamente verdadero es que en este mundo no existe ninguna verdad absoluta 🙂

Volvamos a empezar

Aunque el camino es el mismo para todas las empresas, no todas lo recorren en la misma dirección. Por ejemplo, es muy habitual que la gran mayoría de empresas comiencen por transmitir el QUÉ, es la inmensa mayoría de los mensajes que nos llegan, lo que conocemos como publicidad. Se limitan a darse a conocer, a crear su propia popularidad sin más consecuencia que la divulgación de su trabajo.

Existen otra serie de empresas que intentan dar un paso más allá y dentro de sus planes de divulgación incluyen el CÓMO. Intentan demostrar que su diferenciación lo aportan con el modo de hacer el trabajo: “No sólo lo hago, si no que lo hago bien”.

Dejo para el final el tercer caso, el más complicado, pero que suele ser el que logra los mejores resultados de convencimiento y empatía. Recordar siempre que no son verdades absolutas, pero si explicamos nuestra verdad con asertividad, al menos conseguiremos cierta parte de respeto hacia nuestro trabajo.

En resumen, podemos recorrer el camino de la comunicación de nuestra empresa en el sentido más complicado: ¿por qué? ¿cómo? ¿qué?. Las respuestas a estas preguntas nos pueden colocar en alguna difícil situación para nosotros mismos, pero esclarecedoras desde el punto de vista personal, dado que si la respuesta a la primera pregunta incluye la palabra “dinero”… deberíamos de replantear nuestro trabajo. Prácticamente todas las empresas saben qué hacen, algunas saben cómo lo hacen, pero muy pocas saben por qué lo hacen.

Podemos elegir diversas preguntas con la que interrogar a nuestro ego e intentar ser sinceros: ¿Cuál es mi propósito, causa o creencia en lo que hago?, ¿Por qué existe o debe de existir mi empresa?, ¿Cuál es la razón para levantarme cada mañana?… y la más importante de todas: ¿Por qué debería de importarle a alguien?.

 

Siempre se puede dar el caso de la respuesta que denote personalidad: “No estoy loco, mi realidad es diferente a la tuya”… perfecto… pero ¿nos hemos planteado la posibilidad obtener la misma clase de respuesta? “pues apañatelas sin mi”.

Pasión

Esta tercera forma de “hacer las cosas” es la más complicada y conlleva la involucración absoluta de nuestra personalidad, lo que conocemos como pasión.

Nuestro sector tecnológico está formado por muchas personas que se han dejado la vida en su trabajo, simplemente porque era su pasión. Pero intentaré explicarlo con un personaje al margen de nuestro mundillo informático para que nadie me tache de partidista 🙂

En la década de los 60 alguien pronunció un discurso que cambió una forma de pensar a un país. Lo curioso es que no dijo “tengo un plan”, por el contrario se limitó a explicar “I have a dream”… todo el mundo entendió sus intenciones.

Después de muchas batallas en el terreno personal y obtener como respuesta más batallas, decidió no mostrar qué hacía y limitarse a demostrar por qué lo hacía.

Volvamos a nuestro “mundillo”. Cuando transmitimos a nuestros usuarios/clientes la información de porqué hacemos lo que hacemos, y nos esforzamos en que lo entiendan, la comunicación será más directa y conseguiremos atraer al target de manera más fiel, simplemente porque nos entienden y entienden lo que hacemos o, en el peor de los casos, obtendremos su respeto.

Todos somos diferentes. Lo de la igualdad está muy bien para los políticos en temas de sociedad, lo que conocemos por “políticamente correcto”, pero la realidad es que a todos nos gusta sentirnos especiales: únicos y auténticos.

Hagamos las cosas desde nuestra verdad, sin inventarnos nada, no hace falta inventar para transmitir, simplemente decir el POR QUÉ lo hacemos… y el que nos entienda estará siempre de nuestro lado.

La verdad absoluta no existe… Lo más parecido es la suma de las verdades relativas de los distintos individuos.

@llberganza

Dejar un comentario

Twitter
Visit Us
Tweet
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Share