319 9

El nuevo iPhone será una Tardis, pero ni aún así

Con la confirmación no oficial de The Loop de que Apple piensa organizar un evento el 10 de septiembre en el que se presentará uno o varios iPhone, se abre la carrera final de especulaciones acerca del nuevo dispositivo de Apple, pero a pesar de que los rumores aceleran a lo largo de estos días (y más que lo harán) sobre las diferentes posibilidades de fantasía que puede portar el nuevo terminal el “consenso de los analistas” es que el nuevo teléfono de Apple no va a impresionar. Incluso si incluye una Tardis personal.

El problema del “consenso de los analistas” (de los que hay desembarcar notablemente a El País por razones muy obvias) es que el análisis de la proyección del iPhone se realiza bajo un único prisma económico, es decir, en dólares contantes y sonantes. Cifras de ventas. Ventas al trimestre. Precio de las acciones de Apple.

El problema de este tipo de previsiones de futuro por y para los analistas es a quien van dirigidos cuando hablan de mercados. Si uno observa la curva de beneficios y crecimiento de Apple a lo largo de la última década, queda claro (es más que evidente) que la compañía ha estado creciendo con un importante pico en 2012, un año en el que se suponía que la compañía ya estaba perdida y el coro de agoreros ya habían empezado a asegurar que “Apple is Doomed”. Todo ese texto y energía volcado en internet y en medios impresos generalmente no está destinado a accionistas sino a comerciantes de valores.

Un accionista es muy diferente a un comerciante de valores. El primero está más o menos involucrado en el funcionamiento de una empresa porque ha considerado que esa inversión de su dinero (y a veces, de su tiempo) le va a reportar beneficios a lo largo del tiempo. Un comerciante de valores solo busca beneficios económicos a corto plazo y precisamente por ello, busca, patrocina y presiona para que las compañías fuercen sus ciclos productivos para poder jugar con su dinero entrando y saliendo con cada cambio de ese ciclo productivo. El valor de la empresa de la que compra y vende acciones es secundario: solo se buscan beneficios, e incluso cuando estos no son suficientes, se fuerza la máquina de forma mediática o con otras formas de manipulación (legales o no) para maximizar la cuenta de beneficios. El porcentaje entre accionistas y comerciantes de valores es muy desigual: los primeros son muy pocos, los últimos, legión. Es la perversión de la codicia.

Llegados a este punto, parece que ya estamos tratando de justificar un fracaso de Apple con el iPhone cuando no es así. Es muy posible que nos llevemos más de una sorpresa (y más de tres) con la presentación del próximo 10 de septiembre (recuerden, disponible en octubre) y no solo por iOS 7 sino por la inclusión de alguna característica en el hardware e integración de hardware y software que deje fuera de juego a su actual competencia. Lo que pasa es que Apple  solo presneta un teléfono al año y eso da muy poco juego para comerciar con acciones. Y una Apple fuerte en el mercado de la telefonía sobre sus competidores genera a corto plazo relativamente pocos beneficios mientras que una miriada de fabricantes subiendo y bajando continuamente en bolsa, presentando furiosamente productos durante todo el año da mucho juego para comerciar con valores, porque aunque las subidas sean pequeñas, cuando hablamos de grandes cantidades de dinero los beneficios son notablemente jugosos.

Así que Apple está oficialmente “Doomed” da igual lo que saque al mercado. Ha pasado de ser una fuente de beneficios a ser uno más de la industria (según los comerciantes de valores) con la que jugar.

Y si alguien se pregunta cual es la respuesta de Apple ante este mercadillo de comerciantes de acciones debe mirar a los 16.000 millones de dólares invertidos en recomprar sus acciones en manos de traders además de un plan de 45.000 millones de dólares para recomprar más acciones y pagar dividendos a los accionistas. La lectura del mercado debería ser que en Cupertino confían en que en un futuro a corto plazo sacaran nuevos productos que arrasaran en ventas, beneficios y en consecuencia la acción se revalorizará y los beneficios se quedarán en casa.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
9 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
DeaconMac
DeaconMac
8 years ago

Hola,

¿Qué me he perdido respecto a Apple y El País?

Mandibul
Mandibul
8 years ago

Según El País, Apple va a cerrar desde que Jobs era carnívoro.

darknesse69
darknesse69
8 years ago

Sobre la presentación del día 10, el diario El País ya ha redactado el texto donde explican detalladamente el gran fracaso que ha supuesto la presentación del iPhone. Sólo les falta poner la foto de evento y a publicarlo rápidamente.

abaskiat
abaskiat
8 years ago

Lo del Pequeño País se reduce a: Apple no pone publicidad en mis páginas. Samsung pone publicidad en mis páginas. Google y Microsoft me pagan en especie ( licencias y demás ). Samsung me paga en especie. Apple no me paga de ninguna manera. A la M… la información veraz, yo cuento el cuento según quien me paga. Eso es el Pequeño País y todos los diarios de esta nación: la verdad está en función de quien pague.

kiwinho
kiwinho
8 years ago

Pedazo de publicación…. esto ya parece una web de política y no de noticias de Apple.
¡¡¡ Que decepción !!!!

darknesse69
darknesse69
8 years ago

¿Política? ¿Dónde está la política en esta noticia? ¿En la manipulación que hace El País de la información sobre Apple? Eso no tiene nada que ver con la política, sino con sus intereses económicos como bien han explicado.

DeaconMac
DeaconMac
8 years ago

Perfectamente entendido …. por ende, entiendo que Apple no paga a nadie, verdad?? Consecuentemente, ¿por qué El Mundo, La Vanguardia, ABC … iban a hacer una buena review de cualquier presentación de Apple?

Mandibul
Mandibul
8 years ago

Según El País, Apple es culpable hasta de matar a Manolete con su infausto iSlero.

Yules
Yules
8 years ago

El Mundo apostó por que el iPad hiciera más atractiva su plataforma de pago Orbit, lo que implicaba hablar bien de los productos de Apple. Saben que la prensa tradicional está en la UCI con suero y, a falta de saber qué hará Bezos con el Post, su huida hacia adelante empezó con ese kiosco portátil para el que el iPad era el compañero ideal. Ahora ha diversificado y también ha salido para Android, con lo que imagino que tampoco hablaran mal de Samsung. Es más, diría que de un tiempo a esta parte las publicidades de Orbit que he visto estaban más centradas en Android, aunque lo imagino en la última táblet que pasó por mis manos, una Wolder Mitab Manhattan que me encalomó un compañero para que le pusiera la Tienda de Android que no traía de origen, y me da la risa floja.

9
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x