Por qué no escucho Podcasts

En mi time line de Twitter tengo a varios podcasters, algunos de ellos de bastante prestigio, y recurrentemente se quejan del poco alcance que tiene el podcasting y de los problemas con los que se encuentran para dar a conocer el inmenso trabajo que cuesta llevar adelante un podcast. Se que me van a matar (cariñosamente) algunos de ellos por contar que no escucho podcasts pero tengo algunas buenas razones para ello... que quizás les sirvan.

En mi time line de Twitter tengo a varios podcasters, algunos de ellos de bastante prestigio, y recurrentemente se quejan del poco alcance que tiene el podcasting y de los problemas con los que se encuentran para dar a conocer el inmenso trabajo que cuesta llevar adelante un podcast. Se que me van a matar (cariñosamente) algunos de ellos por contar que no escucho podcasts pero tengo algunas buenas razones para ello… que quizás les sirvan.

El podcasting consiste en la distribución de archivos multimedia (normalmente audio o vídeo, que puede incluir texto como subtítulos y notas) mediante un sistema de redifusión (RSS o diversas plataformas) que permita suscribirse y usar un programa que lo descarga para que el usuario lo escuche en el momento que quiera, generalmente en su tiempo libre. No es necesario estar suscrito para descargarlos.

Apple dispone de una sección en la App Store donde los podcasters (la gente que hace podcasts) pueden dar de alta sus producciones para que los usuarios, a través de la propia aplicación de Apple (o de otras que hay disponibles en el mercado) puedan suscribirse a sus producciones.

¿Por qué no escucho podcasts?

Están hechos desde el ego. Hace ya cierto tiempo, a través de la cuenta oficial de Twitter de faq-mac publicamos «no recuerdo que información técnica» e inmeditamente fuimos interpelados por una de las personas responsables de un conocido podcast dedicado a tecnología con un tono que puedo calificar como «peculiar» recriminándome que «de eso ya habían hablado en su podcast» y que «debíamos escuchar más podcasts en español».

No, mire, señor, no escucho podcasts precisamente por eso: por un problema de egos inflados. No se si el objetivo final de un podcast es transmitir información (o emoción) a los oyentes, pero resulta que tengo un problema con las personas que creen que por tener un cierto número de visitas (u oyentes) les da derecho a inflar su ego y a demostrar contínuamente que son «personas importantes, influencers o futuros conferenciantes del TED» porque si de una hora de podcast un tercio es para hablar de lo fantabulosos que son (eso si, siempre desde la humildad más humilde) tengo la sensación de perder un tiempo que no se merecen.

Llegan tarde. El problema de los podcasts es en muchas ocasiones el mismo problema de la prensa escrita. En un mundo multiconectado donde la información llega «a chorros» por múltiples canales, hacer un podcast de actualidad no tiene excesivo sentido ya que cuando está producido, editado y distribuido la actualidad ya ha dejado de serlo e incluso, la perspectiva de esa noticia ha cambiado tanto que lo que estás escuchando parece llegar del pasado.

No son nada interactivos. Este es un problema grande ya que por definición un podcast es de todo menos interactivo en un mundo en el que prácticamente puedes interactuar con cualquier forma de adquisición de información, ya sea con la misma fuente o con otros usuarios que leen la misma fuente. Esa falta de interactividad es una tremenda losa que pesa en el podcast. ¿Soluciones? Quizás la interactividad con los oyentes durante la grabación sea una de las opciones que pueden explotar los podcasters… quizás trabajar en la dirección del «directo» sea, para muchos, una dirección interesante para hacer más ricas sus producciones.

Es un podcast, no es la radio. La mayoría de los podcast beben del concepto, las reglas y el formato de los programas de radio a pesar de ser un concepto totalmente diferente, perdiendo toda la posibilidad de aprovechar las ventajas que ofrece un método totalmente diferente de distribución y comunicación pero adoptando todos los problemas y desventajas de la radio.

Son muy largos. Cantidad no es calidad. Salvo que pases una hora al día en un tren para llegara tu trabajo (o en el coche) las oportunidades de disponer de una hora en un día determinado es hoy en día como poco, compleja. La opción de poder escuchar un podcast mientras «hacemos» otras cosas (como trabajar) es el mismo problema que tiene la radio: la gente solo pone atención cuando hay algo que le llama la atención, y el resto pasa a ser un «run-run» de fondo que acompaña, pero no enriquece. Quizás 20 minutos de podcast, bien hecho, consistente y con el contenido adecuado vale mucho más que una hora y media de secciones fijas con información que no me interesa.

La mitad me sobra. Siguiendo con la longitud de los podcast… ¿para qué tengo que tragarme todo el podcast si lo que me interesa es una sección específica o la entrevista con una persona en concreto? ¿Por qué hay secciones claramente «de relleno» para justificar la duración de un podcast?. Quizás sean más interesantes 7 episodios de 10 minutos en los que puedo escuchar el 3, el 5 y el 7 que son los que me interesan. El resto es caer en los mismos problemas de concepto que la radio … y esto no es la radio, son podcasts. 

Siguen siendo unos grandes desconocidos. No hace mucho me encontré con una usuaria de podcast. Pero solo escuchaba tres. ¿El problema? que no sabía dónde encontrar podcast y se había suscrito a través de la web de los productores. El esfuerzo por dar a conocer el podcast («ese gran desconocido») no pasa por señalar hacia podcasts individuales sino en enseñar el valor de la plataforma «en general» para que luego el oyente pueda decidir. Hay que darles la caña, no enseñarles el pescado. Luego ellos ya pescarán la lubina que más les interese.

No creo que vuelva a intentar escuchar podcast porque la situación no tiene pinta de cambiar mucho a corto plazo. Se que hay gente muy interesante ahí fuera, pero el esfuerzo de capturar entre toda esa información solo los pocos bits que me pueden interesar requiere, de momento, un importante esfuerzo que no estoy dispuesto a abordar.

Pero quién sabe en el futuro.

In this article

Join the Conversation

23 comments

  1. osmio

    Hola Carlos,
    Me gustó tu reflexion.
    En mi caso, me encanta y uso la tecnología lo mas que puedo y debo confesar que he escuchado un solo postcast en toda mi vida; para colmo me resultó insulso, aprendí poco e invertí mucho tiempo.
    Saludos

  2. Javier Arántegui

    Hola,

    Esta columna no deja de ser una generalización basada en la reducida experiencia de una persona (bueno, como casi todo, incluido este comentario). En podcasts hay de todo. Desde luego hay muchos podcasts que son como los que comenta Carlos.

    Yo sí escucho podcasts y hay algunos que están muy bien. Aquí van los que escucho:

    * A todo jazz/Jazz porque sí: Dos programas de RNE sobre jazz. Calidad profesional, me permiten escuchar la radio cuando me va bien.

    * Marathon Talk: Un podcast inglés hecho de manera amateur pero de calidad profesional. Aproximadamente 1 hora semanal, entretenido e informativo. Las entrevistas son muy buenas.

    * Ubuntu Podcast UK: Este podcast era cada dos semanas y duraba una hora. Este año decidieron hacerlo semanal y reducir a la mitad la duración, sigue el comentario de Carlos acerca de la duración. Respecto a la interactividad es interesante porque se graba en directo y se puede interaccionar con los presentadores via twitter y IRC.

    * Rathole Radio: Otro podcast sobre música independiente que también se graba en directo y permite la interacción con el presentador. Fenomenal para descubrir grupos.

    * Tuxradar: Sobre Linux. Tiene una sección de noticias que como dice Carlos «llega tarde». Lo que pasa es que por trabajo estoy bastante desconectado y en mi caso no «llega tarde».

    Hay más pero ya me he alargado bastante. Entre ellos está el Territori Mac, In Our Time de BBC4, la sección Todo por la radio del programa de la cadena Ser La Ventana y alguno otro más.

    Javier

  3. Hombre Machina

    No estoy de acuerdo con casi nada de lo que comentas… En el podcasting como en la vida hay de todo. Que hay podcasters con el ego por las nubes, pues si… y que al mismo tiempo hacen buenos trabajos, pues unos si y otros no. También hay podcasters que con mucho cariño (se nota) y dejándose muchas horas preparan guiones, contenidos, los editan… nos cuentan cosas que ningún otro medio te ofrece hoy día. Me parece que generalizar del modo en que lo haces es cerrarte puertas a ti mismo y al mismo tiempo transmitir una imagen del Podcasting que nada tiene que ver con una realidad, que ni es blanca ni negra… Cómo todo en la vida… Un saludo

  4. Hombre Machina

    Me olvide de poner algunos podcasts que sigo y que creo que son autenticas joyas que recomiendo

    *La biblioteca de Trantor (Ciencia Ficción y Fantasia)
    *La Orbita de Endor (Ciencia Ficción y Fantasia)
    *La biblioteca de Alejandría (Ciencia, Historia y mucho más)
    *Gravina82 (Humor disparatado)
    *El telar del Geek (Nuevas tecnologías, telefónia móvil y seguridad informática con entrevistas a la gente que más sabe de estos temas)
    *iCharlas (Charlas de dos amigos principalmente maqueras pero abiertos a multitud de temas interesantes como productividad, domótica, gadgets varios… etc…)
    *Curso de Productividad de Berto Pena (Productividad, es de pago pero es una mina de oro… sólo 1,95€ al mes)
    *El Geek Errante (Gran podcast ya desaparecido, uno de mis favoritos que de vez en cuando recupero… Ojalá volviesen)

    Y muchos más que no recuerdo, otros que desaparecieron y otros por descubrir…

  5. emilcar

    Lo fundamental de esta columna es que está escrita en primera persona, es decir, son tus razones por las cuales tú no escuchas podcasts. Evidentemente los esfuerzos por difundir el podcasting no van dedicados a personas como tú que, por definición, no son oyentes potenciales, sino a otros muchos que sí lo son.

    Entre los motivos que enumeras hay algunos que comparto como mal endémico de muchos podcasts y otros motivos que evidencian que no estás al tanto de las últimas tendencias en podcasting.

    En cualquier caso como podcaster agradezco tu comentario y tomo unas cuantas notas para corregir defectos y potenciar virtudes.

  6. Nacho Cuevas

    Pues yo estoy con Carlos. Por regla general escuchar podcast es bastante aburrido. O son muy largos o la información que ofrecen está obsoleta o las dos cosas.

    Hay que diferenciar el formato radio del formato podcast y el formato ¡audio tutoriales!. No es lo mismo y no hace falta emitir por frecuencia FM para hacer radio. Ej: Todos los programas que venden como podcast de Radio Nacional. Los no podcast de Territori Mac que también es radio, Radio Gladys Palmera, etc… Al igual que no es lo mismo que escuchar ‘audio guías’ como las de Berto Pena que muy adecuadamente llama ‘Curso de Productividad’.

    Luego esta el tema de promoción, canales de distribuición… eso es otra historia.

  7. Settembrini

    Buen artículo a pesar de no estar de acuerdo con todos los enunciados. El mojarse y dar una opinión personal es algo que se echa de menos en muchos otros blogs infectados por la corrección política.
    Enhorabuena.

  8. tarzio

    Soy orgulloso suscriptor de El Explicador: http://elexplicador.net/ compuesto por Enrique Ganem y su esposa, María de los Ángeles Aranda. Cambiaron a mejor mi vida. Y sí, son de pago, porque cuando hablas con libertad las verdades, aunque sean científicas, todas las puertas se van cerrando.

  9. lordshin

    Yo tampoco oigo ese tipo de podcast, los que escucho suelen ser programas de radio grabados y luego etiquetados como tal, los demas no me gustan, sin mas.

  10. yules

    Pues sí, está claro que la gente está orgullosa de sus podcasts. Seguramente son soberbios (los podcasts). 😉

  11. havoc

    Pues a mí me ocurre todo lo contrario, desde que los descubrí hace años, cualquier dispositivo iOS ha monopolizado la mesita de noche y algunos son bastante entretenidos. Tanto redifusiones de radio como otros como «kafelog» que te partes el ojete.

    Habrá como todo, igual que ocurrió con los blogs y las estrellitas de la blogosfera, que daban asco, pero el tiempo pone a cada uno en su sitio y ha ido estabilizándose poco a poco.

  12. Mandibul

    Si se me permite el psicoanálisis facilón de todo a 100, como dice Amilcar en #5, Carlos Burges no es público objetivo… Porque podría ser «podcaster».
    Por su dedicación a esta web está en la punta de lanza de la información, procesándola y elaborando sus propias opiniones para faq-mac. Por eso todo le parece largo y viejo.

    En mi caso, no sigo podcasts, del mismo odo que no leo muchos Twitter o no navego por Youtube: la vida a este lado de la pantalla no me deja mucho tiempo de esparcimiento.

  13. heymama

    A mi me gustan mucho los podcasts y estoy suscrita a muchos, eso no quiere decir que todos sean buenos y a algunos se les sube la «fama a la cabeza» (curiosamente a los más recientes de spreaker). Pero la verdad es que hay bastantes que son muy buenos y hacen un gran esfuerzo en grabarlos, editarlos,etc. y yo estoy muy agradecida por compartir sus conocimientos con todos. Desde aquí gracias podcasters!!!!

  14. Jabba

    Es obvio que hay podcasts y podcasts. Los que yo sigo son pocos y no me aburren en absoluto. He deshechado muchos por las mismas razones que ha escrito carlos. Ahi si le doy la razón. Pero como la vida misma vamos. Producir buenos podcasts conlleva mucho esfuerzo. Curiosamente sobre Mac no escucho ninguno 😉

  15. Enrique Romagosa

    Aunque coincido en casi todo, lo cierto es que hay algunos podcast que si valen la pena escuchar. Por ejemplo los de aficiones y videojuegos echos por jugadores, fans, etc…

    Creo que cada vez los podcast toman más relevancia porque la «prensa especializada» es victima de las marcas. A veces la mejor forma de saber si una película, juego o producto puede gustarte es fiarte por los gustos de personas con opiniones más próximas y no por la parcialidad de los medios.

    Otro tema diferente es la calidad, duración y lo entretenido que sean algunos podcast.

    Reconozco que solo sigo 3 podcast.

  16. sault

    Las opiniones son como los…. Bueno, ya sabéis….

  17. Hombre Machina

    Totalmente de acuerdo con Maeltj en su último spreaker, es fácil criticar, pero no tanto crear contenidos originales, que aporten algo nuevo y fresco. Lo fácil es copiar de blogs americanos en su mayoría o estar generando/alimentando rumores sólo para conseguir entradas. También es cierto que no todo el mundo es receptivo a contenidos de calidad, en nuestra sociedad predomina la mediocridad y lo fácil, per no pasa nada, por supuesto que tenéis derecho a disfrutarla… Otros tenemos inquietudes algo más elevadas… MARGARITAS A LOS CERDOS…

  18. autoy

    Hacer un programa de broadcast de cierta calidad es complicado, como cualquier otra cosa. Estoy de acuerdo en que uno de los males generalizados es la longitud y lo esparcido que resulta todo el contenido (estamos hablando de generalidades, siempre hay excepciones). Esto parece producto de una evidente falta de profesionalidad y preparación de los que los producen, ya que creo que serían necesarios:

    – Al menos una persona que modere la conversación: conduce los temas y limita los tiempos. Es el rol más complicado ya que en todo momento tiene que tener un sentido global del programa y unas dotes de comunicación excelentes para que cuando toque cortar un tema porque se desmadra del tiempo asignado no quede brusco. En ocasiones los moderadores saben hacerlo de forma natural porque cuentan con experiencias personales/profesionales parecidas pero en la mayoría de los casos esta destreza solo se adquiere con tablas y más tablas.

    – Determinados medios y conocimientos técnicos: las grabaciones sucias, con ruidos de fondo, mal montadas y con música que distrae son la tónica general. A menudo una persona es la engargada de grabar todos los streams de audio en una sola pista con las pérdidas que eso conlleva. Nadie conoce la EQ, la compresión, el ducking y el tratamiento de la voz… los recursos blásicos de broadcast. Ni ganas.

    – Un guión: un podcast tiene que contar una historia y no ser un listado temático mas o menos acordado en una hoja de Google Docs. Ese es el mejor de los casos porque en la mayoría son completamente improvisados y la improvisación puede ser muy divertida para el que graba pero totalmente anodina para el oyente que no participa en la conversación y se limita a escuchar pasivamente. La confección de un guión se aprende y tiene su técnica que conviene estudiar.

    – Es necesario que los asistentes tengan una cierta preparación en los temas a tocar. No vale que a uno le pregunten sobre algo y se limite a un «me parece bien», sino que tiene que desarrollar su punto de vista para aportar algo al oyente. En ocasiones tenemos participantes que también, por su manera de ser, resultan naturales y socialmente entretenidos, por lo que su preparación es menos importante. La clave es conocerse a uno mismo y practicar la retórica.

    – A pesar de tener toda la técnica sabida, la retórica practicada y el guión estudiado todavía falta un toque especial para hacer un producto sobresaliente, y es la química que surge de las conversaciones y las relaciones entre los participantes, lo que hace sentir determinadas cosas al oyente. Los debates excesivamente geeks matan completamente este [i]feel[/i]. Que te salga esto bien ya es de nota.

    El problema es que todas estas cualidades son, a priori, muy aburridas de desarrollar, requieren un esfuerzo, dedicación y estudio, y además los podcast deberían ser todo lo contrario: diversión y espontaneidad, ¿no? Pues resulta que al final tenemos el resultado de lo que cocemos: mucho ruido y una escena de poca calidad y sustancia en general. Pero esto tiene un aspecto positivo: es muy sencillo sobresalir cuando te lo curras.

  19. Esteban Pérez

    Una cita que circula mucho por Internet reza: «No conozco la clave del éxito, pero se que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo.»

    Los programas hechos por los podcasters amateurs españoles no le gustan a todo el mundo. Es más, suelen complacer a un número ínfimo de oyentes, comparado con las estadísticas que giran alrededor los podcast generados por las radios comerciales. Aún así, esas cifras resultan ser una recompensa enorme para aquellos que dedican su tiempo libre a crear y distribuir un audio en Internet, sea de la calidad que sea.

    La opinión sobre el podcasting expresada en esta columna es tan válida como las de aquellas que lo alaban, que son muy abundantes. Lo que refleja esta columna y su debate posterior, es que la actividad tiene cada vez más presencia en los medios y lo que es mejor, cada vez más seguidores.

    Toca a nosotros, los podcasters, escuchar las críticas, aprender y mejorar. De esa manera el crecimiento será aún más rápido.

  20. antonioquevedo

    De todo hay en el mundo, todos los argumentos son validos salvo la humildad de ciertos podcasters (soy el 1º que odia la arrogancia y la prepotencia).
    Sin embargo debo confesar que me divierto con muchos podcast y he aprendido muchisimo de ellos.
    Saludos.

  21. gilbertmc

    Creo que esto no se puede aplicar a cualquier podcast…

    Estoy suscrito a podcasts musicales y estos por mucho tiempo que pasen a veces me gusta escuchar episodios pasados o guardarlos para un posible futuro.

    Pero está claro que si se hablan de podcasts informativos, o hablas de algo que realmente sea interesante o realmente tu podcast no lo seguirán ni tus amigos.

  22. enalegre

    Pues yo lo único que saco de este artículo es que te pasa lo mismo que a la gente que piensa que twitter es aburrido, no has seleccionado los podcast adecuados.
    Yo desde luego sigo varios, todos en inglés, y si me parecen entretenidos, informativos y hasta didacticos. Y también interactivos. Así que el problema que tienes es de elección de lo que escuchas.
    Porque exactamente tus mismos criterios se podrían poner bajo el título: «Porque no leo blogs» (especialmente el tema egos…).

  23. Moccho

    Pues yo solo tengo una cosa que decir, pese a todos los defectos que pueda tener…
    ¡¡¡Viva el Podcastig!!!