En mi salón, con Tim Cook

En mi salón, con el Apple TV y pensando ¿cuánto ancho de banda estará usando esta gente? me dispuse a ver la Keynote de ayer, me faltaban las palomitas, y me sobraban los enanos revoloteando alrededor y pidiéndome que quitara al señor ese que no se le entiende y que pusiera los dibujos… Y fue un espectáculo. Más de lo que muchos esperábamos, por la cantidad (y a veces la calidad) de lo presentado.

En mi salón, con el Apple TV y pensando ¿cuánto ancho de banda estará usando esta gente? me dispuse a ver la Keynote de ayer, me faltaban las palomitas, y me sobraban los enanos revoloteando alrededor y pidiéndome que quitara al señor ese que no se le entiende y que pusiera los dibujos…

 

Y fue un espectáculo. Más de lo que muchos esperábamos, por la cantidad (y a veces la calidad) de lo presentado.

El Mac Mini

Quizá mi mayor decepción de la noche, fue el Mac Mini. A falta de lavado de cara, se convirtió en un purgado interno… faltó Carmen Machi, claro. Mi sensación es que podía haber sido más. Con la miniaturización a que nos está acostumbrando Apple (iPhone 5, nuevo iMac, iPad Mini…) me gustaría que el Mac Mini pudiera ser otra cosa. Especialmente una versión servidor mini, en la que prácticamente te puedes ahorrar la tarjeta de vídeo, usar SSD y dejarlo en el tamaño del Apple TV. Un cacharrito que lo dejaras en cualquier lugar enchufado, conectado por Wi-Fi, y al que acceder desde otro Mac o dispositivo iOS para manejarlo y delegar tareas “de segundo plano” (FTP, correo, descargas, almacenamiento compartido…).

 

Soñar es gratis, claro, y lo que presentaron, lejos de mi ideal, fue un cacharro que “ni chicha, ni limoná”. Igual diseño, y con una gama inicial muy básica: 4 Gb de RAM (incluso en la versión server), procesador i5, disco duro no SSD… En cuanto le pones esteroides de RAM, CPU y disco, la bromita se puede ir más allá de los 1.500 euros sin que sea un “maquinón”.

El nuevo iMac

¿Dónde está el ordenador? Mi primera impresión es que vuelve el iMac lamparita, con su pantalla delgada, delgada… qué recuerdos. El ejercicio de ingeniería es de nuevo impresionante, como se espera de Apple. La delgadez de la pantalla maravilla, aunque puestos a pedir, algún “detalle” de diseño en la base hubiera estado bien: más articulación (como el lamparita)… o un conector lightning, para ir cargando el iPhone sin liarnos con cables.

 

De momento Apple no se ha decidido a poner pantallas Retina en los iMac, pero claro, con esos tamaños de pantalla, habrá que esperar a que las gráficas “de portátil” que montan puedan mover con soltura unos teóricos 15 millones de píxeles que necesitaría el iMac 27″. Otra pregunta es si realmente, a la distancia que tenemos que situarnos de una pantalla de 27″, es necesario buscar el efecto Retina. A mí personalmente no me hace falta… de momento.

Quizá este producto fue el gran “tapado” de la noche, ya que podía haber sido el centro de cualquier Keynote. Puede ser un superventas, en plena era “post-PC”.

Macbook 13″ Retina

Me lo esperaba… y no. Era obvio que tarde o temprano llegaría, pero no esperaba que fuera en la presentación destinada al iPad Mini, y sólo poquitos meses después de haber llegado su hermano mayor el 15″. Parece una estrategia obvia el haber retrasado en el tiempo el 13″ Retina lo suficiente como para haber vendido unos cuantos 15″ Retina a gente que hubiera preferido un tamaño menor.

Hace apenas 3 meses tuve que cambiar de portátil, y viniendo de un Macbook Pro 13″ mi duda era irme a iguales prestaciones en un Air de 13″ con esteroides y menos peso, o por el mismo peso que mi Pro 13″ coger un 15″ Retina. Obviamente un 13″ Retina habría sido mi ideal… pero no había. Creo que como yo, muchos dudaron y optarían por un 15″ Retina sin necesitar más tamaño de pantalla.

Como producto, genial, para mí sigue siendo “el tamaño”, un 15″ me parece más “portable” que “portátil”, especialmente si, como yo por trabajo, viajas mucho (avión, facturación, bolso de mano, etc). No es demasiado caro (a igualdad de RAM, CPU y disco, son 200 euros más que la versión no-Retina) a cambio de superpantalla y menos peso.

iPad 4

Ahora se entiende aquello de no llamar iPad 3 al “Nuevo iPad”. Apple sabía que apenas duraría unos meses, dado que los ciclos de diseño y fabricación indican que cuando se presentó el Nuevo iPad, la cuarta generación ya debía de estar en prototipo. Obviamente, haber esperado 6 meses para lanzar directamente la versión presentada ayer hubiera traído muy malos comentarios de analistas y público, que esperaban en su día el iPad 3. Sin embargo, ahora Apple consigue lo contrario, dar un golpe de efecto a competidores (que ven cada vez más lejos alcanzar al iPad en potencia de cálculo) y a analistas de mercado, que tienen ahora carne fresca para hacer cálculos de ventas de cara a la campaña navideña. Eso sí, a costa de dar un bofetón a los que, como yo, tenemos un flamante “Nuevo iPad” que ya no es “Nuevo”.

Como producto, una revisión correcta con lo ya añadido al iPhone 5: Lightning, procesador A6 (en este caso “X”, probablemente con más núcleos GPU), LTE mejorado y nada más. Sigo echando de menos versiones de 128 Gb para grandes bibliotecas fotográficas, que en versión Retina ocupan demasiado, o bien un adelgazamiento que lo devolviera a la finura del iPad 2. Habrá que esperar a 2013.

iPad Mini

Entre que hubo muchas novedades antes, y todo lo filtrado… resulta que el iPad Mini casi pasa inadvertido ayer… al margen de algún detalle de especificaciones, la auténtica duda, el momento “climax” era el precio. Y para muchos no hubo grandes sorpresas. Apple sigue siendo Apple y ha decidido no batallar en la liga de los márgenes pequeños. Amazon vende su Fire HD a precio de coste, y ese no es el juego de Apple. Google vende su Nexus 7, de plástico, también casi a precio de coste. Apple podía haber destrozado a sus rivales jugando al mismo juego, y quizá hasta con algo de margen de beneficio, gracias a la ley de los grandes números, pero ha decidido que no.

El precio del Ipod Touch 5 era un indicador de que el iPad mini no podía bajar de los 300 dólares. Y además Apple ha decidido evitar que el iPad Mini fuera a canibalizar las ventas de su hermano mayor. Esto lo ha conseguido tanto con un precio “alto” para el segmento del Mini, como con el lanzamiento del iPad 4.

Mi reflexión real sobre lo que ocurrió ayer es que Apple se vio obligada a lanzar el iPad 4 para poder lanzar el Mini. Hace unos días, un comentario mío en Faq-Mac vaticinaba la resolución del Mini (1024 x 768) como detalle obvio para diferenciar al pequeño del iPad Retina. Y me equivocaba al aventurar que las capacidades del Mini serían 8, 16 y 32, dejando los 64 Gb como exclusivos del hermano mayor. Para mí, era lógico que, aparte de la pantalla, algo más diferenciara al recién llegado de su versión superior. Y Apple ha hecho eso, pero jugando otras cartas. Ya que le doy las mismas capacidades al Mini, tengo que darle algo más al hermano mayor, o el pequeño se lo come en ventas estas Navidades. Obviamente es la mejor decisión comercial, para Apple (que no para los disfrazados de fanboys) y mucho mejor que la alternativa de sacar un 8 Gb a 279 dólares/euros.

Como producto, más que correcto, aprovechando ideas de diseño del iPhone para poner más pantalla sin que signifique más tamaño (esos bordes laterales), sin complicar la vida a los desarrolladores con otra resolución, y con la potencia que hasta hace poco era “lo más de lo más”. Un gran lector de libros por su peso, y más que de sobra para el uso doméstico y no profesional de un tablet.

Tim Cook

Al viejo (permitidme la licencia, pero es que le veo así) se le vio más suelto ayer, vocaliza mejor, pone más énfasis, y cumple su promesa de haber presentado muchas cosas antes de fin de año. Le ha dado la vuelta a toda la gama Apple justo a tiempo para la época de mayor venta. Sigo echando de menos que se implique con los productos como lo hacía tito Steve. Como dice Alf en su columna de hoy, que los coja y los use, caramba. Que me sigue pareciendo que estoy ante el señor mayor que dirije una empresa pero le queda lejos el uso de sus productos, como si viera a mi padre… ¿No os parece sorprendente que sea 5 años más joven que Steve Jobs, y sin embargo nos transmita que es de una generación anterior?

Se acaba la emisión en mi Apple TV, y me ponen una carta de ajuste con barras de colores… qué retro.

Ya os pongo los dibujos, niños, podéis dejar el iPad.

In this article


Join the Conversation

2 comments

  1. asmodeo1

    Perdonda pero al mac mini ni lo toques. El poder cambiarle la memoria y el disco duro o ponerle uno o más hace que para mí merezca seguir ese tamaño por muchos años.

  2. alemancachondo

    A mí me cabrea lo del nuevo macbook pro… a escasos meses de haberme comprado la gama superior del macbook pro 13” van y sacan uno que le da mil vueltas.
    Por lo menos me consuela el que tenga la HD4000 igual que el mío y con tantos pixeles al final serán casi iguales.