Apple en Geeklandia, por Jesús Gallego

Mientras me dispongo a preparar mi último tramo de vacaciones estivales veo como va entrando en desarrollo lo que promete ser un otoño cargado de noticias tecnológicas. El verano en si ha sido bastante tranquilo y, por qué no, deliciosamente aburrido en este ámbito, sobre todo comparado con el del año 2011 cuando se registraron importantes movimientos en el sector que nos dificultaban el descanso y la necesaria desconexión.

Especialmente el litigio Apple-Samsung ha sido el origen de algunas de las historias más descabelladas que he escuchado últimamente como la que acusa a Apple de querer la patente del rectángulo con bordes redondos, perfectamente desmentido en este artículo de Steve Wildstrom para Techpinions, uno de los pocos que ha analizado la cuestión con cierto rigor (leyéndose las patentes en cuestión, algo que le debe costar mucho esfuerzo a la mayoría de los periodistas). Como sé que muchos de vosotros no lo vais a leer os lo resumo brevemente, por aquello de hacer honor a la verdad.

En cuanto al hardware Apple denuncia que los aspectos generales de su producto están protegidos por una patente de tipo “Trade Dress” (término legal de imagen de marca) que define como “un aparato electrónico rectangular con esquinas redondas y una superficie totalmente lisa de cristal bajo la cual se encuentra la pantalla que muestra iconos cuadrados con esquinas redondas y blablabla…”. Es decir, se demandaba a Samsung por violar las patentes de diseño general del iPhone, cosa que cualquiera que haya manejado un Galaxy y muchos de sus sucedáneos (Ace, Mini…) puede perfectamente corroborar. Acto seguido el abogado de Samsung intenta manipular a la prensa declarando que “Apple está intentando patentar el rectángulo con esquinas redondeadas y los iconos cuadrados” que es lo que recogen finalmente todos los medios al día siguiente y siendo fin de semana nadie va a llegar al fondo del asunto hasta el lunes, cuando ya ha pasado de moda la noticia. Esta maniobra es constantemente usada en las relaciones públicas políticas y empresariales para manipular a la prensa.

Vamos con las patentes de software. ¿Lo de Apple reclamando el gesto de “pellizcar para ampliar”? Totalmente inventado, ninguna de las patentes por las que fue demandado Samsung recogía ni esa ni otras acciones que se han comentado como el deslizar para desbloquear etc. Sí se da la razón a Apple en el veredicto acerca de tres patentes muy concretas:

El “efecto rebote” es una de las señas de identidad de iOS desde su concepción. Es la típica pequeñez que pasa desapercibida pero resulta crucial en la percepción subconsciente del software táctil. Es aquello que, una vez que pruebas Android, echas de menos y no sabes por qué. En unos dispositivos cuya superficie de contacto es un material duro y plano el feedback visual es lo que engaña a la mente, lo que hace que el software parezca hardware porque se comportan con las mismas propiedades físicas. La animación realista es el mismo truco que uso Pixar en sus primeros largos para hacer verosímiles sus personajes en la pantalla a pesar de tener serias carencias técnicas y limitaciones del render en 1995. Me gustaría pensar que la experiencia de Jobs en Pixar impulsó la creación de los frameworks de Core Animation que aparecieron por primera vez en iOS y posteriormente llegaron a OS X, que finalmente han resultado cruciales en la interacción con los dispositivos táctiles de Apple.

La segunda patente tiene que ver con el algoritmo usado por el dispositivo para distinguir entre gestos realizados con un dedo y dos o mas dedos. Pongamos por ejemplo, la manera en que iOS distingue el gesto con el que movemos un mapa con el dedo y otro en el que pasamos a pellizcar para hacer zoom. El método, y no el gesto, es lo que entraba en disputa y sin embargo la prensa tecnológica informó ampliamente sobre como Apple estaba intentando imponer la (inexistente como tal) patente sobre “pellizcar para ampliar” que solo posee de forma limitada y de hecho usan otros fabricantes en Android sin mayores problemas. Ofuscar el método con el ejemplo es una manera de manipular.

La tercera patente en disputa es la del “tocar para ampliar” y como el software analiza con un determinado algoritmo el contenido mostrado para ajustarlo al tamaño de la pantalla, de nuevo una de las señas de identidad de iOS ampliamente imitada en todos los dispositivos táctiles.

Se puede estar o no de acuerdo en que cosas como un algoritmo sean patentables. La mayoría del status quo tecnológico coincide en que las patentes de software se deberían abolir pero nadie hace un esfuerzo en ponerse en el lugar del trabajador que genera bienes intangibles como forma profesional de supervivencia. A mí me también gustaría que las patentes de software no existieran, al fin y al cabo las ideas siempre surgen gracias a otras ideas precedentes, pero siempre que se garantice alguna manera de recompensar y fomentar la creatividad. Se me ocurre, desde mi ignorancia en el campo, que algo así podría alcanzarse si las patentes de software (y por qué no, todas las demás) fueran extremadamente asequibles, no solo para las empresas sino para todos los ciudadanos.

Cuesta encontrar reflexiones acerca de estos temas en la prensa tecnológica, la superficialidad más banal es el nivel que muestra habitualmente (y me atrevería a decir lo mismo de la prensa en general, con sus honrosas excepciones), debidamente amplificada por los blogs nacionales que, para rematarlo, traducen muchas veces con errores de interpretación, obviando ampliamente las fuentes originales, muchas veces pasando de leer los artículos y quedándose con los titulares sensacionalistas, nunca contrastando opiniones… De esta manera llegamos a lo que he convenido en llamar Geeklandia: un vertedero del pensamiento único donde las falacias se regurgitan de un sitio a otro: de Alt1040 a Microsiervos, de Xataka a Applesfera, de Appleweblog a Menéame…

Resulta cuando menos curioso que el arquetipo de geek se tenga a si mismo por un pensador independiente, con espíritu crítico y analítico, de puesta en acción práctica y mente abierta cuando el lector tipo de, por poner un ejemplo, Menéame (la tiranía hecha karma) representa el paradigma del pensamiento único: beligerante con la derecha, aniquilador sistemático de la Iglesia, denunciador de Ryanair, justiciero de la realeza… siempre en posición de juzgar cualquier acción del colectivo estigmatizado, pues dicho pensamiento único le hace acreedor de la verdad. Siempre culpando al “sistema” y al “empresario explotador”, nunca reconociendo el error propio ni poniendo los medios o ideas para enmendarlo. No soy votante de derechas, no defiendo a la iglesia y me lo pienso bastante a la hora de volar con Ryanair (lo aclaro porque si no estás con ellos siempre dirán que estas en su contra) pero he visto incontables casos en los que las noticias contra estos y otros “colectivos odiados” se manipulaban o exageraban de forma descarada e injusta, pasando siempre a la cola de noticias viejas como verdaderas o con un pequeño desmentido tardío, imperceptible, de algún avispado comentarista. El daño ya está hecho, la noticia de primer impacto ha sido efectiva, generando una opinión, moldeando el pensamiento único.

En los noticieros generales siempre se cuela alguna historia denunciando algún tema que tiene que ver con Apple, sobre lo que sí me encuentro habitualmente informado porque suelo nutrirme directamente de las fuentes y luego leer las noticias, no al revés. Veamos que nos encontramos en los archivos de esta misma semana que termina:

Bruce Willis denunciará a Apple por la imposibilidad de transferir sus compras en iTunes a sus hijas. Negado horas más tarde por su propia mujer.

Antisec filtra un millón de identificadores UDIDs de dispositivos de Apple robados al FBI. Doblemente falso ya que calumnia a ambos. Negado por el FBI y Apple, un hackeo a Spankapps parece la causa más probable.

Y así constantemente, casi a diario. Publica primero, pregunta después. En los medios que difunden estas noticias hay, de forma invariable, algún comentario del geek de turno que espeta ignorantemente “algún día reventará la burbuja de Apple”. Quizás el día que empiecen a hacer las cosas mal. Pero criticar al gigante siempre queda güai y rebelde y te da un aura de pensamiento independiente.

Resulta, de nuevo, curioso que Geeklandia acabe por dar la razón a un fabricante de electrodomésticos de prácticas empresariales muy dudosas y nula ética en lugar de apoyar al que tiene una escala de valores y cumple con ellos, es riguroso y respetuoso con el diseño de sus productos, con sus trabajadores, con la privacidad de los usuarios y tiene un nivel de autoexigencia operativa y controles de calidad sin parangón en la industria (ojo, no son perfectos, sólo los mejores en su sector). Y aún por encima gana muchísima pasta con ello porque satisface a mucha gente. Debe haber algo en el fondo que jode, como aquel compañero del cole que hacía las cosas bien y aun por encima era popular. Debe haber algún rencor oculto que demuestra un inconfesable complejo de inferioridad. Da pena y rabia que el motor principal de colectivos minoritarios pero tan influyentes como el geek o el periodista sea el del odio sistemático, la envidia, las ganas de impresionar a los demás, la pereza por la investigación y nunca la búsqueda metódica de la verdad.

Un artículo de Jesús Gallego en su muy interesante Blog, TriRepetae

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
7 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
madmac
Admin
10 years ago

Muy bueno. Son estos artículos los que diferencian a Faq-Mac. Felicidades.

wenmusic
10 years ago

Buena y pausada reflexión. Cada vez aborrezco más las discusiones geek, por eso normalmente las suelo obviar, y cuando alguien trata de empezar una, directamente obvio el tema (lo cierto es que no hay mucho que tratar). Casi siempre… Pero me jode que haya personas que se crean mejores o más listos a través de un aparato, y si no, tratan de inferiorizar a los demás. Me parece mu tonto.

Alf
Alf
Admin
10 years ago

Estupendo artículo, Jesús. Y pongo la cruz en la parte que nos toca en geekelandia, que seguro que más de una vez atizamos el fuego del pensamiento único.

Yules
Yules
10 years ago

Excelente artículo. Aunque has obviado que lo que más abunda entre los comentaristas de geeklandia es una horda de críos, y asimilados, semianalfabetos. Desde luego, tratar de enfrentarse a ellos es agotador y es difícil no perder los nervios en alguna ocasión ante tanta osadía ignorante y que encima sea uno el que acabe baneado. Es como predicar en el desierto.

Esto no ha sido sino un renovado juicio de “look & feel” y, si nos retrotraemos a las causas que motivaron aquel, comprenderemos perfectamente el porqué de éste. Yo me alegro por Apple, pero no por la buena marcha de Apple que, ni me da de comer ni, desgraciadamente, incide siquiera en que se rebaje el precio de sus productos, sino por no terminar, por la presión de la masa, utilizando una caca de sistema operativo también en el smartphone, como ocurrió en su día en el escritorio con Windows.

Mandibul
Mandibul
10 years ago

Buen artículo que se centra en esta parte tecnológica del gran hermano cultural.
Mires donde mires hay doctrina inyectada en vena en la sociedad como en las mejores novelas de pensamiento único y gran hermano.

La propaganda está en todos los frentes: estado del bienestar, calentamiento global, judíos malos, cultura es lo que digan los actores de cine,…

Todo un océano de frases hechas, prejuicios, chascarrillos repetidos mil millones de veces y que individual y colectivamente no cuestionamos y que nos permiten pastar en el redil que nos han levantado (con nuestros impuestos, por cierto).

autoy
10 years ago

#3 Muchas gracias a vosotros por darme la oportunidad de expresar mi opinión en el que siempre he considerado el sitio de referencia de información relativa a Apple en castellano.

senior
senior
10 years ago

Totalmente de acuerdo. Muy triste lo de meneame: una página muy leída, que presume de progresista, y tolera la censura sin ningún pudor. Dejé de leerla cuando noticias como la presentación del nuevo iPad fue bloqueada para asombro de todo aquél que intentaba publicarla; la respuesta de los usuarios: “esto es meneame, y no se publican noticias de Apple” (salvo para difamarla, claro).

7
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x