Apple quiere matar el ratón

La historia de la compañía de Cupertino con el ratón es quizás una de las espinas mas profundamente clavadas en la cultura de una empresa que ha puesto siempre el diseño y la usabilidad por encima de otras características que el mainstream de la industria considera como esenciales.

Y es que a pesar de los múltiples esfuerzos de Apple, sus diseños en el campo de los ratones han sido recibidos, en el mejor de los casos, con tibieza y en la mayoría de las ocasiones, con gestos de desaprobación.

3561799981_c6ab1f21c6.jpg

El mito, repetido hasta la náusea por aquellos que odian a Apple, es que Steve Jobs robó las ideas del Centro de Investigación de Xerox en Palo Alto para el Macintosh. La verdad es que Job pagó por esas ideas con 100.000 acciones de la compañía un año antes de que la empresa saliera a Bolsa.

Jobs sabía que la demostración que le dio Bill Atkinson aquel día de 1979, con la nariz pegada al monitor y con Jobs dando vueltas por la habitación bastante emocionado, representaba la semilla de una revolución en el mundo de los ordenadores. Sin embargo, Jobs también sabía que esta tecnología nacía tocada en muchos niveles, comenzando por el ratón de tres botones que costaba 300 dólares de entonces que se rompió en 2 semanas.

El primer prototipo de ratón de Apple se construyó con platos de plástico, trozos de cuerda de guitarra, ruedecitas de trenes de juguete y la bola de un desodorante.

Las decisiones de Apple al respecto del diseño de ratones han sido siempre cuestionables. Durante muchos años mantuvo la política del ratón de botón único como opción para facilitar el uso del mismo mientras el resto de la industria abrazaba el concepto del segundo botón para desplegar menús contextuales. Tuvieron que pasar muchos años antes de que Apple decidiera rendirse a la evidencia de que su política de botón único estaba totalmente desfasada a pesar de ofrecer paños calientes con la posibilidad de usar el teclado para desplegar menús contextuales. La indiferencia a la hora de adoptar estándares de la industria como la posibilidad de alterar el orden de los botones para facilitar la vida a los usuarios zurdos (algo básico en usabilidad), acabó convenciendo a los compradores de ordenadores de Apple que debían reservar una partida económica adicional para comprar un ratón de terceras partes que el mercado ofrecía a precios competitivos con opciones y características mas allá de todo lo que ofrecía Apple para este periférico.

macintoshmice.jpg
Ratón Macintosh – 1984: Mientras que Macintosh es responsable de hacer que el ratón sea parte de nuestra vida diaria, en realidad fue una adaptación del ratón diseñado para Lisa y no fue el primer ratón en ser usado por Apple.

El último intento de Apple en este campo, el Magic Mouse, solo puede considerarse como un éxito a medias ya que a pesar de la inclusión de su impresionante tecnología táctil, la falta de opciones en el driver y su desaforado consumo de pilas ha convencido (he incluso, forzado) a muchos usuarios a levantar la vista de su escritorio y buscar otras opciones en el mercado.

Tantas y tan prolongadas equivocaciones le ha costado a la compañía de Cupertino que en general, sus ratones distribuidos con equipos nuevos directamente hayan pasado a cajones y armarios sin desembalar mientras eran sustituidos por contrapartidas de otros fabricantes que si se han tomado muy en serio lo que significa un ratón como Logitech o la misma Microsoft, que fabrica excelentes teclados y ratones.

2cmouse_2009.jpg
Ratón Apple IIc – 1984: Este ratón removía los colores de contraste que estaban en el ratón Macintosh y también ofrecía soporte para aparatos de juegos como joysticks.

apple_desktop_mouse_2009.jpg
Ratón de escritorio Apple – 1986

Opciones

En la historia reciente de la informática hay un momento clave en el que los fabricantes consiguieron que los portátiles fueran lo suficientemente baratos como para que la gran masa de usuarios tuvieran acceso a los mismos y pudieran disfrutar de un producto que hasta entonces había sido prohibitivo y que les permitía llevar su vida y trabajo digital a todas partes. El trackpad, como elemento de entrada y control e incluido en casi todos ellos, empezó con desarrollos tibios en los que su usabilidad en muchos casos era cuestionable para ir evolucionando de forma rápida para convertirse en un elemento de control mas pulido y sobre todo, útil.

apple-adb-mouse_2009.jpg
Ratón ADB II – 1993: Este nuevo modelo estaba incluido con todos los Macs entre 1993 y 1998.

imacmouse.jpg
Ratón iMac USB- 1998: Este ratón fue lanzado con los primeros iMacs y también se usó con el PowerMac G3 y G4.

APPLE-MOUSE_transparente.jpg
Apple posteriormente lanzó el último ratón de un solo botón con un nuevo formato, cubierta transparente. Estuvo disponible a lo largo de toda la gama.

mightymouse1.jpg
Mighty Mouse Inalámbrico – 2005: Se anunció y vendió por vez primera el 2 de agosto de 2005. Antes del Mighty Mouse, Apple sólo vendió ratones de un sólo botón con sus ordenadores, empezando con el Lisa 22 años antes. También estaba disponible una versión con cable que Apple vendió de forma separada o incluyó con sus ordenadores

apple-magic-mouse-multi-touch-surface.jpg
El Magic Mouse, la última versión de lo que Apple entiende que debería ser un ratón

Apple si ha hecho un gran trabajo con el trackpad en sus portátiles, que ya hace varios años son su segmento principal en cuanto a venta ordenadores por encima de las unidades de escritorio, y muchas de sus ideas son elementos comunes hoy en día en todos los portátiles que de comercializan: la inclusión de capacidad multitáctil ha sido seguida por el resto de los fabricantes en mayor o menor medida y es normal e incluso sorprendente que gestos que estás acostumbrado a usar en el Mac “de toda la vida” como el scroll con dos dedos estén disponibles de forma natural en otros equipos.

Sin embargo, el iPhone lo cambio todo.

Cuando Apple lanzó el iPhone, comenzó una larga carrera en la definición de un nuevo estándar: la comunicación gestual. Es conocido que Steve Jobs, CEO de Apple es un auténtico fan de “las manos” como el periférico por naturaleza del ser humano y en muchas ocasiones ha sido sorprendido examinando sus propias manos, absorto en tratar de comprender como adaptar la perfección biológica de esta parte del cuerpo humano a la informática de consumo.

Y con el iPhone, sentó las bases de esta comunicación. La pieza que faltaba para Jobs en este puzzle fueron los gestos multitáctiles que comenzaron a incluirse en el teléfono de Cupertino como un nuevo lenguaje que ha ido evolucionando a lo largo de los años haciéndose cada vez mas útil (y también mas complejo). Llegado un momento, este idioma, junto con la tecnología adyacente se ha hecho lo suficientemente rico e útil como para separarse del iPhone e incluso de los portátiles y comenzar a escribir su propio camino con el Magic Trackpad.

Descubriendo el nuevo Magic Trackpad

El Magic Trackpad cumple una labor adicional: esa un puente entre los portátiles de la compañía y sus ordenadores de escritorio donde los usuarios de portátil pueden seguir usando ese protocolo de comunicación al que están acostumbrados sin tener que “regresar” a tecnologías para ellos anticuadas como es el ratón. Con el trackpad mulitáctil gestual en los portátiles y una réplica para el ordenador de escritorio, el ratón “por si mismo” ya no tiene una razón de ser y pasa, indefectiblemente al fondo de los cajones o como regalo o periférico de emergencia.

Cómo funciona el nuevo Magic Trackpad. Incluye demostración usando Motion 4.

Al trackpad le falta algo, sin embargo, que todavía supone un handicap para desbancar al ratón: la precisión de uso. Esto no quiere decir que la tecnología subyacente no permita un alto grado precisión, sino que la forma de interacción entre el usuario y el dispositivo (el dedo contra una superficie plana) no es tan conveniente ni sencilla de usar para conseguir altos grados de la precisión necesaria para realizar ciertos tipos de tareas en ocasiones muy comunes entre los usuarios.

Solo esta barrera que Apple debe saltar separa a la compañía de Cupertino de eliminar el ratón de sus estanterías y dejar exclusivamente a los usuarios en manos de la tecnología táctil en la que supera, de momento, al resto de la industria en facilidad de uso, manejo y productividad.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
11 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
11 years ago

No estoy de acuerdo con el comienzo del artículo. De los ratones de Apple sólo he probado el Mighty Mouse con cable y el Magic Mouse. Ambos me parecen fantásticos, cómodos y van de maravilla. Te aseguro que no los cambio por uno tradicional.

Anónimo
Anónimo
11 years ago

La integración en Lion del Magic Mouse es muy buena, se han ampliado los gestos que puede hacer y ahora son más cómodos. La duración de las pilas con las recargables de Apple (o lo que es lo mismo, Sanyo Eneloop) es tan buena que no necesitas recargarlas en al menos un par de meses.

joseluismen
joseluismen
11 years ago

Muchos de sus tan denostados ratones eran supercómodos. El del iMac G3 de colores, de forma tan redonda, fue durante mucho tiempo mi ratón de cabecera. Incluso lo he llegado a usar con un antiguo 7200 cuya ratón se rompió, a pesar de haber comprado otro, ya no era lo mismo. Prefiero los de Apple. Los de cable blancos actuales de cinco botones, son algo menos cómodos, pero sobretodo, el principal problema para mí es que no son aptos para uso diario: su bola se encasquilla cada dos días, he de buscar alguna manera de limpiarlo a diario, si quiero seguir usando ese maldito botón… que la verdad, normalmente no echo de menos.

El Magic Trackpad me pareció buena idea hasta que lo he probado. Hace una semana compré uno, y ya lo he vuelto a meter en la caja, estoy pensando si devolverlo o volver a darle una oportunidad. La verdad que para mí, tantos botones y movimientos diferentes me obligan a tener que pensar en cada momento que he de hacer para conseguir lo que quiero.

Y para mi, el mejor en cuanto forma fue siempre el redondo azul, como dije. Se adapta perfectamente a mi mano y nunca me dió problemas. Acepto que algunos busquen más opciones, pero no todos somos iguales. También tengo alguno de otras marcas llenos de botones, alguno inálambrico también, y jamás he conseguido usarlos más de un par de días. Incluso varios de ellos volvieron a sus cajas de embalajes, por diseños totalmente inadecuados, como por ejemplo vender un ratón sin cable, con dos pedazos de armatostes para comunicar ordenador y ratón mayores que el teclado y ratón juntos,… o tener que meterle a dichoso ratón dos o incluso cuatro en alguno, pilas que impiden levantar el ratón de la mesa si no es con ambas manos… Realmente, a mi no me molesta tanto el cable, sobretodo si para quitarlo he de tolerar esto. Que se quede donde está.

Anónimo
Anónimo
11 years ago

El ratón tiene los días contados
Hola Faqmaquers una vez más doy mi opinión,
creo que al ratón le quedan los días contados,en mi caso ya hace 5 años que no lo uso primero porque me acostumbré a usar un lápiz con una tableta Wacon y segundo que ahora uso el trackpad y se lo recomiendo atodo el mundo ya que trabajas más fácil y usando los gestos + los atajos de teclado se trabaja más cómodo y no cargas tanto los trapecios ni tienes problemas en el túnel carpíano.
es mi opinión.

el errrante

Anónimo
Anónimo
11 years ago

No estoy de acuerdo con Alquimista ya que es ratón redondo, al tener cable, no podía girar mucho bajo tu mano y ciertamente para los que tenemos manos pequeñas era de los más cómodos.
Compré el trackpad nada mas salir y he de decir que lo esperaba desde hace años (quería una wacom para mis dedos!) pero después de usarlo una semana, me provocó una tendinitis brutal que me hizo llegar a la conclusión de que es un buen cacharro si no lo usas a diario (y mucho).
Nunca he usado ratones de terceros excepto un trackball para cuando no tenía sitio en el escritorio…

… y muy a menudo sigo haciendo ctrl+click en vez de botón derecho… hay costumbres difíciles de soltar…

🙂

Mazin
Mazin
11 years ago

Y ahora me doy cuenta de lo viejo que soy, al ver que he utilizado todos los ratones que Apple ha sacado al mercado… eso me deprime un poco.

Pero el lado positivo es que me he adaptado a todos los cambios, ahora mismo tengo varios meses de usar el Magic Trackpad y no extraño al viejo ratón. (salvo en circunstancias que requiero alta precisión)

Alquimista
Alquimista
11 years ago

Mi ratón favorito siempre fue el ADB I, el cuadrado del 86.
Y el peor sin duda el primer USB redondo. Como se ve en la foto, el botón no tenía ningún relieve lo que hacía que rotara bajo la mano y acabaras pulsando un botón que ya no estaba bajo el índice… Más tarde añadieron un hueco que permitía ‘al tacto’ saber que el botón estaba en su sitio.
En los tiempos del USB creo que he usado más tiempo ratones Logitech que Apple.

Por otra parte, el empecinamiento de Jobs por el monobotón les llevó a diseñar los primeros ratones táctiles, y de ahí al actual Magic Mouse, así que el sacrificio no ha sido en vano.

Anónimo
Anónimo
11 years ago

En primer lugar aclarar que el ratón redondo fue para mi el único malo. Esa forma hacía perder el “Norte” del mismo a los pocos minutos de uso.

Segundo. Si el ratón muere, tendrá 2 herederos. El trackpad para uso doméstico y el lápiz para uso profesional. Hoy en día el genial Magic Mouse es un híbrido de ambos. Tiene la casi sencillez del trackpad y la casi precisión del lápiz óptico.

Anónimo
Anónimo
11 years ago

Cuando compré mi iMac con un ratón blanquito le dí una oportunidad pero volvió al cajón a los 5 minutos de uso.

Una tableta wacom con su ratón o lápiz es el ratón de mi ordenador principal. Aparte de ésta, logitech es lo mejor que he usado en ratones o trackballs. Tengo un trackball de hace una pila de años de la marca logitech que sigo usando de vez en cuando y funciona perfectamente.

El blanquito, por diversos motivos he tenido que volver a usarlo y aparte de la bola atrancada característica me resulta incómodo…

Anónimo
Anónimo
11 years ago

Yo a diferencia de muchos todavia no me siento comodo con el mouse y el tracpad, el mouse es util, pero despues de un tiempo es cansado y suele ser lento a la hora de realizar ciertas acciones, con los trackpads ya sean o no multi-touch, me suelen ser todavia más incomodo y lentos (yo llego a confundir mucho los comandos), y una pantalla tactil nunca ha sido una solución para mi, ya que es molesto tener que alzar la manos para realizar cliks y gestos a diestra y siniestra como yo los hago, en cambio mi solucion fue una tableta digitalizadora wacom con su pluma, me es menos cansado usar la pluma ya que mi mano es ta acostumbrada a ella y el dezplazamiento es más rapido.

radar
radar
11 years ago

El ratón no desaparecera, por lo menos durante un largo tiempo. Los trackpads incluídos los de las partátilles no son tan precisos como el ratón. En mi MacBook Pro nunca he usado el Trackpad. Uso el último modelo de ratón de Apple.

11
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x