Escribe tu búsqueda

Tim Berners-Lee advierte contra la desinformación en internet, por Javier García del Valle

Compartir

DSC00158.JPG¡Buff!, creo que me ha salido un título muy largo. Pero dice todo lo que hay que decir, en principio. Ese Tim Berners-Lee es, para los que no estamos puestos en el quién es quién de internet, el creador de la www, del lenguaje html (gracias al cual, por ejemplo, si pinchas en el nombre de este señor, arriba, te aparece la página de la wikipedia en la que hablan de él). En resumen, internet es como es gracias a este señor, y funciona, y yo se lo agradezco mucho.

Pues bien, este señor tan importante se ha dado cuenta de que internet es una fuente inagotable de rumores, información inexacta o directamente mentiras inventadas por gente como yo (impresentables ignorantes o con una creatividad orientada al robo y la estafa, o simplemente extraños escritores frustrados; lo que sea, pero mentirosos). En una entrevista en la BBC (en inglés; si queréis una reseña en español, mirad esta, de faq-mac) este hombre dice que algunos de los rumores que se difunden en la red son abiertamente peligrosos, y cita dos, de los cuales sólo uno es verdaderamente peligroso: el del colisionador de hadrones cuyo agujerito negro se va a tragar el mundo y el que advierte del peligro de la vacuna triple vírica para los niños. La verdad, seguro que podía haber puesto ejemplos mejores que el del colisionador, pero el de la vacuna sí que es peligroso porque alguna burra parda podría dejar a un niño sin vacunar y esto llegar a provocarle un problema grave. También recuerdo aquello (que también es mentira, ¿eh?) de que si marcas el PIN de tu tarjeta al revés un dispositivo avisa a la policía para aquellos casos en los que tengas a un atracador obligándote a sacar dinero del cajero; este también es peligroso porque puedes ganarte un navajazo innecesario (excepto si tu PIN es capicúa). Hay un montón de idioteces semejantes rulando por la red.

A raíz de estos rumores potencialmente tan peligrosos, este señor no aboga por la elaboración de un índice de credibilidad numérico otorgado por un Gran Hermano todopoderoso, sino por que diversas organizaciones juzguen la credibilidad de distintos sitios. Entiendo yo que es como levantar la veda para llamar mentiroso al que lo es. Sin embargo, para eso tenemos que determinar en qué medida son veraces los que juzgan. Vaya, que este señor no hay duda de que tiene muy claro lo que quiere decir, pero o no lo dijo bien, o los de la BBC no lo recogieron bien o soy yo, que soy muy obtuso. Y tampoco es que haya que complicarse tanto la vida. Para saber si una web te está engañando, sólo mira si hay animaciones flash tocándote los huevos, ralentizando el ordenador e intentando distraerte (esas de “haz click en los cojones del mono y ganarás 1.000€”, “enhorabuena, eres el gilipollas 1.000.000 que entra aquí y te ha tocado un premio”, o “tu windows tiene un virus -que me encanta cuando lo veo en el mac-, pulsa aquí para limpiar tu ordenador”); ese tipo de sitios para mí no son en absoluto fiables por definición. Y los demás, pues un poco de sentido común es suficiente (sin ir más lejos, ya os digo que la mitad de lo que escribo me lo invento).

Ya, ya, que yo no soy tan listo. Que yo también me he tragado bolas inmensas. Pero al final las cosas se acaban descubriendo. Es verdad que en internet los rumores se propagan muy rápidamente, pero las discusiones acerca de su veracidad son también muy rápidas, y la verdad sale a la luz antes que en los rumores tradicionales boca a oreja, que podían permanecer vivos durante generaciones.

news-graphics-2007-_649257a.jpgEstas declaraciones las hizo en el contexto de la presentación de la Fundación World Wide Web, cuya intención es trabajar en pro de la democratización de la red (que se extienda más allá de los países ricos) y de su neutralidad. Y es en este ámbito, en el de la neutralidad en el que dice:

No sólo se trata de que me digan a qué sitio web ir para comprar mis zapatos, que es el incentivo comercial, sino a dónde debo ir para decidir por quién votar. O adónde debo ir para decidir a qué tipo de religión quiero o no pertenecer. Y sobre todo, a dónde debo ir para distinguir lo que es la verdad científica, y lo que son sólo sandeces“.

Acojona un poco que alguien tan respetado en este campo pida que exista algún modo de distinguir qué sitios propagan verdades científicas para distinguirlas de las sandeces, en el mismo párrafo en el que habla de religión y política. Podemos admitir que existe la verdad científica, aunque filosóficamente no está del todo clara, pero de ninguna manera podemos determinar qué religión es más o menos válida, y lo mismo digo de las opciones políticas.

Ya digo. Puede que yo no sea muy listo, que los de la BBC tampoco hilen muy fino o que este señor se haya dado a las bebidas espirituosas. O todo a la vez.

Un artículo de Javier García del Valle de su bitácora “lento y disperso

Enlaces relacionados

  • La desinformación es uno de los principales problemas de Internet
  • Dejar un comentario

    A continuación

    Twitter
    Visit Us
    Tweet
    YouTube
    Pinterest
    LinkedIn
    Share