Proponen nodos suicidas para proteger las redes de los hackers

seguridad2.pngInformáticos de la Universidad de Cambridge han propuesto una nueva técnica para proteger las cada vez más numerosas redes descentralizadas: nodos “suicidas”. La idea consiste en proporcionar a todos los nodos de una red la posibilidad de autoeliminarse para acabar con un nodo maligno que se haya introducido en la red. La técnica se llama “revocación suicida”, y permite a un nodo decidir rápidamente si el comportamiento de otro nodo es malévolo. En tal caso, este nodo será atacado y eliminado. Según sus creadores, han tomado como ejemplo la manera que tienen las abejas de proteger su panal.

Un acto de autodestrucción, parecido al que llevan a cabo las abejas cuando mueren para defender su panal, ha inspirado a informáticos de la Universidad de Cambridge para desarrollar un nuevo sistema de protección de redes informáticas contra hackers.

Esta técnica se llama “revocación suicida”, según explican sus creadores en un artículo publicado el año pasado en Operating Systems Review y expuesto el pasado verano en el Fourth European Workshop on Security and Privacy in Ad hoc and Sensor Networks ó ESAS 2007.

En el Japón medieval, la clase guerrera de los samuráis era instruida de acuerdo a un rígido código de honor. La lealtad al grupo era absoluta: el señor feudal tenía poder sobre la vida y la muerte de sus súbditos. Sus samuráis estaban siempre dispuestos a demostrar su fidelidad incuestionable haciendo un ritual suicida llamado seppuku. También llevaban a cabo ese ritual para reconocer su responsabilidad sobre un error, para expiar su culpa o para limpiar el nombre de su clan.

El informático Tyler Moore, del Laboratorio de Informática de la Universidad de Cambridge, ha tomado esta idea como punto de partida para plantear una nueva estrategia para proteger las redes descentralizadas de posibles ataques. La primacía del interés de la comunidad sobre el propio puede ser también aplicada a la hora de proteger una red informática distributiva.

Este nuevo enfoque se basa en proporcionar a todos los nodos la posibilidad de destruirse a ellos mismos, llevándose consigo también cualquier intruso malévolo. “El aguijón de una abeja es un mecanismo muy potente para proteger el panal, sin embargo, una vez usado, la abeja se muere”, comenta Tyler Moore, en un artículo publicado por NewScientist.

Este sacrificio es una garantía contra los nodos maliciosos que atacan otros que no lo son. “Nuestro mecanismo suicida funciona de un modo muy parecido al de otros sistemas destinados a proteger redes, pero es a costa de su propia participación (en dicha red)”, comenta Moore.

Más información en Tendencias científicas

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x