Synology Drive: Tu nube personal

Synology Drive es un sistema para tener tu propia nube en tu NAS de Synology.

El comportamiento es igual al de una nube convencional, el fichero está en tu equipo y se sincroniza con tu NAS. 

No es lo mismo que acceder al NAS a través de red (por protocolo afp o smb), ya que en ese caso el fichero sólo está en le NAS y el usuario accede directamente el NAS para trabajar. 

En caso de acceso directo al NAS dependes mucho más de la velocidad de conexión para tener un buen rendimiento, ya que en todo momento estás pidiendo datos al NAS para trabajar y mandándolos al NAS para almacenar. Si estás en una red local, donde el NAS y el equipo de trabajo están en la misma red, ya sea por Wi-Fi o por Ethernet, el rendimiento va a ser muy bueno pero si estás conectado a través de Internet, ya sea en otro local, vivienda o por datos móviles, se va a notar mucho más la conexión.

Con el sistema de ficheros sincronizados, el fichero está en tu equipo, por lo tanto el acceso es instantáneo para trabajar, tanto para ir a leer información como para guardarla. Y cuando haces un cambio, Drive, en segundo plano, sin que hagas nada, se encargará de enviar los cambios al NAS para que guarde una copia idéntica del fichero que acabas de modificar.

Si trabajas con varios dispositivos (Mac, iPad, iPhone) el propio NAS se encarga de enviar los cambios en los ficheros a los distintos dispositivos. Así, si modificas un documento en el ordenador, el cambio subirá al NAS y el NAS enviará una copia actualizada a iPad y al iPhone, de modo que tendrás la misma información en todos tus dispositivos.

Y, evidentemente, la carpeta puede estar compartida con otros usuarios, de modo que la información se actualizaría también a los demás (o se te actualizaría a ti si los demás hacen algún cambio).

Así pues, la gran ventaja de un funcionamiento mediante carpetas sincronizadas es la velocidad y la independencia (podrías trabajar incluso si se corta la conexión a Internet). 

Una de las desventajas es que el fichero ocupa espacio en tu dispositivo: si trabajas directamente en el NAS el fichero nunca queda en tu dispositivo y no ocupa espacio, pero con el sistema de sincronización los ficheros están duplicados, en el NAS y en todos los dispositivos. 

Otra de las desventajas es que tienes que tener un proceso en marcha, en segundo plano, sincronizando todos los cambios. No es muy importante hoy en día, con la potencia de los equipos que tenemos, pero es algo que no existe si accedemos directamente al NAS.

Sincronización a petición

Recientemente Synology ha incorporado una mejora muy importante en los Mac: Sincronización a petición o bajo demanda (Synology Drive  3.2.0-13238). La idea es que los ficheros no están en tu Mac, están en el NAS, y se descargan automáticamente cuando los abres. 

El resto del funcionamiento es el mismo, es decir, trabajas con un fichero en local, haces los cambios, y cuando acabas se guardan en local y el sistema se encarga de sincronizarlos con el NAS. 

La gran ventaja de esta solución es que los ficheros no están ocupando espacio en tu dispositivo de trabajo, sólo los ficheros con los que estás trabajando en ese momento. Esto supone un gran ahorro de espacio.

La desventaja es que el acceso a un fichero no es tan rápido como si ya lo tuvieses en tu equipo, pues se tiene que descargar desde el NAS.

De todos modos, el fichero con el que acabas de trabajar se queda en tu disco duro durante un tiempo, de modo que si después, mañana o la semana que viene tienes que seguir trabajando en él, lo tendrás en local y el acceso será instantáneo. Cuando ya llevas mucho tiempo sin usarlo, entonces el sistema, por si mismo, lo borra de tu equipo y lo deja en el NAS.

Para el usuario todo esto no supone ningún esfuerzo, ya que no tiene que hacer nada. El usuario ve todos los ficheros en el Finder como si estuviesen en su disco duro local (estén realmente en el disco duro o estén sólo en el NAS), los abre directamente, trabaja con ellos y los guarda como si el NAS no existiese. 

La sincronización a petición puede parecer una pequeña mejora, pero es algo que puede resultar vital, la diferencia de usarlo a no usarlo. Supongamos que estamos trabajando con el NAS en un entorno de empresa, donde la carpeta compartida es muy grande, como 1 TB o más. Quizá no podríamos sincronizar los ficheros ya que ocuparían más de lo que cabe en el espacio de nuestro dispositivo, sin embargo, con la sincronización a petición tenemos todos los ficheros del NAS a nuestra disposición, pero no están ocupando espacio más que aquellos que estamos usando. 

Una de cal y una de arena

La mala noticia es que la sincronización a petición sólo está disponible para macOS 12.3 (Monterey), no podremos usarla con versiones anteriores. Lo mismo sucede en Windows, donde requiere cierta versión de Windows 10 como mínimo.  

La buena noticia es que esta versión de Drive (3.2.0-13238) ya es totalmente nativa para Apple Silicon y no necesita Rosetta 2, por lo que es más rápida y eficiente. 

Cómo utilizar Drive

Tienes que instalar Synology Drive Server en el NAS, ya que se encargará de sincronizar los archivos con todos los dispositivos.  

En el iPhone y el iPad puedes descargar Synology Drive de la App Store y luego usarlo dentro de Archivos de iOS / iPadOS como si fuese una carpeta más. 

Sin embargo no está en la Mac App Store para el Mac, tienes que ir a buscar lo a la web www.synology.com en Soporte > Centro de Descargas. Allí eliges NAS, pones tu modelo y buscas en Utilidades de Escritorio. 

Luego sigues los pasos para instalar. Tendrás que tener a mano la clave de administrador. 

Tienes dos formas de acceder, usando Quick Connect o poniendo la URL y puerto de tu NAS. Si utilizas URL y puerto, Synology te recomendará pasar a Quick Connect, pero puedes seguir por este sistema. 

Dentro tienes dos opciones, trabajar en forma de sincronización (lo que hemos descrito en este artículo) o sólo hacer copia de seguridad. 

Si sólo hacemos copia de seguridad tendremos los archivos a salvo, pero no nos sirve para para sincronizar los datos con distintos dispositivos. 

Luego podemos elegir la carpeta que queremos sincronizar del NAS y donde se almacenará en nuestro ordenador. Tenemos que ponerle un nombre, ya que podemos tener distintas carpetas sincronizadas. 

En el ejemplo le he puesto Home, porque va a sincronizar mi carpeta personal. Es importante marcar la sincronización a petición si queremos disfrutar de las ventas que hemos comentado en este artículo.

Ahora puedes ir a Finder, y a la izquierda, en Ubicaciones, verás Synology Drive. La primera vez tienes que pulsar sobre el botón “Activar” para que comience a funcionar. 

Verás que todas las carpetas y archivos tienen una nube a la derecha del nombre, esto nos indica que están en el NAS y no en local. Y en el momento que abras uno de esos ficheros, pasará a tener la marca verde, indicando que está en local. 

5 1 vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios

Lost your password? Please enter your email address. You will receive mail with link to set new password.

wpDiscuz
0
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x