El tortuoso camino hacia la dimisión de Jobs y el ascenso de Tim Cook

Hoy Tim Cook es una figura indiscutible. Su hablar pausado, su modestia a la hora de acaparar los focos y su control férreo de la cadena de producción han convertido a Apple en un máquina de hacer dinero y conseguir cuota de mercado.

Aunque algunos siguen suspirando por un idealizado Jobs que lanzaba productos revolucionarios cada año (algo que nunca ocurrió), Cook ha demostrado que puede liderar innovando en lo grande y en lo pequeño. Desde los AirPods a los M1/M2, pasando por los servicios de suscripción, Apple sigue coleccionando éxitos mientras sus líneas de siempre siguen progresando sin síntomas de debilidad.

Sin embargo, por todos estos años en la dirección de Apple, durante mucho tiempo Tim Cook fue un líder contestado, improbable, que parecía sustituir a Jobs precisamente por su falta de carisma, de forma que seria fácilmente reemplazable llegado el caso.

Como sabemos, eso nunca ocurrió, y ahora se le ve más cómodo que nunca en los zapatos del CEO de la empresa más importante del mundo.

Sin embargo, el camino que le ha llevado a esta posición fue duro y lleno de dolor, porque vino a costa de la vida de aquel que le rescató del mundo beige de los PCs y le acompañó mientras resucitaban una empresa que cogieron -prácticamente- en bancarrota.

Así ocurrieron los hechos:

La primera batalla

Jobs fue diagnosticado por primera vez con cáncer de páncreas mucho antes del otoño de 2003. En un ejemplo extremo de la naturaleza obstinada de Jobs, luchó contra su enfermedad usando medicina alternativa, así como con una dieta especial.

Finalmente, en el verano de 2004, Jobs se sometió a una cirugía, conocida como “procedimiento de Whipple”, que extirpó con éxito el tumor. Como director de operaciones de Apple en ese momento, Tim Cook asumió las funciones de Jobs de forma provisional durante su licencia y posterior recuperación.

Jobs informó a los empleados de Apple sobre el cáncer poco antes de su cirugía, y reveló el diagnóstico y la cirugía después de que ocurrieran. Esa información, y los rumores de antemano, habían dejado a muchos dentro y fuera de Apple, preguntándose sobre el futuro de la empresa.

Aun así, Jobs no abordó largamente la batalla contra el cáncer de manera pública hasta su ahora famoso discurso de graduación en la Universidad de Stanford en junio de 2005.

“Hace aproximadamente un año me diagnosticaron cáncer”, dijo Jobs a los graduados de Stanford. “Me hicieron una gammagrafía a las 7:30 de la mañana y mostraba claramente un tumor en mi páncreas. Ni siquiera sabía lo que era un páncreas. Los médicos me dijeron que casi seguro se trataba de un tipo de cáncer incurable, y que no debería esperar vivir más de tres a seis meses”.

“Mi médico me aconsejó que me fuera a casa y pusiera mis asuntos en orden, que en lenguaje médico quiere decir que debía prepararme para morir”, añadió Jobs. “Significa tratar de decirles a tus hijos en solo unos meses todo lo que pensabas que podrías decirles en los próximos 10 años. Significa asegurarse de que todo esté atado para que sea lo más fácil posible para tu familia. Significa decir adiós”.

En un ejemplo, tal vez, de su famoso “campo de distorsión de la realidad”, el discurso de Jobs no fue exactamente una representación precisa de la línea de tiempo, que dejó de lado el período de varios meses en el que utilizó tratamientos alternativos.

A pesar de esa predicción de tres a seis meses, Jobs pareció recuperarse bien en los próximos dos años. Se recuperó lo suficiente como para que la atención a su salud disminuyera, aunque nunca se desvaneció por completo.

Preguntas de salud

La Conferencia Mundial de Desarrolladores de 2006 fue la primera de varias apariciones públicas que causaron susurros sobre si Jobs no estaba bien. Su apariencia aún no mostraba claramente una enfermedad, pero estaba notablemente más delgado que en la anterior WWDC.

Además, algunos, incluida la revista Forbes, comentaron que su actuación en el escenario no fue de tan alta energía como lo solían ser en tales eventos.

“¿Está enfermo Steve Jobs?”, preguntó el editor y columnista de Forbes Rich Karlgaard, señalando la apariencia demacrada de Jobs, así como las sombrías tasas de supervivencia para el tipo de cáncer contra el que había luchado solo un par de años antes. “Apple sin Steve Jobs es impensable… Y realmente, realmente esperamos que la respuesta a nuestra pregunta principal sea no”.

La columna de Karlsgaard fue quizás la primera en plantear una pregunta con la que los periodistas y éticos lucharían durante los próximos años, con respecto a Jobs.

Incluso el propio Karlgaard en ese primer artículo cuestionó si era responsable o no especular sobre el estado de salud de una persona pública. Karlgaard creía que, normalmente, a Jobs se le debería dar su privacidad, pero también señaló cuántos miles de familias dependían de Steve Jobs en ese momento.

Después de eso, los rumores de salud de Jobs estuvieron a fuego lento durante la mayor parte de 2007, pero volvieron a lo grande al año siguiente, cuando Jobs apareció en la WWDC de 2008, ahora con un aspecto claramente desmejorado.

Un portavoz de Apple respondió a las preguntas sobre su aparición diciendo a la prensa que Jobs sufría “una infección común”.

Esa negación no calmó las dudas, lo que llevó a la infame llamada telefónica de Jobs con Joe Nocera de The New York Times.

Cultura del secreto

Nocera, entonces columnista de economía del Timesescribió un artículo el 26 de julio de 2008 sobre lo que llamó “la cultura del secreto de Apple”. Comenzó criticando a Jobs por alterar la línea de tiempo de su diagnóstico en el discurso de Stanford y omitir la parte de pasar nueve meses tratando de vencer al tumor con una dieta especial.

Luego, señaló que la declaración estándar de Apple, en lugar de incluir cualquier negación sobre el cáncer, era simplemente afirmar que “la salud de Steve es un asunto privado”.

En consecuencia, Nocera acusó a Apple de ser opaca con sus inversores y el público. Escribió que “simplemente no se puede confiar en que Apple diga la verdad sobre su director ejecutivo”.

Una vez que se enteró de que Nocera estaba escribiendo sobre el asunto, Jobs decidió llamarlo.

“Crees que soy un capullo arrogante que piensa que está por encima de la ley”, dijo Jobs. “Y yo creo que eres un cubo de fango que no entiende correctamente la mayoría de los hechos”.

Jobs continuó diciéndole a Nocera, extraoficialmente, cuáles eran sus problemas de salud exactos. Más tarde, Nocera reconoció que los problemas de salud de Steve Jobs eran “mucho más que una infección común”, pero no potencialmente mortales y no una recurrencia del cáncer.

“Después de colgar el teléfono, se me ocurrió que el propio Jobs me acababa de dar la misma información que se negaba a compartir con los accionistas que le han confiado su dinero”, escribió Nocera.

Ese septiembre de 2008, en un evento para iPod, Jobs se burló de la controversia mostrando la cita de Mark Twain “los informes de mi muerte son muy exagerados” en la pantalla detrás de él.

Desequilibrio hormonal y ausencia

Sin embargo, la salud de Jobs pasó a primer plano una vez más en enero siguiente, cuando no pronunció su discurso habitual en la Macworld Expo.

En una carta fechada el 5 de enero de 2009, Jobs declaró que se le había diagnosticado un “desequilibrio hormonal”, que era la razón de su pérdida de peso extrema. Dijo que se sometería a tratamiento, pero que seguiría siendo CEO.

“Así que ahora he dicho más de lo que quería decir, y todo lo que voy a decir, sobre esto”, escribió Jobs.

Sin embargo, solo nueve días después, Jobs escribió otra carta en la que reveló que “durante la semana pasada he aprendido que mis problemas relacionados con la salud son más complejos de lo que pensaba originalmente”.

Por lo tanto, anunció un permiso médico que se extendería hasta junio. Una vez más, Tim Cook intervendría como CEO interino.

Jobs posicionó el anuncio como un intento de evitar distracciones para la empresa y “permitir que todos en Apple se centren en ofrecer productos extraordinarios”.

No funcionó, especialmente con el consejo de administración de Apple. No estaban contentos de que Jobs ocultara sus problemas de salud, ni al público, ni a ellos.

Mucho más tarde, Jerome York, entonces miembro de la junta, dijo al Wall Street Journal en ese momento que estaba “asqueado” de que Jobs no hubiera sido más honesto sobre las revelaciones de salud. Dijo que incluso había considerado renunciar a la junta por ello.

Sin embargo, por razones desconocidas, el Journal no informó de esto hasta después de que York muriera al año siguiente.

En abril de 2009, Jobs se sometió a un trasplante de hígado, aunque este hecho tampoco se reveló hasta mucho más tarde. Tampoco lo fue el hecho de que Cook se hubiera ofrecido a donar parte de su propio hígado para ayudar a Jobs, una oferta que fue rechazada.

Steve Jobs no apareció en la WWDC en junio de 2009, pero volvió a trabajar en Apple según lo previsto, más tarde ese mismo mes.

Luego apareció en el escenario, por primera vez en casi un año, en septiembre, en un evento para introducir una nueva línea de iPods.

“Me gustaría dar las gracias a todos en la comunidad de Apple por el sincero apoyo que recibí”, dijo. “Realmente significaba mucho. Y también quiero dar las gracias especialmente a Tim Cook y a todo el equipo ejecutivo de Apple. Realmente estuvieron a la altura de las circunstancias y dirigieron la empresa muy hábilmente en ese difícil período”.

Después de eso, el año 2010 se asoció más con el lanzamiento del primer iPad y el iPhone 4. Había muy pocas noticias sobre la salud de Jobs, pero, por supuesto, el problema nunca desapareció del todo.

La última baja

El 17 de enero de 2011, Jobs anunció que volvería a tomar un permiso médico.

“A petición mía, la junta directiva me ha concedido un permiso médico de ausencia para que pueda centrarme en mi salud”, escribió Jobs en una carta. “Continuaré como CEO y participaré en las principales decisiones estratégicas de la empresa”.

Una vez más puso a Cook a cargo, pero a diferencia de su permiso de 2009, no anunció una fecha de regreso prevista.

“Amo mucho a Apple y espero volver tan pronto como pueda”, añadió Jobs. “Mientras tanto, mi familia y yo agradeceríamos profundamente el respeto por nuestra privacidad”.

Jobs haría su última aparición pública no en un evento de Apple, sino en una reunión del Ayuntamiento de Cupertino el 7 de junio, discutiendo los planes para la nueva sede de Apple.

El último día

“Siempre he dicho que si alguna vez llegara un día en el que ya no pudiera cumplir con mis deberes y expectativas como CEO de Apple, sería el primero en hacéroslo saber”. Dice la carta de Jobs, el 24 de agosto de 2011. Desafortunadamente, ese día ha llegado”.

Continuó “recomendando encarecidamente” que la junta implementara su plan de sucesión, con Cook ascendiendo al cargo de CEO.

“Creo que los días más brillantes e innovadores de Apple están por delante. Y espero ver y contribuir a su éxito en un nuevo puesto”, dijo Jobs. “He hecho algunos de los mejores amigos de mi vida en Apple, y les agradezco a todos los muchos años de poder trabajar juntos”.

Según se informa, Jobs, a pesar de su permiso, trabajó un día entero en la sede de Apple y asistió a una reunión de la junta el mismo día de su renuncia.

Steve Jobs murió el 5 de octubre de 2011. Tenía 56 años.

Faq-mac: Siempre recordado

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios

Lost your password? Please enter your email address. You will receive mail with link to set new password.

wpDiscuz
0
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x