[Diez días de verano] Camino de Santiago

Un grupo de amigos nos hemos reunido para hacer el Camino de Santiago desde el punto de salida en Madrid, jornada a jornada, hasta llegar a Santiago. 

Un fin de semana al mes, vamos haciendo las jornadas. Claro que hemos parado dos años por la pandemia y la prohibición de circular. Pero ya hemos retomado.

Podría escribir infinidad de reflexiones sobre lo que aprendo de estas excursiones, y la cantidad de notas mentales que me hago para no olvidar.

Pero por empezar por el principio, te quedarías asombrada (querida persona) de saber que, efectivamente, a pesar de todo el progreso, el asfalto y los rascacielos, se puede salir de Madrid andando, por caminos públicos y adentrarte en la comunidad.

Claro que hay tramos urbanos, pero el hecho de sortear la plaza de Castilla, llegar a Tres Cantos, Colmenar Viejo… hasta llegar a la sierra de Madrid sin tener que coger ningún medio de transporte, sólo con unos calcetines que no hagan arrugas y una buena suela /ya es mucho más de lo que tenían los peregrinos originales, me ha causado profunda admiración y es algo que no olvidaré.

Sin embargo, quiero levantar hoy mi copa virtual en agradecimiento de todos los que me precedieron, y que se han molestado en ir marcando el camino roca, farola, hito o suelo, cada pocos metros, para que nadie (o casi) pueda perder sus pasos camino de Santiago.

Las flechas amarillas, todas uniformes, perfectamente pintadas, a lo largo de kilómetros y kilómetros, perfectamente ubicadas y apuntando al transeúnte en la dirección adecuada, son como una caricia que recibes cada pocos metros.

Alguien, con amor, dedicación, y altruismo, ha ido cargando con un bote de pintura y una brocha para que los que vinieran detrás lo tuvieran un poco más fácil. Y detrás de esos, otros han ido complementando las dudas añadiendo nuevas flechas amarillas. 

Ahora ya vamos por Valladolid, así que no podemos volver a casa después de la caminata, y salimos el viernes para volver el domingo y aprovechamos para hacer dos etapas.

Como te decía, hay innumerables lecciones que encogen mi corazón con emoción al recordarlas, como la autonomía del viaje a pié, los paisajes, la libertad, los retos, la compañía, la convivencia… y así podría seguir.

Pero por hoy quiero quedarme en los secretos de una ciudad de la que se puede salir a pie y la generosidad de aquellos que me han precedido brocha en mano rehaciendo ellos el camino para que yo no me pierda.

Que sepan que hoy -seguro que años después de que lo hicieran- sigue siendo una labor apreciada y agradecida.

Espero que tu también puedas hacer algo así por alguien de tu entorno. Hacer algo sin esperar nada a cambio es, con mucha diferencia, una de las sensaciones más satisfactorias que experimentarás nunca.

Te lo deseo.

Puedes escuchar este texto (exclusivamente aquí):

https://www.faq-mac.com/wp-content/uploads/2022/08/Camino-de-santiago.mp3
Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios

Lost your password? Please enter your email address. You will receive mail with link to set new password.

wpDiscuz
0
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x