Cómo proteger tu información personal y tus contraseñas

No solo tienes que cuidar el exterior de tus dispositivos, sino también el software y tus datos. Esto es lo que puedes hacer de forma regular para mantener tus contraseñas y cuentas seguras.

Suponemos que la mayoría ya sabéis la importancia de mantener tu “hogar digital” limpio, y que seguís las buenas prácticas para mantener vuestra información a salvo cuando navegáis por internet (ya sabes, no descargar archivos de webs que no conoces, y ese tipo de cosas).

Sin embargo, si hace mucho tiempo que no lo haces, aquí recogemos algunas razones de peso para dedicar un tiempo a reparar todas las posibles grietas que hayan podido aparecer en tu vida digital, por la que puedan filtrarse tus datos privados.

La razón principal es que Internet está lleno de malas personas cuyo trabajo es obtener tu información privada. Esto puede variar desde algo tan sencillo como tu dirección de correo electrónico hasta tan catastrófico como tus cuentas bancarias y de crédito.

Con el robo de identidad y las estafas financieras en aumento, es aconsejable protegerse tanto como sea posible.

Pero también hay otras razones. Todos vivimos muy rápido y a veces nos olvidamos de las pequeñas cosas. Tal vez querías suscribirte a esa aplicación el año pasado, pero la realidad es que no la has tocado en seis meses.

Recibir una factura por suscripciones que no estás usando siempre es frustrante, por lo que reservar periódicamente 20 minutos para asegurarte de que no estás pagando por algo que no usas también es algo que merece la pena.

Juntos vamos a repasar algunas de las formas en que puedes ayudar a mantener tu presencia en línea ordenada y segura. Después de todo, dedicar una hora a hacerlo cada pocos meses puede ahorrarte tiempo, dinero y muchos dolores de cabeza.

Crear contraseñas únicas, cada vez

La mejor manera de protegerse contra una situación verdaderamente catastrófica es limitar las formas en que los actores maliciosos pueden entrar en tus cuentas.

Cuando se produce una fuga de datos, el nombre de tu cuenta o dirección de correo electrónico a menudo se publica junto con la contraseña de la cuenta filtrada.

Si se trata de tu dirección de correo electrónico, el hacker no necesitará mucho esfuerzo para que un hacker pruebe esa misma contraseña filtrada en otros sitios, como los principales sitios de tarjetas de crédito, los bancos y los comercios por internet como Amazon.

Asegurarse de tener una contraseña única para cada cuenta evita que los piratas informáticos puedan ampliar sus daños a otros sitios.

Nuestra forma favorita de generar y almacenar contraseñas únicas es el llavero de iCloud de Apple. No solo permite la generación de contraseñas con un solo clic, sino que también las almacena y sincroniza en todos tus dispositivos Apple.

Apple también utiliza cifrado AES de 256 bits de extremo a extremo para proteger sus datos. Eso significa que incluso si alguien hackeara iCloud, no podría acceder a tu información.

Apple incluso proporciona información útil, lo que le permite ver cuándo ha reutilizado una contraseña, cuándo es probable que se adivinen fácilmente o cuándo la contraseña ha aparecido en una fuga de datos.

Cómo configurar el llavero de iCloud en el iPhone y el iPad

  1. Abre Ajustes
  2. Pulsa Contraseñas
  3. Activa el llavero de iCloud

Cómo configurar el llavero de iCloud en el Mac

  1. Haz clic en el menú Apple
  2. Haz clic en ID de Apple
  3. Haz clic en iCloud
  4. Marca la casilla junto a Llavero

Ahora, cuando crees una nueva cuenta en un sitio web, Llavero te ofrecerá crear y guardar una contraseña única y segura.

Cómo comprobar tus contraseñas con el llavero de iCloud en el iPhone y el iPad

  1. Abre Ajustes
  2. Desplázate hacia abajo y pulsa Contraseñas

Cómo comprobar tus contraseñas con el llavero de iCloud en el Mac

  1. Haz clic en el menú Apple
  2. Haz clic en Preferencias del sistema
  3. Selecciona Contraseñas

Desde aquí podrás ver tus contraseñas dentro de Llavero. También podrás ver si alguna contraseña se ha visto comprometida.

Por supuesto, iCloud Keychain no es el único gestor de contraseñas que existe. Hay varias otras alternativas: Google, por ejemplo, ofrece el mismo servicio y lo vincula a tu cuenta de Google. 1Password y LastPass también son alternativas populares.

Sea cuales sea el servicio que elijas, asegúrate de comprobar rutinariamente que tus contraseñas no se han visto comprometidas. Si encuentras alguna que haya aparecido en una fuga de datos, tómate el tiempo para restablecerla. Idealmente, deberías hacerlo al menos una vez al año, pero recomendamos hacerlo trimestralmente.

Habilitar la autenticación de dos factores para todas las cuentas principales

Siempre que sea posible, debes habilitar la autenticación de dos pasos para tus cuentas más confidenciales, incluidos tus sitios web de correo electrónico, bancos y tarjetas de crédito, y cuentas de atención médica.

La autenticación biométrica es la mejor, pero incluso un simple mensaje de texto puede contribuir en gran medida a evitar el acceso no autorizado a una cuenta.

Muchos sitios web están empezando a ofrecer autenticación opcional de dos pasos, y muchos servicios financieros lo requieren. Así que hazte un favor y aprovéchalo para cualquier cosa con datos particularmente confidenciales: vale la pena los pocos segundos adicionales cada vez que inicies sesión.

Comprueba esas cuentas antiguas y elimina las que no necesites

Si llevas usando Internet durante años, o décadas, lo más probable es que tengas muchas cuentas antiguas por ahí. Así que, siempre que sea posible, haz un chequeo rápido para asegurarte de que esas cuentas estén adecuadamente protegidas.

Es aún más inteligente ir un paso más allá y eliminar cualquier cuenta antigua que no estés usando, especialmente las cuentas de correo electrónico antiguas que todavía pueden contener información confidencial.

La mayoría de los sitios web modernos hacen que sea razonablemente fácil eliminar una cuenta, ofreciendo una opción en la página de configuración del usuario. Si no encuentras una opción de eliminación de cuenta, intenta enviar un correo electrónico al servicio de atención al cliente del sitio web.

No facilites más información de la obligatoria

Muchos sitios web requieren que crees una cuenta antes de poder acceder. Así que, en lugar de darles tu correo electrónico principal, que probablemente venderán a otros anunciantes, te sugerimos utilizar una cuenta alternativa.

Aunque podrías crear una cuenta de correo electrónico secundario específicamente para usarla en este tipo de sitios, Apple también tiene una gran solución.

La función Ocultar mi correo electrónico permite crear una dirección de correo electrónico de retransmisión, que reenviará todos los correos electrónicos de un sitio al correo electrónico asociado con tu ID de Apple.

Posteriormente, cuando desees cortar el contacto con un sitio, o cualquier número de anunciantes a los que hayan vendido su correo electrónico, simplemente tienes que desactivar esa cuenta de correo electrónico.

Puedes obtener más información sobre Ocultar mi correo electrónico aquí, nuestra útil guía que explica la función y cómo usarla.

Comprueba tus suscripciones

Como habíamos mencionado antes, una frustración especial se produce al descubrir que te han facturado una suscripción que olvidaste que todavía estaba activa. Es por eso que sugerimos revisar tus suscripciones al menos dos veces al año; aunque, de nuevo, creemos que es una buena idea hacerlo trimestralmente.

Para las suscripciones de Apple, es bastante fácil comprobar lo que sigue activo, lo que se renovará pronto y lo que está programado para caducar.

Cómo comprobar tus suscripciones en el iPhone y el iPad

  1. Abre Ajustes
  2. Pulsa la imagen de tu ID de Apple
  3. Pulsa Suscripciones

Cómo comprobar tus suscripciones en Mac

  1. Haz clic en el menú Apple
  2. Abre Preferencias del sistema
  3. Haz clic en ID de Apple
  4. Haz clic en Contenidos y compras
  5. Junto al subtítulo Suscripciones, haz clic en Gestionar

Una vez que hayas accedido a tus suscripciones, puedes desplazarte y comprobar qué suscripciones están activas. Entonces, cancelarlas es tan fácil como pulsar la suscripción, desplazarse hacia abajo y seleccionar “cancelar mi suscripción”.

Incluso puedes cancelar la suscripción de forma preventiva, ya que las suscripciones te permiten seguir utilizando el servicio hasta la fecha en que se agote.

Darse de baja de todos esos molestos boletines

Sé honesto: ¿con qué frecuencia te encuentras eliminando molestos correos electrónicos diarios de empresas en las que compraste un artículo hace años (o pude que ni siquiera hayas comprado nunca)? Sin duda nos ha pasado a todos.

En lugar de eliminar esos correos electrónicos, tómate un tiempo para darte de baja de ellos. Si utilizas la aplicación Mail de Apple, puede haber un práctico botón de “cancelar suscripción” si abres el correo electrónico. La mayoría de los boletines legítimos tienen opciones claras de cancelación de suscripción, generalmente en la parte inferior del correo.

Si bien permanecer suscrito no es necesariamente dañino, esos correos electrónicos pueden acabar amargando tu día, teniendo que eliminarlos por decenas de tu bandeja de entrada y hacer que sea más fácil perderte los mensajes que realmente son importantes

¡Tampoco te olvides de los demás miembros de tu familia!

Si bien es una gran idea asegurarse de gestionar todos tus datos, no te olvides de las personas menos conocedoras de la tecnología de su familia.

Dedica un tiempo para ayudar a los miembros mayores de la familia y a los adolescentes a mantener sus cuentas seguras. También puedes tomarte el tiempo para hacerlo ahora en lugar de esperar a que se produzca un desastre en el futuro.

Alf

Propietario de www.faq-mac.com.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios

Lost your password? Please enter your email address. You will receive mail with link to set new password.

wpDiscuz
0
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x