4.2k 0

Apple ProRAW

Si alguna vez escuchaste algo sobre Apple ProRaw y no sabes exactamente qué es, ni para qué sirve, te invito a que leas al completo este artículo. Cuando lo finalices tendrás una visión global, precisa y concisa sobre esta tecnología que usan los modelos Pro de iPhone, particularmente el 12 Pro, Pro Max y los iPhone 13 Pro y Pro Max.

Antes de explicar sobre este formato fotográfico, necesitamos entender qué es un archivo RAW, ya que de no ser así no podremos comprender de qué se trata Apple ProRaw.

En fotografía, cuando tomamos una imagen, la mayoría de cámaras del mercado usan los formatos JPEG y RAW. Cada cual tiene sus ventajas e inconvenientes. Precisamente la gran ventaja del formato RAW, como su nombre indica en inglés “crudo” es que sacamos la fotografía con toda la información guardada para que después podamos retocar dicha imagen que en JPEG sería imposible porque en este formato, la información de cómo se capturó la foto no se guarda.

En una imagen RAW podremos retocar o modificar la exposición, la luminosidad, los blancos, los negros, las sombras, el nivel de ruido, entre otros ajustes. Pero estas modificaciones hacen uso de los datos almacenados tras sacar la fotografía, dándonos una flexibilidad mayor que si fuera un JPEG, de ahí su versatilidad.

Ahora me diréis muchos de vosotros que en JPEG también se pueden modificar varios ajustes, pero la realidad es que está más limitado, es una modificación virtualizada (como cuando tenemos una imagen de 640×480 pixeles y la ampliamos a 1280×1920), el software usa algoritmos (más avanzados cada vez) para generar esa información que en realidad no existe (y a estas alturas deberíamos saber que no se puede sacar de donde no hay, por mágico que sea el algoritmo).

En el iPhone 12 PRO Apple presentó su formato de fotografía Apple ProRAW. Todas las cámaras de este teléfono (y las versiones PRO del 13) pueden captar fotografías en este formato, pero ojo, no es el formato RAW que se conoce tradicionalmente en fotografía. Para entendernos, es un pseudo RAW.

¿Por qué el formato fotográfico diseñado por Apple no es un formato RAW real?

Cuando disparas en Apple ProRaw, estás obteniendo un híbrido entre Raw y JPEG que se basa en un archivo de imagen de 12 bits (el JPG emplea 8 bits para codificar el tono de cada canal RGB, es decir, 24 bits en total), mientras que el RAW emplea de 12 a 14 bits por cada canal).

Apple aplica sus algoritmos de fotografía computacional basados en Deep Fusion para que la imagen captada sea lo suficientemente buena sin necesidad de retocarla a posteriori.

Apple ProRAW pesa entre 10 y 12 veces más que un archivo JPEG, precisamente por la información que almacena. Tenlo en cuenta y si piensas que no tienes el espacio suficiente en tu iPhone, captura en ProRaw sólo aquellas imágenes que realmente desees retocar después beneficiándote de la flexibilidad que te brinda ese formato.

¿Cómo habilitar el formato ProRaw?

Para usar ProRaw ve a Ajustes—> Cámara —> Formatos y asegúrate de que Apple ProRAW está en verde.
Recuerda que solo los iPhone 12 Pro, iPhone 12 Pro Max y sus “hermanos” iPhone 13 Pro y Pro Max permiten hacer fotos en este formato. Pero si no tienes ninguno de estos modelos, no te preocupes, algo se puede hacer.

Puedes usar apps de terceros que permiten capturar fotografías en RAW (aunque realmente no sean Raws auténticos, si no virtualizados) pero funcionan bastante bien.

Personalmente uso Adobe Lightroom en su app para iPhone cuando quiero sacar una foto en “bruto”. Estas fotografías tienen el formato DNG, formato que desarrolló Adobe ante la falta de un estándar abierto, pues cada fabricante usa un RAW propietario, por ejemplo Sony usa el suyo, Canon hace lo mismo, Nikon también tiene su propio Raw, etc.

Te animo a que hagas la prueba: saca una foto en Lightroom con formato DNG (RAW) y retócala dentro de la app, te ofrece múltiples ajustes. Después saca esa misma foto en JPEG (o una similar) y realiza unas modificaciones directamente desde el iPhone con su función editar.

Observa detenidamente las sutilezas, las similitudes y las diferencias entre ambos resultados, yo te diría que te fijaras en las sombras, los negros y las iluminaciones. Si puedes comparar esas dos fotos en una pantalla relativamente grande, 13” en adelante sería lo ideal, te resultará más fácil comprobar las diferencias, aunque para ojos no entrenados quizás sea difícil notar esos detalles importantes en la primera vez.

Limitaciones de Apple ProRAW

Debemos saber un detalle, y es que este formato se basa en software, después de todo es fotografía computacional. Por este motivo presenta limitaciones, por ejemplo no funciona en modo retrato. Esto es así porque este modo ya en sí depende mucho de la fotografía computacional para las capas y el desenfoque artificial.

Últimas palabras sobre Apple ProRAW

Si no tienes una cámara réflex o evil (cámaras de prestaciones similares a las réflex, no tienen espejo, son de objetivos intercambiables, cuentan con visor electrónico y son de tamaño inferior, más compacto y ligero) y haces del iPhone tu cámara principal, ProRaw funciona muy bien y es una función que vale la pena usar, siempre con la intención de retocarlas después.
No soy tan atrevido como para meterme en el debate de Cámara Réflex VS iPhone. La intención de este artículo es presentarte el formato fotográfico diseñado por Apple para que lo conozcas y entiendas qué es, pero recuerda que la teoría no sustituye a la experiencia, así que te animo a que realices fotos con este formato si puedes y veas lo que aporta a tus fotos.

Comparativa

La fotografía tomada con la cámara del iPhone y editada automáticamente, ofrece un resultado más enfocado, resaltando más los finos detalles. Para el ojo entrenado en fotografía, este resultado es forzado, por llamarlo de alguna manera. Sin embargo, la foto tomada en Lightroom (DNG) y retocada en Camera Raw ofrece un resultado más natural, aunque depende ya del tipo de retoque que cada persona realice. Otro detalle fundamental es que el DNG tiene 16 bits de color mientras que el JPG cuenta con 8 bits de profundidad de color.

No puedo acabar estas palabras sin presentar a la modelo de la fotografía, mi gata Iris, que posó de forma tan natural y espontánea como sólo ella sabe. Amares de la vida cotidiana…

Nota: se recomienda visualizar las fotografías al 100% para ver las diferencias. Recuerda que después de todo estás visualizando archivos jpg en este artículo, y que conlleva pérdida de resolución y detalles, por eso lo ideal sería que tomaras una fotografía en Apple ProRaw o usando una app de terceros y comparar.

Deja una respuesta