Todo lo que sabemos del nuevo Mac Pro

El nuevo ordenador profesional de Apple se ha diseñado para no dejar a nadie indiferente. Hasta el momento, esto es lo que sabemos.

Anunciado como lanzamiento en el otoño, el nuevo Mac Pro de Apple está pensado para servir a los mercados profesionales en los que Apple tiene intereses económicos: vídeo, audio, desarrollo de aplicaciones y posiblemente algún centro educativo y de computación.

Por supuesto, el primer comentario que me llegó (y que luego he visto repetido en estas mismas páginas a través de los comentarios) es que el precio es astronómico y que hay una brecha demasiado grande entre el Mac mini (el «otro» ordenador que Apple vende sin monitor) dejando a una gran cantidad de usuarios potenciales sin ordenador a la medida de sus capacidades de gasto.

No me voy a extender aquí sobre la estrategia de Apple y qué mercados decide ocupar, porque lo hemos discutido a fondo con el iPhone. Solo apostillar que parece que no les va mal con esta política de dedicarse sólo a los segmentos donde pueden obtener el margen que desean, ofreciendo productos diferenciados.

A continuación os ofrecemos un artículo de Apple Insider donde recuperan toda la información importante sobre el nuevo Mac Pro de Apple.

¿Qué procesadores utiliza?

Según Apple, hay cinco procesadores diferentes en el Mac Pro, todos de la familia Xeon W de Intel. 

El modelo base utilizará un Xeon W.3223 de ocho núcleosa 3,5 GHz que podrá llegar a 4GHz utilizando Turbo Boost. Este chip tiene 24,5 MB de caché y soporta hasta 1 TB de memoria a 2666 MHz.

El Xeon W-3235 de 12 núcleos llega los 3,3 GHz y hasta los 4,4 cuando se utiliza TurboBoost. Tiene 31,25 MB de caché. én admite. Aunque también admite hasta 1 TB de memoria, es compatible con pastillas de 2933 MHz, aumentando su rendimiento.

El modelo intermedio es el Xeon W-3245 de 16 núcleos a 3,2 GHz, llegando a los 4,4 GHz con Turbo Boost. Equipado con 38 MB de caché, también es compatible con hasta 1 TB de la memoria a 2933 MHz.

Llegando a los modelos superiores, el Xeon W-3265M de 24 núcleos a 2,7 GHz puede alcanzar una velocidad máxima de 4,4 GHz, y con 38 MB de caché, tiene soporte para hasta 1 TB de memora a 2933 MHz.

Por último, el modelo más alto de la gama, el Xeon W-3275M de 28 núcleos a 2,5 GHz, puede utilizar Turbo Boost para llegar a los 4,4 GHz, y tiene 66,5 MB de caché, con la misma capacidad de memoria el modelo de 24 núcleos.

Aunque Intel (Ark) lista la caché de cada procesador con un valor menor, lo que indica, derecho, es la caché L3 incluida en cada chip. Por otro lado, los valores de caché de Apple se basan en la combinación de la caché L3 y la caché L2, lo que puede confundir a los que miren con lupa el hardware incluido. 

¿Soldada o «pinchada»?

La naturaleza modular del Mac Pro también ha llevado a otro cambio de diseño en Apple, como es el uso de un procesador «pinchado». 

Apple solía soldar el procesador directamente en la placa, en vez de incorporar sistemas de integración, para evitar cambios de procesador después de la compra, así como ahorrar espacio, al no necesitar la incorporación de mecanismos. Esto es especialmente evidente en las líneas de producto MacBook, que se basan en el ahorro máximo de espacio y peso. 

Al usar un procesador «pinchado», significa que el Xeon W puede ser reemplazado por otro procesador. Para las empresas esto significa que el procesador es una pieza reparable que puede ser sustituida dejando la máquina desactivada el mínimo tiempo posible, en vez de tener que enviar el Mac Pro improductivo porque hay que enviarlos Apple para que lo reparen.

Apple podría ofrecer la sustitución o actualización como servicio, aprovechando el controlador de hardware incorporado, de manera que, a diferencia de lo que ocurría con las primera generaciones de Mac Pro (del 1.1 al 6.1) en los que dejaba a los usuario la capacidad de actualizar ellos mismos el chip, ahora haya que pasar obligatoriamente por Apple.

¿Donde está la RAM? ¿Es un diseño por las dos caras?

El diseño de Apple para el Mac Pro puede parecer a primera vista similar al de un PC, con las piezas conectándose a la placa base, pero en este caso Apple esta conectando muchos mas componentes de los que cabrían en un solo lado.

La solución que Apple aporta es colocar algunos de los componentes en la parte trasera del placa base, separados del resto del hardware.

Una selección de piezas delgadas están colocadas en una estrecha sección cerca la parte trasera, específicamente los modelos de almacenamiento y la RAM, liberando el frontal para elementos mas voluminosos. Esto también permite a Apple colocar la RAM cerca del procesador, sin que la gigantesca ventilación se meta por medio.

La RAM está en la parte trasera de la paca base

Otra ventaja de dividir los componentes es que eso permite dividir las fuentes de refrigeración. Mientras que los grandes ventiladores pueden impulsar aire a través de los componentes principales, otro ventilador independiente puede empujar aire al reducido espacio donde se encuentra la RAM y el almacenamiento, permitiéndoles operar a mayores temperaturas que otros componentes.

¿Cómo de cara es la RAM?

El coste de la RAM variará dependiendo de la capacidad que se escoja en la página de configuración de Apple, así como procesador. El modelo de 8 núcleos utiliza memoria de 2666 MHz mientras que el resto usa 2933 MHz, aunque todos los modelos usan memoria ECC. 

Apple también ha publicado las combinaciones de memoria que usará para la RAM, haciendo que sea más sencillo calcular cuánto costará cada tramo. 

Merece la pena señalar que el coste de la memoria fluctúa, y puede haber cambiado drásticamente en el momento del lanzamiento del Mac Pro en el otoño.

Cogiendo los modelo más baratos de lo que se encuentra por internet, cuatro módulos de ocho GB podrían costar 260 dólares para los simms que van a 2666 MHz, mientras que su precio sería de 272 para los que funcionan a 2933 MHz.

Configurar 192 GB de memoria costaría entre 1092 $ y 1296 $,dependiendo de la velocidad.

Si lo que queremos es añadir 768 GB de memoria, usando 12 módulos de 2666 GHz, el precio rondaría los 6600 $, lo que nos da una idea de hasta qué punto la inversión puede aumentar para conseguir un Mac Pro con las máximas prestaciones.

Si además tenemos en cuenta que Apple suele cargar precios exorbitantes por la memoria y por los discos duros, el precio podría ser aún más desquiciado.

También es posible que Apple aproveche un margen más estrecho en la RAM para hacer más competitivo su modelo profesional, dando por hecho que el beneficio ya lo obtiene con la CPU.

¿Cómo se alimentan las tarjetas de expansión?

El Mac Pro tiene ocho ranuras de expansión PCI Express, que pueden usarse de diferentes maneras. Junto a la ranura PCI Express x4 de media altura, con la tarjeta de entrada y salida (I/O) de Apple instalada, una ranura x6 y dos ranuras x8, también hay espacio para dos bahías MPX que pueden usarse bien con dos módulos MPX para gráficos o como dos pares para ranuras de doble ancho x1 y x8. 

Generalmente la alimentación para una tarjeta en la ranura PCI Express o bien le llega a través de los conectores de la propia ranura o se obtiene a través de una fuente de alimentación en forma de conector PCI-E independiente con una cabecera de 6 o 8 contactos de alimentación.

En el Mac Pro parece ser muy diferente. 

Para el trio independiente de ranuras, Apple informa que hay disponible una «alimentación independiente de 75 W» pero no dice cómo la suministrará. Teniendo en cuenta que podría ser usada por tarjetas PCI Express de otros fabricantes, podría ser una derivación de la alimentación principal a través de un cable. 

En las bahías MPX cada uno de los módulos puede ocupar hasta 500 Watios de potencia. La explicación de Apple es que la ranura PCI Express x16 ofrece hasta 75 Watios de alimentación por ella misma, mientras que la ranura PCI-e extra tiene un conector adicional que ofrece hasta 475 W por ella misma, algo similar a lo que Apple hizo con las tarjetas de vídeo ADC en los tiempos de las torres G4 y G5.

Conectores que pueden aportar alimentación a las tarjetas PCIe

Una posibilidad sobre como se podría aportar alimentación extra la encontramos en un lateral de la placa base. Numeradas del uno al ocho, parece que se utilizarán para conectar cables a la fuente de alimentación, una solución potencialmente mas elegante que tener cables entrando a través de la carcasa desde la alimentación.

¿Por qué son los modelos MPX tan grandes?

Una tarjeta gráfica normal de las que se usan en PCs o una carcasa externa puede considerarse grande si tiene un diseño de doble ancho, pero sólo porque requiere el espacio para el ventilador y para que el calor se disipe sin interferir con otros componentes.

En el módulo MPX, Apple ha decidido crear una caja muy grande para la tarjeta gráfica. El tamaño extra permite a Apple crear una salida de calor que recorre casi completamente el interior del Mac Pro, ofreciendo abundante superficie metálica para que la disipación de calor tenga lugar.

Suma a esto que la propia tarjeta puede canalizar su propia alimentación de aire desde los ventiladores frontales hacia la salida trasera sin tener que estar e contacto con otro hardware y obtendrás un sistema idóneo de refrigeración para la tarjeta gráfica.

¿Necesitas usar MPX para los gráficos?

Aunque la presentación de Apple pone el énfasis en los módulos MPX para el procesado de gráficos, no hay nada que impida usar otras colusiones gráficas en el Mac Pro. El uso de conectores estándares PCIe 3.0 así como la posibilidad de conectar alimentación suplementaria a través de las cabeceras cercanas significa que las tarjetas gráficas normales pueden ser fácilmente usadas en el sistema.

Por supuesto, el método de módulos MPX ofrece una refrigeración silenciosa, algo que no siempre se ofrece en las tarjetas gráficas que vienen equipadas con sus propios ventiladores y que se compran en la tienda.

Como Apple no incluye controladores Nvidia en macOS, esto en la vida real limita el rango de tarjetas gráficas que se pueden usar a aquellas fabricadas por AMD. También podría aprovecharse Thunderbolt 3 para usar una eGPU externa, aunque no hay ninguna ventaja real, ya que se pueden instalar las tarjetas en el propio Mac Pro. 

¿Qué opciones gráficas tiene el Mac Pro?

La oferta básica será la AMD Radeon Pro 580X, que tiene 36 unidades de computación, 2,304 procesadores de flujo, 8 GB de memoria GDDR5, y ofrece hasta 5,6 teraflops de rendimiento de precisión sencilla.

Esta opción usa sólo un módulo MPX de media altura, permitiendo que la segunda ranura PCIe se utilice en módulos de altura completa para expansión extra si hace falta.

El primer paso hacia arriba es la AMD Radeon Pro Vega II, que tiene 64 unidades de computación, 4,096 procesadores de canal, 32 GB de memoria HBM2 y 14,1 teraflops de rendimiento de precisión sencilla. 

Radeon Pro Vega II Duo

Una opción alternativa es la Radeon Pro Vega II Duo, que tiene dos GPUs Vega II trabajando juntas en la misma tarjeta. Esto aporta al Mac Pro 128 unidades de computación, 8.192 procesadores de flujo, 64 GB de memoria HBM2 y un rendimiento de coma flotante de presión sencilla de hasta 28,3 teraflops.

Como hay espacio para dos módulos MPX en el Mac Pro, hay una opción en el nivel mas alto de tener dos modulo de Radeon Vega II Duo instalados, aportando cuatro GPUs.

Como también hay ranuras PCIe estándar disponibles, quiere decir que podrían usarse tarjetas gráficas aunque de momento no hay compatibilidad para las tarjetas Nvidia.

¿Por qué PCI Express y no PCI Express 4?

Según las propias especificaciones de Apple, el Mac Pro incluye ocho ranuras de expansión PCI Express, pero todas son descritas como «gen 3», es decir, PCIe 3.0. La conexión ha sido un estándar en la industria desde hace muchos años, por lo que no es extraño encontrarlo en el Mac Pro.

Por otro lado está el problema de la inminente especificación PCIe 4.0, que ofrece el doble de ancho de banda que el PCIe 3, y parece ser una propuesta atractiva para aquellos profesionales que necesiten el máximo rendimiento que puedan obtener. Pero no es algo que sea fácil de añadir en el Mac Pro.

Hasta el momento, AMD ha presentado tarjetas gráficas PCIe 4.0, pero solo alcanzan toda su potencia con placas base que incluyan ranuras compatibles así como procesadores que sean compatibles con el estándar. En el caso de AMD sus procesadores Ryzen 3000 todos eran compatibles con PCIe 4, pero como Apple no usa procesadores de AMD, no sirve para nada.

Intel aún no ha anunciado ningún procesador especifico que incluya compatibilidad con PCIe 4. Una próxima generación llamada «Ice Lake» ofrecerá PCIe 4.0, pero los procesadores Xeon que están en producción no sta previsto que este disponibles hasta la primera mitad de 2020, demasiado tarde para incluirlos en el lanzamiento del Mac Pro este otoño. 

Teniendo el cuenta el tiempo que lleva diseñar un nuevo sistema y sus actualizaciones, Apple es posible que quiera esperar hasta 2021 antes de hacer ningún cambio en PCIe.

«Sapphire Rapids» es el sucesor de Ice Lake y presuntamente incluirá compatibilidad con PCIe 5.0, que podría ser un buen objetivo para una mejora del rendimiento en el Mac Pro.

¿Por qué tiene ese aspecto la parrilla frontal?

Como parte el diseño de la carcasa del Mac Pro, Apple ha creado entradas de aire que ofrezcan la mayor cantidad de flujo de aire como sea posible al tiempo que mantiene la carcasa lo más rígida posible.

Aunque los fabricantes normales de carcasas podían usar agujeros practicados en el propio metal, Apple ha elegido otro camino.

Citando que se basa en un «fenómeno que ocurre naturalmente en las estructuras moleculares de cristal» el patron se forma con orificios hemisféricos taladrados en cada lado del panel. Taladrada de forma asíncrona con la otra cara, la mayoría de los hemisferios coincide con espacios ya recortados por tres hemisferios del otro lado, creando el patron de agujeros.

El resultado es un patrón de metal que tiene una gran superficie para la entrada de aire, mayor que label Mac Pro original. Esto permite que entre mayor cantidad de aire en flujos mas delgados hacia la zona de los ventiladores que si se hubieran practicado miles de agujeros, al tiempo que mantiene la rigidez estructural de la carcasa. 

También permite aligerar espeso de la carcasa, ya que acaba estando formada por «más aire que metal», tal y como dice Apple.

Esta es la misma técnica que se ha utilizado en aparte trasera del Pro Display XDR.

¿Qué son esos conectores?

Las imágenes publicadas del Mac Pro muestran elementos de los que no se dice nada en ninguno de los materiales que Apple ha creado, pero que podrá revelar mas adelante.

En aparte superior del chasis hay una sección que parece consistir en un interruptor de bloqueo, un puerto USB, dos puertos SATA y un conector independiente.

Como el almacenamiento principal esta en una sección completamente independiente, que esta relativamente aislada, los puertos SATA se utilizaran para expansion de almacenamiento. Como no hay huecos o espacios donde puedan dejarse los discos duros extra que se conecten, sera necesario utilizar cajas externas.

El puerto USB es para conectores de seguridad, como los que utilizan los programas creativos de alta gama. Al colocar el puerto USB en el chasis, hace que sea mucho mas difícil desconectarlo, ya que es necesario sacar primero la carcasa.

El interruptor de bloqueo puede ser un bloqueo físico, utilizado para fijar un componente de manera segura, pero no esta muy claro que tipo de componente o qué seguridad aporta.

Apple usa un conector propietario para el SSD en el nuevo Mac Pro

En el lanzamiento del Mac Pro, Apple dijo que habrá diferentes opciones disponibles para el almacenamiento incorporado en el dispositivo.

Desde 256 GB, Apple ofrecerá configuraciones que llegarán a los 4 Terabytes de almacenamiento SSD, y de igual manera, la memoria también puede ser remplazada y añadida. 

Sin embargo, surgen preguntas sobre cómo se podrá modificar el almacenamiento en el mundo real, una vez que empiece a venderse este otoño. 

Lo que dice Apple

El almacenamiento en el Mac Pro está formado por dos secciones independientes: los módulos SSD, y la expansión SATA. 

Los módulos de almacenamiento flash se ofrecerán en cuatro configuraciones diferentes: un módulo de 256 GB, dos módulos de 512 GB que sumarán 1 TB, dos módulos de 1 TB para conseguir 2 terabytes, y dos módulos de 2 TB para llegar a las cuatro terabytes.

El almacenamiento está cifrado a través del chip de seguridad T2, similar a otros modelos de Mac.

Apple también ha mostrado una imagen de dos módulos, ilustrando que están ubicados en la parte trasera del Mac Pro, en el mismo compartimento que la memoria. Sin embargo, Apple no dice qué tipo de conector utilizan.

La información que Apple ofrece no es suficiente para confirmar qué tipo de SSDs se utilizan en el Mac Pro, pero la imagen muestra que no corresponden con ninguno de los conectores SSD estándar que se utilizan en otros dispositivos.

Sobre Afterburner

Al mismo tiempo que el Mac Pro y el monitor Pro Display XDR, Apple también anuncio un periférico para el procesado gráfico, llamado Afterburner.

Puedes leer todo lo que sabemos sobre Afterburner en este articulo.

In this article


Join the Conversation

3 comments

  1. rosuna

    El problema de centrarse solo en algunos segmentos de mercado es que el «ecosistema» de Apple empieza a tener agujeros.

    Dado que Apple vende una «experiencia de usuario» integral, extendida por una amplia gama de dispositivos, dejar al usuario sin un producto adecuado en un segmento particular es un fastidio. Si el ecosistema se fragmenta demasiado el atractivo de un dispositivo de Apple se resiente.

    Por eso no deberían decir «si quieres un móvil barato, compra un Android». Deben tener oferta en la gama baja, aunque no ganen mucho dinero con ello (y de hecho, la tienen, al vender móviles de generaciones anteriores más baratos, o el SE, que es una buena idea después de todo).

    Para muchas aplicaciones (universidad, edición fotográfica), un Mac Mini se puede quedar corto por una cosa o por otra (gráficos, actualizaciones), y un Mac Pro es inasumible (el precio lo excluye del sector público y lo hace muy difícil de amortizar).

    Ellos sabrán claro.

    No digo que no sea competitivo el bicho comparado con los de su clase, que seguro que sí lo es, o que no sea un gran diseño, que lo es (el viejo Mac Pro, mejorado), sino que Apple tiene agujeros en su cartera de productos que a veces hacen la vida incómoda dentro del «ecosistema Apple».

    1. Alf

      Yo discrepo. No pienso que apple tenga que hacer productos para todos los segmentos. Igual que no pienso que Tesla tenga previsto fabricar coches para los que solo pueden pagarse un Cinquecento o que El Corte Inglés tenga que abrir tiendas para competir con los todo a 1€.

      Pienso que los datos que tienen de sus clientes muestran que el grupo de personas que no están servidas por alguna de sus opciones es tan pequeña que no merece el esfuerzo de desarrollo marketing y mantenimiento que requeriría cubrir ese (esos) agujero/s.

      En mi experiencia, nuestra percepción como usuarios de productos Apple desde hace tantos años está distorsionada con respecto a lo que la gente de verdad busca.

      1. rosuna

        Tesla o El Corte Inglés no basan su oferta en un «ecosistema» de productos integrados. Puedes comprar la fruta en el mercado del barrio y un traje en El Corte Inglés, y son dos experiencias de compra separadas. El caso de Apple es otro.

        Necesidades muy específicas pueden quedar sin cubrir, pero tienen que tener cuidado. El segmento de móviles de precio medio es enorme, no son un grupo pequeño, y los móviles son el dispositivo central por excelencia, así que no es un gadget cualquiera. El otro cacharro importante es el ordenador. ¿Tiene Apple que ofrecer una cámara digital para hacer fotos bajo el agua? Ahí el grupo sí es pequeño y Apple no tiene nada que añadir que haga la experiencia de uso de la cámara (junto con los demás dispositivos) distinta y mejor.

        En la misma línea que apunto yo, este editorial de AppleInsider:

        https://appleinsider.com/articles/19/06/13/editorial-new-mac-pro-highlights-the-gap-apple-isnt-filling

        .