En la pasada presentación de la WWDC, Apple anunció un complemento para el MacPro, llamado Afterburner. Esto es lo que sabemos hasta ahora.

¿Qué es?

En pocas palabras, Afterburner es una tarjeta para el nuevo Mac Pro, diseñado para ser usado en producción de vídeo. En vez de derivar algunas tareas al procesador o a la tarjeta gráfica, Afterburner asume esas tareas, liberando al resto de los componentes para ejecutar otros procesos.

Cuando se conecta a la ranura PCI Express x16, los editores de vídeo podrán gestionar vídeos de alta resolución y alto bitrate con facilidad, sin necesidad de provocar cuellos de botella que suelen producirse en sistemas menos potentes. Cuando más fluido el flujo de trabajo, más rápidamente trabaja el editor, y más rápidamente completa el proyecto.

¿Qué significa FGPA o ASIC?

A un nivel más técnico, Afterburner es una tarjeta con Field Programmable Gate Array -Conjunto de salida de campo programable (FGPA), o un Application-Specific Integrated Circuit – Circuito integrado específico para aplicaciones (ASIC) programable.

Esto significa que es una tarjeta que tiene chips creados para tareas específicas, en vez de un chip para uso general.

Mientras que las tarjetas gráficas permiten realizar tareas de computación, se siguen utilizando chips que son para uso «general», aunque dentro del campo de los gráficos. Pueden utilizarse para gran variedad de tareas, lo que las hace flexibles, pero no necesariamente pueden ejecutar con un rendimiento óptimo cuando se las compara con un chip diseñado específicamente para esa función.

En el caso de Afterburner, estos chips se han diseñado específicamente para gestionar tareas concretas. Están optimizados para manejar el codificado y descodificado de los códecs ProRes y ProRes Raw, de forma que pueden trabajar mucho más eficazmente que una tarjeta gráfica convencional.

Apple dice que el circuito ASIC incluye más de un millón de células lógicas, permitiéndole procesar hasta 6,3 miles de millones de píxeles por segundo.

¿Qué puede hacer?

La tarjeta se ha creado para acelerar los códecs ProRes y ProRes Raw, es decir, el codificado y decodificado de los codecs, que siempre es una tarea de alta carga de trabajo. Apple asegura que la tarjeta podrá gestionar hasta tres canales de vídeo 8K en ProRes Raw de manera simultánea a 30 fotogramas por segundo, haciéndola extremadamente potente para editores de video trabajando con la máxima calidad posible

Para especificaciones de vídeo menos demandantes, puede trabajar hasta con doce canales de vídeo 4K en ProRes Raw a 30 fotogramas por segundo, o con hasta 16 canales de vídeo 4K en ProRes 422

En términos de compatibilidad, Apple dice que podrá trabajar con los códecs ProRes y ProRes Raw en Final Cut Pro X, QuickTime Player X y las «aplicaciones compatibles de otras empresas», aunque en estos momentos se desconoce cuáles serán. 

¿Es Afterburner un concepto nuevo?

Aunque Apple habla de Afterburner como una tarjeta aceleradora «que revoluciona las reglas del juego», la idea de tener hardware dedicado que realice este tipo de tarea no es nueva. 

Red Camera, el fabricante de cámaras cinematográficas de alta resolución, desarrolló el Red Rocket, una tarjeta aceleradora que podía procesar y transcodificar vídeo, centrada en los códecs utilizados por sus propias cámaras. 

¿Necesito una?

Afterburner es una tarjeta altamente especializada, dedicada a tareas concretas, por lo que sus únicos clientes potenciales son aquellos que están dentro del negocio de la edición de video.

La tarjeta no ofrecerá ninguna ventaja real fuera de esa especialidad, así que, a menos que seas un editor de video trabajando en proyectos de máxima resolución, la respuesta es no. 

Por lo tanto, aunque estés en el negocio de edición de vídeo, si el material que dan no utiliza los códecs ProRes o ProRes Raw tampoco la necesitarás. Si editas vídeo filmado con iPhone o con una DSLR, no utilizarás esos códecs ni tendrás una saturación de máquina como para requerir la ayuda externa especializada que Afterburner puede ofrecerte.

Los que trabajen en la industria creativa y tengan que lidiar con vídeo de alta red y alto bitrate, sin duda verán las ventajas de comprar un Afterburner.

¿Cuánto costará?

Apple no ha revelado aún el esquema de precios de Afterburner, pero teniendo en cuenta que es un periférico para el Mac Pro, y vistos los precios que ha fijado para su ordenador profesional y el monitor que lo acompaña, podemos apostar que no será barato.

Por otro lado, como tarjeta accesoria «pinchable» en el Mac Pro, siempre se podrá comprar a posteriori, una vez detectes que su ayuda podría ayudarte a facturar más rápido y más dinero. 

In this article


Join the Conversation

1 comment

  1. wenmusic

    Muy buen artículo!