Disc Drill para Mac, una buena opción para la recuperación de datos

Da igual lo cuidadoso que seas, y lo disciplinada que sea tu estrategia para hacer copias de seguridad. Tarde o temprano, ese archivo que pensabas que no necesitabas misteriosamente habrá desaparecido de todas partes, el disco duro fallará o el pendrive en el que traías esas fotos que necesitabas da error al conectarlo al ordenador.

Todos hemos sentido ese sudor frío en la espalda, el suelo ceder bajo nuestros pies o la pantalla del ordenador alejarse de nosotros mientras nos hacemos conscientes de que hemos cometido un error crítico, probablemente de principiante, por exceso de confianza o por falta de buena suerte. El caso es que lo que no debería haber fallado, lo ha hecho. 

Pero en realidad lo importante es no quedarse en el lamento, perder el menor tiempo posible y proceder con la solución cuanto antes. Para eso tener Disc Drill para Mac es una excelente opción.

Disc Drill para Mac es un programa de recuperación de datos que ejecuta una serie de algoritmos para encontrar todos los rastros de archivos que hayan pasado por la unidad que está dando problemas.

Como ya hemos hablado de Disc Drill en otras ocasiones (como aquí), para esta revisión solicitada por su desarrollador, Cleverfiles, pensé en hacer algo que hasta ahora no se me había ocurrido probar y que sería una buena manera de averiguar si sus métodos son tan eficaces como proclaman.

Para la prueba, cogí un disco duro antiguo en el que había instalado una versión del sistema operativo para poder arrancar el ordenador en caso de necesidad. Es decir, el disco duro había sido formateado y el sistema operativo instalado desde cero. El objetivo era saber cómo se comportaría Disc Dril en la recuperación de datos disco duro… de lo que había antes de borrarlo.

La verdad es que al principio pensé que el experimento no iba a salir muy bien. Aparecieron una par de carpetas donde encontré todo tipo de archivos propios del sistema operativo (iconos de iMovie o iDVD, animaciones del sistema operativo, etc.) Sin embargo, al poco tiempo apareció una tercera carpeta, llamada apropiadamente “Partición perdida” y “voilá” todos los archivos anteriores a la instalación del sistema operativo aparecieron.

Claro, no todos los archivos se abren. Claramente algunos han sido sobrescritos y otros están disponibles parcialmente (imágenes o vídeos). Pero nombres, tamaños, etc. aparecen al completo, haciendo más sencillo reconstruir todo lo que había antes.

En resumen, utilizar Disc Drill para Mac ha sido una agradable sorpresa y si temes que en algún momento tengas que recuperar archivos borrados de tu Mac o de otras unidades -bien porque los borraste o porque están fallando- te aconsejo que descargues Disc Drill para Mac ya que tiene una versión gratuita para que lo pruebes y si te convence, te pases a la versión Pro (89$ te permiten instalarlo hasta en tres Macs) y disfrutes de la tranquilidad de tener las espaldas cubiertas con un programa que permite recuperar archivos borrados de tu Mac. Al menos tienen el detalle de decirte para qué van a emplear tu dinero 😉

Si quieres saber más (en español)

In this article


Join the Conversation

4 comments

  1. Yules

    Yo lo compré como parte de un bundle y, no habiendo hecho con él otra cosa que instalarlo, un buen día me anunció que había una actualización (no un upgrade) y lo actualicé. Después me di cuenta de que la actualización había implicado pasar a tener la versión gratuita en lugar de la pro, y esto sin ningún tipo de advertencia.

    No sé cómo se comportarán si se compra una versión fuera de un bundle, pero en este caso fueron bastante marranos, siendo fino.

    1. Alf

      Hola Yules. Me dejas que mande tu comentario al fabricante para que lo sepa?

      1. Yules

        Hola, Alf. Siempre he tenido previsto desinstalar la versión actualizada para volver a instalar la versión del bundle, aunque hasta ahora no lo había hecho por no necesitarla, sin embargo, al hilo de tu solicitud y si nada lo impide, lo haré mañana, de modo que podré comprobar si se repite el “fenómeno” de la actualización y podré dar una versión más fresca y contrastada del mismo. Si vuelve a ocurrir como yo lo recuerdo, no tendré inconveniente en que se lo traslades al fabricante.

        Saludos y gracias por tu interés.

      2. Yules

        Nada, esto me pasó estando en Yosemite, si no recuerdo mal, y no solo la versión del bundle no es compatible con el Sierra que gasto ahora, sino que ni siquiera la versión actualizada, que pudiera haber sido la 2 lo es, invitándote a bajar la versión 3 para la que, evidentemente no sirve la clave del bundle.

        Ha sido menos doloroso que descubrir las caducidades anuales de Parallels, que pagué bastante más caro, pero no deja de ser molesto que una aplicación que no has llegado a utilizar se autoinutilize de una u otra manera. Puedo entender que las versiones bundle no sean actualizables y que uno no pueda acceder a más funcionalidades que las que pagó, pero en estos casos la tan cacareada Obsolescencia Programada alcanza su excelencia.

        Luego que la gente no quiere pagar por el software.