La compañía EOZ pone a disposición de los usuarios los EOZ One, unos auriculares Bluetooth multipropósito muy ligeros, cómodos a pesar de ser in-ear, con una alta tasa de cancelación de sonido externo y diseñados para ser utilizados para múltiples entornos.

Diseño, elegancia y buenos materiales

Todo en estos auriculares está diseñado para ofrecer la mejor imagen y presentación. Desde su caja hasta la funda en piel que viene incluida para proteger los auriculares cuando nos los llevamos puestos. Los EOZ One están disponibles en tres personalizaciones: la Noir Edition, todos en negro con un toque de aluminio en el soporte para la oreja, la edición clásica con aluminio en los drivers en el soporte para la oreja, y la edición Noir & Gold, toda en negro con el soporte para la oreja en aluminio dorado, una versión de gran éxito que de momento está agotada.

Todo en estos auriculares está diseñado para ofrecer al usuario un diseño estilizado, muy bonito, muy elegante que no pasa desapercibido: no hay una sensación de plástico, de auricular de baja gama, y desde la envoltura de los drivers al propio cable y mando la sensación de un producto bien acabado se destila en cada uno de los detalles de estos auriculares.

Carga y ajustes

Los EOZ One vienen con su batería precargada para que los puedas probar nada más salir de la caja, pero es conveniente hacer una carga inicial: en menos de 90 minutos dispondrá de una carga completa que te permite unas nueve horas de autonomía con los auriculares, una cifra por encima de la media.

Para la carga de los auriculares cuentas con un puerto micro USB y se incluye dentro de la caja un cable, aunque puedes usar el de cualquier otro dispositivo. Una vez cargados ya los tendrás listos para tu día a día.

Mientras se cargan los auriculares, puedes echar un vistazo al pequeño manual que los acompaña, que explica los diferentes métodos de utilización de el mando que queda a la derecha después de colocarte los auriculares.

En este manual se explica cómo emparejar puedes echar un vistazo al pequeño manual que nos acompaña, que explica los diferentes métodos de utilización de el mando que queda a la derecha después de colocarte los auriculares. En este manual se explica como emparejar estos auriculares Bluetooth con cualquier dispositivo, como encenderlos y apagarlos, tareas para las que, junto con el emparejamiento, hay un pequeño led rojo/azul que nos ayudará con el estado de los auriculares.

El mando evidentemente nos permite controlar la música con un botón central para reproducción y pausa y botones para subir el volumen o pasar de canción, y bajar el volumen o acceder a la canción anterior.

Los auriculares también nos permite gestionar llamadas de teléfono, con especial incidencia en el botón central que tiene cuatro opciones:

  • Un toque corto para responder o colgar una llamada
  • Un toque largo para rechazar una llamada
  • Un doble toque para efectuar una rellamada al último número.

Los auriculares no tienen acceso a Siri.

Extras y personalización

Junto con los auriculares, los EOZ One incluye una funda de piel para su transporte y una serie de almohadillas de espuma con efecto memoria para que resulten lo más ergonómicos posible. El proceso de selección de estas almohadillas requiere que elijas aquellas que mejor se adapten a tus oídos, por lo que seguramente tendrás que hacer un par de pruebas hasta que des con el tamaño adecuado

Sonido

Esta es sin duda la parte más compleja de evaluar unos auriculares sobre todo porque resulta difícil transmitir la calidad de sonido que ofrecen. Los EOZ One incluyen dos drivers de 9 mm combinados con la tecnología APTX.

Debido a las limitaciones de Bluetooth, la máxima velocidad a la que APTX puede transmitir es a 352 kbps, lo que sigue haciendo necesario eliminar algo de información en caso de que el archivo original provenga de resolución de CD o superior. Por tanto APTX es también un códec con pérdidas, aunque esta vez muy optimizado.

Su superioridad a SBC es debida a que usa un algoritmo de tipo ADPCM, que se basa en la previsibilidad de la señal musical en el tiempo, en lugar de en eliminar partes de la información que se consideren imperceptibles, como hacen los algoritmos perceptuales como SBC, MP3 o AAC.

Este tipo de tecnología de compresión se venía utilizando en transmisiones profesionales desde los años 90, y la ventaja es que permite una percepción de calidad semejante a la del CD, con una mínima reducción del rango dinámico a 92 dBs en lugar de los 96 dBs teóricos del CD. Nada que ver con los artefactos, sonido metálico o fatiga auditiva de otros formatos.

Otra de las ventajas, es que cuando APTX va a transmitir por bluetooth un archivo que de origen ya estaba comprimido con pérdidas como MP3, AAC, etc… no hay apenas pérdidas adicionales. Este proceso de transcodificación es prácticamente transparente.

El problema es que el iPhone o el iPad no utiliza este códec, por lo que sólo podremos aprovechar esta característica en dispositivos compatibles. En el Mac es factible utilizar este códec realizando ciertos ajustes al sistema.

Bajo su uso estándar, el iPhone o en el iPad los auriculares suenan muy redondos, bastante bien compensados, quizás con alguna carencia en las frecuencias más altas, posiblemente debido a que los auriculares se ven obligados a utilizar un código inferior en lugar de APTX.

Disponibilidad y precio

Los EOZ One ya están disponibles en el mercado, con tres modelos en los que sólo varía su aspecto, con un precio de 119 € y entrega gratuita comprado desde la web del fabricante. Son los auriculares de alta calidad, un sonido bastante respetable y una presentación y calidad de construcción absolutamente impecable.

In this article