Escribe tu búsqueda

La otra guerra en la sombra: pagos sin contacto (NFC)

Compartir

Los medios parecen encontrar mucho más divertido y atractivo imaginar a Apple fabricando televisores (cada mes la pantalla aumenta 10″) y compitiendo no se sabe muy bien contra quién. Todo se basa en la extrapolación de una frase de Steve Jobs al respecto de que ya sabía cómo simplificar la utilización de la televisión (haciéndola “inteligente”). Por supuesto, para eso no hace falta añadir una pantalla, pero es más sencillo visualizarlo como un aparato convencional. Más en línea con lo que pensaba Jobs seria decir que la mejor manera de hacer inteligente una televisión es apagarla.  Pero eso es otro tema.

En telefonía, el iPhone 4S llegó y venció pero no ofreció ninguna de las capacidades del futuro que se habían rumoreado previamente a su lanzamiento: ni interfaz 3D, ni fotografías en panorama… lo único avanzado que incorpora es Siri, un programa en beta. ¿Qué tiene eso de espectacular?

Uno de los rumores constantes asociados al último modelo de teléfono de Apple era que iba a incorporar un chip que permitiera realizar pagos sin contacto (NFC – Near Field Communication – Comunicación por proximidad). Tampoco fue cierto, pero ¡cuántas paginas se llenaron con rumores y especulaciones! Por supuesto, la idea detrás de todo ello es que, con el volumen de ventas de Apple y su capacidad de comunicación, cualquier tecnología que adopte para sus dispositivos se convierte automáticamente en el estándar y todo el mundo pasa a conocerlo.

Así ha ocurrido con Siri, que -a pesar de su lento despegue- todo el mundo da por descontado que el año que viene todos los teléfonos inteligentes incorporarán, de una manera u otra, mejor o peor, más tonto o más inteligente, un asistente por voz.

Si Apple hubiera incorporado el chip NFC en el iPhone 4S, ahora mismo habría navajazos por colarse el primero en ofrecer compatibilidad con el sistema. Pero no lo hizo. Y los rumores se han extinguido.

Ed McLaughlin hablando para Fast Company dice: “Nos estamos alejando rápidamente del plástico. En muchos sentidos, el plástico [la tarjeta de crédito] es simplemente una embalaje cómodo”. Ed McLaughlin es el director de la división de pagos emergentes en MasterCard, y su tarea es imaginar el futuro de las tecnologías de transacción. 

Sin embargo, cuando se le pide que de una fecha estimada de cuándo los teléfonos móviles se convertirán en un medio habitual de pago, McLaughlin divaga:

 

La línea de tiempo es siempre tan rápida como el sentido que tenga para los consumidores” dice. “Eso supone la combinación de masa crítica en comercios, que es lo que estamos trabajando ahora, y de dispositivos en manos de consumidores. No conozco ningún fabricante de teléfonos que no esté trabajando en asegurarse que sus teléfonos son compatibles con PayPass [El sistema de pago FNC de MasterCard]“.

Igualmente, Bill Gajda, el Director Global de products móviles de VISA diceNo puedo asegurar cuándo Apple pondrá un chip NFC en el iPhone, pero hemos tenido discusiones con ellos sobre el estándar PayWave y nos han pedido las especificaciones para que cuando decidan hacer algo con ello, esas lineas de comunicación estén abiertas“.

Google, jugando a ser el más pillo de la clase, lanzó su propio sistema de pago Wallet (Billetera)… que nadie utiliza, y que -como le ha pasado con Google TV- ha caído en el olvido apenas se presentó.

http://youtu.be/NKuUzNnb8aQ

¿Qué está haciendo Apple?

Apple, por su lado, va dando lentamente sus pasos para que, cuando se presente la tecnología, sea una solución completa y que “sencillamente funciona”.

 

Desde hace varios años Apple va solicitando (y consiguiendo) patentes que le garanticen que su sitio entre los fabricantes de dispositivos compatibles está libre de sorpresas. Apple ya tiene patentes basadas en NFC para compra de billetes de avión y embarque, entradas para conciertos, entretenimiento y eventos deportivos, y diversos servicios de pagos móviles. También tiene patentes para nombres específicos de servicios como iPay, iBuy e iCoupons, etc. además de haber patentado un iPod con chip NFC, controladores de juego, TV e iPhone.

 

Una patente de Junio de 2009 reveló que había desarrollado un método para incorporar una antena NFC en una pantalla táctil. Esto podría indicar que Apple pretende desarrollar también un dispositivo punto de venta para gestionar de manera óptima las transacciones NFC.

En 2010 contrató a un ingeniero experto en NFC, Benjamin Vigier, que comenzó a trabajar en tecnologías de proximidad en 2004, y que antes de entrar en Apple era jefe de producto de “billeteras” móviles, pagos y NFC en la empresa especializada en pagos móviles mFoundry. Desde supuesto concibió y gestionó tanto el servicio de pago PayPal Mobile como el servicio de pagos móviles basado en códigos de barra de Starbucks, además de desarrollar las aplicaciones de “monedero” móvil para las dos principales operadoras móviles de EE.UU. y la aplicación de billetera NFC para tres de los principales bancos norteamericanos. Cuando se incorporó a Apple en 2010 lo hizo como jefe de producto de comercio móvil.

También sabemos que Apple ha comenzado a experimentar el año pasado en sus tiendas de Estados Unidos con el sistema EasyPay, utilizando el iPhone como sistema de pago. Los clientes compran ítems en las tiendas escaneando el código de barras y completan la venta usando su dispositivo mediante la introducción de su Apple ID de iTunes.

¿Para qué?

Sin embargo, cabe preguntarse qué interés podría mover a Apple a mantenerse en la vanguardia de los pagos a través de móvil: no hay un mercado que dominar, ni una tecnología disruptiva que pueda eliminar tecnologías obsoletas, al menos a corto plazo. Como reconoce McLaughlin, de MasterCard: “Hasta que el último restaurante o tienda deje de admitir tarjetas de plástico, tendré que tener una en el bolsillo”.

Aunque Apple, Google, Visa, Mastercard, y todos los bancos del mundo estuvieran de acuerdo en implementar y adoptar terminales compatibles para poder pagar sin necesidad de tarjeta de crédito, siempre habrá tiendas que no lo admitan, que no les interese o que no lo permitan. Así que las tarjetas de crédito convivirán durante muchos años con estas nuevas tecnologías.

 

Al igual que con los pagos por canciones, tonos, libros, películas, etc. el único negocio que tiene Apple (al margen de que no tenerlo podría privarle de vender dispositivos) es la “financiera”. Canalizar todos esos pagos de millones de personas con un futuro iPhone equipado con chip NFC a través de iTunes, utilizando la misma tecnología de One Click Purchase para que con la iTunes ID los cargos vayan a la tarjeta de credito correspondiente, añadiendo así una capa de protección para el usuario y dando capacidad negociadora de cara a las propias entidades emisoras, por el volumen de tráfico que generaría la plataforma de Apple.

Claro que Apple podría pujar por colocar un sistema de pago universal NFC en cada punto de venta, obligando a las MasterCard, Visa, American Express, etc. a trabajar con su sistema y convirtiéndose en el “estándar de facto” de terminal inteligente. 

Cuando la fecha de lanzamiento del iPhone 5 se acerque, y el tema de la presunta televisión de Apple siga en vía muerta, seguro que veremos cómo reviven estas especulaciones sobre el futuro de los sistemas de pago.

 

Dejar un comentario

A continuación