El impacto del cambio climático en el árbol de la vida

20110301-1.jpg¿Está el clima del siglo XXI alterando el árbol de la vida? Una nueva investigación de la Unión Europea indica que es posible que no sea así. Un análisis de alta resolución de distintos árboles evolutivos indica que, aunque éstos hayan adelgazado como resultado del cambio climático, no es probable que se pierdan ramas completas, por lo que su estructura general permanecerá igual.

Presentado en un artículo de la revista Nature, el estudio recibió fondos del proyecto ECOCHANGE («Retos para evaluar y prever cambios en la biodiversidad y los ecosistemas en Europa»), al que se adjudicaron 7 millones de euros mediante el área temática «Desarrollo sostenible, cambio planetario y ecosistemas» del Sexto Programa Marco (6PM).

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) estima que entre un 20% y un 30% de las especies mundiales podrían estar en peligro de extinción si el calentamiento global alcanza los 2,5°C. Si aumentase hasta 3,5°C, el IPCC entiende que podrían extinguirse entre el 40% y el 70% de las especies.

La comunidad científica manifiesta su preocupación por el desequilibrio en la pérdida de diversidad que podría provocar el cambio climático si las extinciones no se reparten de forma aleatoria por todo el árbol de la vida. Mediante el empleo de 6 modelos de distribución de especies, 4 situaciones hipotéticas de emisiones y 3 modelos climáticos globales de alta resolución, el equipo modeló los posibles impactos del cambio climático durante los decenios venideros en 1.280 plantas europeas, 140 mamíferos y 340 aves.

«Para distinguir entre extinciones provocadas por el cambio climático y las que sucederían de forma normal, hemos realizado proyecciones de extinciones normales aleatorias que sirven de control», explicó Wilfried Thuiller del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia, autor principal del estudio.

A diferencia de lo indicado mediante teorías anteriores, el estudio demostró que, aunque el árbol adelgace en cierta medida, su estructura permanecerá intacta y no se producirán pérdidas importantes en la biodiversidad. Dichas pérdidas sólo se producirán si se eliminan por completo «ramas» locales.

«Esto es debido a que las especies vulnerables no tienen ni menos parientes ni parientes más cercanos que el resto de clados», indican los autores. «Las reducciones de la diversidad filogenética serán mayores en el sur de Europa. En cambio, se espera que esta diversidad aumente en regiones situadas en latitudes o altitudes elevadas. No obstante, las pérdidas no se verán compensadas por las ganancias y el árbol de la vida se enfrenta a una tendencia homogeneizadora en todo el continente.»

El estudio muestra que la desaparición de especies en todo el planeta no es un fenómeno inédito y que el cambio es normal dentro de la evolución. Tan sólo el 3% de las especies que han vivido sobre el planeta siguen presentes en él. El principal problema reside en que la actividad humana está acelerando este proceso. En la actualidad se empieza a considerar la posibilidad de que esté en marcha un nuevo fenómeno de extinción en masa como el que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años.

A pesar de que las predicciones sobre la cantidad de especies que desaparecen debido al rumbo del cambio climático actual no se materializaron en el estudio, los datos dan la voz de alarma sobre la necesidad de evitar esta amenaza y garantizar la sostenibilidad de las especies.

Miguel Araújo, de la Universidad de Évora y el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (España), indica que: «El que las extinciones aleatorias por todo el árbol de la vida sean más peligrosas o no que las que se produzcan en partes muy concretas del árbol sólo depende del grado de cambio climático, es decir, si la extinción es moderada, la pérdida de partes específicas del árbol puede ser más peligrosa que las extinciones dispersas, aunque sólo sea porque afecta al potencial de evolución en el planeta. Pero si las extinciones alcanzan la envergadura de episodios masivos, entonces un patrón más amplio de extinciones puede ser catastrófico debido a que pondrá en peligro el futuro de demasiados grupos biológicos.»

Lo que distingue a este estudio del resto es que el equipo ha investigado los efectos del cambio climático en grupos filogenéticos en lugar de taxonómicos. A pesar de que el segundo tipo de estudios aporta información clave sobre las relaciones evolutivas, está basado en la forma y la función y es, por tanto, es menos preciso a la hora de predecir evoluciones futuras. En cambio, los estudios de grupos filogenéticos se basan completamente en las relaciones evolutivas entre las especies.

Para más información:

Nature:

http://www.nature.com/

ECOCHANGE:

http://www.ecochange-project.eu/

Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC):

Home Page

Fuente: Cordis

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x