Los ordenadores reciben ayuda del cerebro humano

La mayoría de interfaces cerebro-ordenador están diseñadas para ayudar a las personas con discapacidad a comunicarse o moverse. Un nuevo proyecto está utilizando este tipo de interfaz para ayudar a los ordenadores a realizar tareas que no pueden llevar a cabo por sí solos.

En los experimentos, los investigadores utilizaron la interfaz para ordenar imágenes vía satélite de misiles tierra-aire más rápidamente de lo que cualquier máquina o analista humano podría hacer por sí solo.

“Con Google, tenemos que escribir palabras para describir lo que nos interesa,” explica Paul Sajda, profesor asociado de la Universidad de Columbia. “Sin embargo, digamos que estoy interesado en algo ‘de apariencia extraña’. “

Sajda explica que los ordenadores tienen problemas para clasificar las imágenes según conceptos abstractos, pero los humanos pueden hacerlo prácticamente al instante. Las señales eléctricas del cerebro se activan antes incluso de que una persona se de cuenta que ha reconocido una imagen como extraña o inusual.

El dispositivo de Sajda, llamado C3Vision (visión por ordenador acoplada corticalmente), utiliza un gorro para electroencefalogramas (EEG) para monitorear la actividad cerebral de la persona que lo lleva a medida que se le muestran cerca de 10 imágenes por segundo. Para detectar las señales neurológicas que significan que una imagen puede ser de interés se utilizan algoritmos de aprendizaje especialmente entrenados que analizan la actividad cerebral. Mediante el seguimiento de estas señales, el sistema rápidamente ordena las imágenes en función de cuán interesantes le han resultado al espectador. Esta ordenación se refina mediante la recuperación de otras imágenes similares a las de mayor rango. “Es una herramienta de búsqueda que permite encontrar imágenes que son muy similares a las que han llamado su atención,” resume Sajda.

A la velocidad a la que trabaja, el cerebro consciente no es capaz de registrar un “acierto”. Sin embargo, las vías visuales neurológicas funcionan mucho más rápido, destaca Sajda. El cerebro produce diferentes señales eléctricas que pueden ser detectadas y descifradas por los 64 electrodos EEG del gorro. “Estamos al borde del subconsciente”, señala él.

Más información en MIT

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x