Los humanos prehistóricos eran hábiles fabricantes de herramientas

El ser humano moderno ya contaba con una amplia gama de sofisticadas técnicas de fabricación de utensilios mucho antes que lo que se creía, según muestra una nueva investigación.

Ésta fue financiada en parte por el proyecto TRACSYMBOLS («Seguimiento de la evolución de comportamientos mediados por símbolos en entornos variables de Europa y el sur de África»), que recibió una subvención avanzada (advanced grant) del Consejo Europeo de Investigación (CEI) por valor de 2,5 millones de euros a través del Séptimo Programa Marco (7PM). Los resultados se publicaron recientemente en la revista Science.

Los investigadores descubrieron que los humanos prehistóricos empleaban un método avanzado y muy preciso para afilar y rematar utensilios de piedra hace al menos 75.000 años, es decir, 50.000 años antes de lo que se pensaba. Concretamente encontraron pruebas del uso de esta técnica, denominada talla o extracción de lascas por presión, en la cueva de Blombos (Sudáfrica), donde también hallaron restos de humanos modernos desde el punto de vista anatómico del Mesolítico. La técnica consistía en calentar silcreta (granos de cuarzo cementados con sílice) para elaborar herramientas. Antes de esta investigación, los indicios más antiguos del uso del lascado por presión procedían de la cultura solutrense de Francia y España, en el Paleolítico Superior, hace aproximadamente 20.000 años.

El lascado por presión consiste en tomar un artilugio de piedra formado previamente con golpes vigorosos de un percutor de piedra dura y a continuación con golpes más suaves de otro percutor de madera o hueso y recortar cuidadosamente sus bordes presionando dicho artilugio directamente con la punta de otro utensilio de hueso. Esta técnica permite controlar mejor el filo, el grosor y la forma general de bifaces tales como puntas de lanza y cuchillos de piedra, según indicó Paola Villa, conservadora del Museo de Historia Natural de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), una de las autoras del estudio.

«Se trata de un importante hallazgo por cuanto demuestra que en Sudáfrica hubo humanos modernos que disponían de un amplio repertorio de técnicas avanzadas para fabricar utensilios mucho antes de lo pensado», indicó la Dra. Villa. «Esta innovación deja patente una tendencia a desarrollar ideas y técnicas funcionales nuevas ampliamente consideradas como signos de un comportamiento avanzado o moderno», añadió.

«La técnica del lascado por presión permitía ejercer un grado elevado de control sobre la forma y el grosor final de la herramienta (…) que ayudaba a obtener puntas de herramienta más finas y afiladas.» Las puntas bifaciales encontradas, del tipo denominado Still Bay, probablemente eran puntas de lanza.

Con la excepción de la obsidiana, el jaspe y el pedernal de más calidad, existen pocos tipos de piedra que puedan tallarse por presión sin calentarlos antes, indicó la Dra. Villa. Aunque en el yacimiento de Pinnacle Point (Sudáfrica) se han encontrado vestigios de calentamiento de silcreta de hace 164.000 años, los objetos de la cueva de Blombos constituyen la primera prueba irrefutable del empleo de la sofisticada técnica de lascado por presión para formar, refinar y retocar cuidadosamente utensilios, explicó.

Según señaló la Dra. Villa, hay varias formas de averiguar si una muestra de silcreta se ha tratado con calor. Los arqueólogos de Pinnacle Point emplearon dos métodos comunes denominados termoluminiscencia y arqueomagnetismo que comportan la destrucción de las muestras de las herramientas de piedra y también otra técnica no destructiva llamada «análisis de brillo máximo».

En cambio, el equipo de yacimiento de Blombos empleó un método visual de análisis basado en el contraste entre las superficies calentadas y no calentadas de los utensilios, lo cual se observa al microscopio con poco aumento. La Dra. Villa relató que al extraer lascas de silcreta no calentada la superficie subyacente posee una textura áspera y sin brillo, mientras que en caso contrario la superficie es suave y brillante.

«Así pues, el lascado por presión se suma al repertorio de avances tecnológicos del periodo Still Bay, que se confirma como una época en la que se introdujeron ideas nuevas con rapidez», aducen los autores. «Este planteamiento flexible de la tecnología pudo conferir una ventaja a los grupos de Homo sapiens que emigraron de África hace unos 60.000 años».

En el estudio participaron también especialistas de Francia y Noruega.

Para más información: Consejo Europeo de Investigación, Universidad de Colorado-Boulder y Science. Fuente: Cordis

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x