Los ministros de la UE recomiendan simplificar y facilitar

20100719-1.jpgLa investigación, el desarrollo y la innovación pueden impulsar una nueva economía europea si se identifican y eliminan obstáculos como la fragmentación, la competencia innecesaria entre países de la UE, las deficiencias manifiestas y la escasez de investigadores.

Este fue uno de los importantes mensajes transmitidos por representantes del mundo de la investigación y la industria durante la reunión informal del Consejo de Competitividad de la UE que se celebró el 15 y el 16 de julio de 2010 bajo los auspicios de la Presidencia belga. La reunión supuso un espaldarazo para el Plan de Investigación e Innovación, que será presentado oficialmente en septiembre de 2010 por la Comisaria de Investigación e Innovación Máire Geoghegan-Quinn.

Otro de los principales puntos de la agenda fue la necesidad de simplificar los procedimientos de financiación de la investigación comunitaria para reavivar la mermada participación de la industria, especialmente de las pequeñas y medianas empresas (PYME). Los ministros europeos reconocieron la necesidad de encontrar un punto de equilibrio entre la preservación de la integridad de la gestión de los fondos públicos y la expresión de confianza en las capacidades y la visión de la comunidad científica europea.

Según declaraciones de Benoît Cerexhe, Ministro belga de Investigaciones Científicas, «la simplificación es una forma de reafirmar la confianza que depositamos en nuestros investigadores». Los Ministros se mostraron de acuerdo en la necesidad de aumentar la comprensibilidad, la coherencia y la estabilidad de las normas.

También coincidieron en la necesidad imperiosa de alcanzar un acuerdo común entre beneficiaros y provisores de financiación en relación a la definición adecuada de «resultados de investigación». Una definición demasiado estricta, por ejemplo, podría provocar una tendencia a financiar los proyectos que entrañen menos riesgo y pasar por alto aquellos que puedan parecer menos seguros pero que susceptibles de aportar grandes avances científicos.

Por ello, los Ministros señalaron que el paso de un planteamiento de financiación basado en costes a otro basado en resultados debe realizarse con gran cautela. Destacaron la importancia de que la excelencia científica siga siendo el criterio principal por el que se rige la evaluación de proyectos.

Asimismo, los Ministros debatieron la posibilidad de introducir «cantidades fijas únicas» en la financiación de la investigación y expresaron su preferencia por reducir el número de instrumentos comunitarios. Por otra parte, insistieron en la necesidad de aumentar la coordinación entre la industria y las políticas en materia de investigación, y alcanzaron un acuerdo respecto a varias propuestas de la Comisión Europea que podrían aprobarse a corto plazo sin que sea preciso modificar las normas en vigor (como el aumento del margen de error aceptable del 2% al 3,5%).

La reunión también brindó a los Ministros la oportunidad de comentar varias propuestas relativas al próximo Plan Europeo de Investigación e Innovación. Tales propuestas incluyen el desarrollo de un programa para financiar proyectos de alto riesgo, mecanismos de apoyo a la ecoinnovación, la creación de un fondo de capital riesgo dirigido a empresas emergentes e innovadoras y la promoción de incentivos financieros y buenas prácticas.

Los Ministros coincidieron en que la consecución de los objetivos de la Estrategia Europa 2020 pasa por estrechar los vínculos entre la investigación y el mercado a través de las PYME. La inversión en investigación, desarrollo e innovación también se postuló como una herramienta esencial para el sustento de las futuras generaciones europeas.

Para más información: Presidencia belga del Consejo de la Unión Europea y Estrategia Europa 2020. Fuente: Cordis

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x