El debilitamiento de la actividad solar no aplacaría el calentamiento del planeta, según investigadores

sol_2010.jpgUn equipo científico del Instituto para la Investigación del Impacto Climático de Potsdam (PIK, Alemania) ha determinado que una supuesta disminución de la actividad solar hasta el final del presente siglo sólo mitigaría ligeramente el incremento de la temperatura mundial provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Los resultados del estudio se han publicado en la revista Geophysical Research Letters.

Concretamente, los autores han calculado que la disminución de la actividad solar prevista hasta el término de este siglo reduciría la temperatura del planeta en tan sólo 0,3 °C, apenas el 10% de la subida térmica prevista por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en el supuesto de que se mantuvieran las tendencias actuales.

El equipo de Potsdam basó su estudio en la posibilidad de un «Gran Mínimo» de la actividad solar, fenómeno que se produce cuando disminuye la actividad de las manchas solares de la superficie del Sol y que favorece el descenso de la temperatura en la superficie terrestre.

Las manchas solares, provocadas por la actividad magnética del astro, son puntos oscuros de hasta de 80.000 km de diámetro que se desplazan por la superficie del Sol y que reducen su temperatura superficial allí donde aparecen. El «Mínimo de Maunder», un conocido período de baja actividad solar en el que se observaron muy pocas manchas solares, se prolongó entre 1645 y 1715, coincidiendo con la «Pequeña Edad de Hielo», caracterizada por inviernos gélidos en Europa y Norteamérica.

Según las observaciones más recientes de las manchas solares, la actividad solar se encuentra en su punto más bajo hace ya casi un siglo, motivo por el que algunos especialistas en física solar sugieren que podríamos encontrarnos al borde de un nuevo período de Gran Mínimo comparable al Mínimo de Maunder.

Pero el Dr. Georg Feulner, del Instituto de Potsdam, autor principal del estudio referido, difiere de esta opinión. «Es incorrecta la hipótesis de que estaríamos abocados a una nueva Pequeña Edad de Hielo si, efectivamente, se registrase un Gran Mínimo en el Sol», aseveró. «En realidad, una actividad solar mínima no impediría un fuerte calentamiento del planeta en el futuro si las emisiones de gases de efecto invernadero se mantuvieran al nivel actual.»

Para dilucidar la posibilidad de que se produzca un Gran Mínimo en el siglo XXI, los científicos de Potsdam elaboraron modelos climáticos relativos a los océanos, la atmósfera y la superficie terrestre. Tuvieron en cuenta distintas proyecciones realizadas por el IPCC en relación con las emisiones de gases de efecto invernadero, incluyendo incrementos moderados y acusados de éstas a lo largo del siglo.

Empleando los modelos realizaron tres simulaciones con distinto forzamiento radiativo solar, una sin Gran Mínimo y otras dos con el Sol registrando un nuevo Gran Mínimo permanente hasta fin de siglo. En los modelos la radiación solar disminuyó entre un 0,08% y un 0,25% con respecto a su nivel en 1950. En el modelo se habían introducido incrementos de la temperatura mundial de 3,7 ó 4,5 °C por encima de la media del periodo 1961-1990.

«Lo más probable es que un nuevo Gran Mínimo de actividad solar redujera la temperatura media mundial en el año 2100 en alrededor de 0,1 ó 0,2 °C», informó el profesor Stefan Rahmstorf, responsable de la sección de análisis del sistema terrestre en el PIK. «Los últimos datos de temperatura confirman también que el efecto de una actividad solar baja sobre el clima es muy reducido.»

Las temperaturas del planeta han aumentado 0,16 °C cada década en los últimos 30 años. Según el Instituto Goddard de Estudios Espaciales, perteneciente a la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos), el año pasado fue el más caluroso que se haya registrado en la Tierra.

Los autores concluyen que «un nuevo mínimo de la actividad solar semejante al de Maunder no impediría el calentamiento global ocasionado por las emisiones humanas de gases de efecto invernadero».

Para más información: Geophysical Research Letters, Instituto para la Investigación del Impacto Climático de Potsdam (PIK) y Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Fuente: Cordis

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x