¿Puede el pan ayudar a prevenir cardiopatías?

pan1_2010.jpgSegún los responsables de un estudio financiado con fondos comunitarios sobre alimentos integrales y prevención de cardiopatías y de la diabetes de tipo 2, la respuesta a esta pregunta depende de la parte del grano que se utilice para elaborar el pan. La mayoría de las personas sabe que el pan integral es una opción más saludable que el pan blanco. Algunas saben también que una dieta rica en alimentos integrales puede mejorar su salud y bienestar en términos generales debido a su mayor contenido de fibra, vitaminas y minerales.

Sin embargo, sólo unas pocas saben que cada vez son más los estudios que demuestran que la ingesta de cereales integrales y fibras dietéticas puede prevenir enfermedades crónicas relacionadas a menudo con un estilo de vida sedentario.

El proyecto HEALTHGRAIN («Aprovechamiento de las características bioactivas de los granos de los cereales europeos para una mejor nutrición y salud») pretende averiguar las expectativas y actitudes de los consumidores y llevar a cabo una investigación avanzada sobre los componentes de los cereales integrales que son beneficiosos para la salud. Su objetivo básico es la promoción de alimentos saludables, sabrosos y beneficiosos que aporten una mayor cantidad de estos componentes protectores y que pueden prevenir o incluso contrarrestar ciertos tipos de enfermedades.

Más de cuarenta organizaciones de quince países europeos han participado en HEALTHGRAIN, que ha recibido financiación por valor de 10,81 millones de euros a través del área temática «Calidad y seguridad de los alimentos» del Sexto Programa Marco (6PM). Desde que comenzó su andadura en 2005, este proyecto, coordinado por el Centro de Investigación Técnica de Finlandia (VTT), ha obtenido resultados de gran interés.

Éstos indican que los beneficios que aportan los cereales integrales no sólo proceden de la capa externa del propio grano (el salvado, rico en fibra). Según las investigaciones de científicos de la Universidad de Lund (Suecia) participantes en el proyecto HEALTHGRAIN, el pan elaborado con harina blanca de centeno (del interior del grano de este cereal) puede aportar niveles más saludables de insulina y azúcar en la sangre que el pan de trigo con salvado de centeno (gran parte del pan que se comercializa en la mayoría de los países se elabora con harina de trigo y salvado de varios cereales).

«Aún se desconoce la razón precisa por la que el centeno estabiliza la curva de azúcar, pero cada vez estamos más cerca de la respuesta», afirmó la Dra. Liza Rosén, de la Universidad de Lund. «Existen varios tipos de centeno, y no todos producen los mismos efectos.»

El equipo también descubrió que los participantes en sus estudios dietéticos que tomaban grano de centeno hervido por las mañanas se saciaban más y necesitaban menos comida a mediodía que los que desayunaban pan blanco. El pan y los preparados calientes de cereales elaborados con centeno blanco e integral también saciaban más que el pan blanco de trigo.

Los científicos han emprendido un tercer estudio sobre los beneficios de consumir distintos tipos de centeno.

El proyecto HEALTHGRAIN, de cinco años de duración, concluirá en 2010. En su página web se pueden consultar los resultados del proyecto, así como información básica sobre los productos integrales.

Para más información: HEALTHGRAIN y Universidad de Lund. Fuente: Cordis

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x