¿Para qué quiere Apple una empresa de publicidad para dispositivos móviles?

quattro_logo_apple.jpg

El reciente anuncio de que Apple ha comprado la compañía dedicada al a publicidad para dispositivos móviles Quattro Wireless ha abierto un nuevo frente en cómo la compañía de Cupertino quiere consolidar el dominio de sus dispositivos en este mercado emergente.

La compra de Quattro Wireless por parte de Apple es ya un hecho según hizo público Andy Miller, Vicepresidente de la compañía este pasado 5 de enero de 2010. El mismo ejecutivo ha pasado a formar parte de el equipo de Apple como vicepresidente, cerrando uno de los primeros capítulos que engloban la estrategia de Apple para esta década en cuanto movilidad en la que aparentemente la compañía de Cupertino quiere mantener el control absoluto sobre todos los aspectos del uso y gestión de sus dispositivos.

Apple estuvo interesada en adquirir previamente la compañía Admob, especializada en el mismo campo pero Google se adelantó a las intenciones de Apple y esta compañía, que ocupa el primer lugar en el segmento de mercado ha pasado a formar parte de las adquisiciones de Google, que tiene una larga tradición en la gestión de publicidad para terceros y que va a aprovechar esta compra para mejorar la experiencia publicitaria en sus dispositivos y sistemas operativos diseñados para movilidad: Android, Chrome OS y su nuevo teléfono Nexus One.

Sin embargo, la aproximación de Apple a este mercado en el que no estaba presente es toda una novedad, y su desembargo en este modelo de negocio marca otro nuevo capítulo en el divorcio entre ambas empresas que cada vez es mas evidente y que muestra que las relaciones entre ambas empresas cada vez son mas difíciles y complejas.

Evidentemente, Apple va a usar esta compra para la gestión de la publicidad en sus dispositivos móviles: iPhone, iPod Touch y su futuro Tablet, y posiblemente no solo a nivel de su propia empresa: controlando como controla el hardware y software e sus dispositivos, con toda seguridad la introducción de Quattro en la ecuación forzará a los desarrolladores a usar el servicio de Apple para incluir publicidad en sus aplicaciones.

Uno de los rumores que han estado circulando por internet, con visos de cierta realidad es que Apple ha estado contactando con diferentes empresas dedicadas a la creación y gestión de contenidos impresos para ofrecerles una nueva plataforma basada en suscripción con la que permitirían disponer a las grandes editoriales y periódicos de un nuevo segmento comercial en el que estas empresas debían desarrollar sus propias soluciones.

Las grandes empresas de prensa y editoriales, con el ejemplo de la iTunes Store y la tienda de aplicaciones de Apple para el iPhone e iPod Touch posiblemente han visto esta futura solución de Apple como una luz al final del túnel para salir de la crisis en la que están envuelta, sobre todo porque Apple les ofrecerá un sistema de reembolso de beneficios similar al de la App Store: un 30% para Apple y un 70% para las empresas. Apple por su parte ofrece no solo una plataforma ampliamente distribuida (y no solo en movilidad, sino también en el escritorio vía sus ordenadores) sino también un soporte basado en su propia visión, que hasta ahora ha tenido mucho éxito, de cómo se deben entregar los contenidos y aplicaciones al usuario.

Junto con este 70%, estas grandes empresas contaban realizar también beneficios con su propia publicidad … pero este punto comienza oscurecerse con la compra de esta compañía por parte de Apple, puesto que todo apunta a que la gestión de la publicidad incluida en las versiones electrónicas de distribución de contenidos para estas grandes empresas será responsabilidad de Apple y no de ellos, cerrando esta posible vía de financiación.

Y esta opción no va a gustar.

Hasta ahora Apple ha estado presentando durante los últimos meses varias patentes en las que explica cual es su idea en cuanto a la presentación de publicidad ya sea para su plataforma móvil, ya sea para introducir publicidad directamente en su sistema operativo, lo que refuerza aún mas la idea de que quien quiera anunciarse en un dispositivo de Apple, ha de pasar por las oficinas de la empresa de Cupertino en vez de realizar sus propias gestiones con las diferentes empresas del ramo.

Una de estas patentes, hecha pública este pasado octubre, muestra una aproximación muy interesante a una posible política de la compañía de Cupertino basada en varios conceptos que apuntan a la posibilidad de software y hardware soportado bajo publicidad.

El abanico de hardware que se incluye bajo esta patente va desde el iPhone hasta Apple TV hasta una televisión, un portátil, el iPod Touch y más y el sistema de subsidio funcionaría no solo bajo el software de Apple, sino también con aplicaciones de terceros.

El modelo de negocio de “software por publicidad” no es nuevo, pro en el caso de esta patente, que cuenta con Steve Jobs entre sus creadores, podría dar un vuelco a como conocemos hasta ahora este tipo de negocio y que no se trata de una patente mas que cubre alguno de los flancos de Apple en el caso de ser atacados por terceros.

La propuesta de Apple es relativamente sencilla aunque en la patente describe un complejo sistema destinado a que el usuario reciba anuncios de servicios como intercambio por la posibilidad de usar software, incluidas actualizaciones del sistema operativo e incluso el mismo sistema operativo en sí.

Esta patente, llevada a la realidad, permitiría a Apple controlar directamente la publicidad sobre cientos de miles de dispositivos que tiene en el mercado cuyo software propietario solo conoce la empresa de Cupertino, lo que le permite estar en una situación envidiable para distribuir publicidad sin la necesidad de dejar que esta jugosa parte del mercado se quede en manos de terceros como Google u otras compañías que están usando este sistema ofreciendo publicidad embebida en sus aplicaciones no registradas. Casos como Tweetie o NetNewsWire son ejemplos básicos de software soportado por esta política: si no pagas el software, úsalo de forma completa con publicidad.

En la patente, Apple impone también medidas de seguridad para que el código que corresponde al sistema servidor de publicidad no pueda ser retirado o bloqueado sin romper el software en sí, dejándolo inútil. Apple propone varios sistemas para “obligar” al usuario a ver la publicidad: en el caso del iPod, desactivando el sonido hasta que el mismo usuario realice una acción o en el caso de software o el sistema operativo, oscureciendo o distorsionando la pantalla mientras se muestra la publicidad.

Con la compra de Quattro, Apple controlará y gestionará a partir de los próximos meses (mas o menos el tiempo el que tarde en incluir las tecnologías de Quatrro directamente en su software), la publicidad que aparezca en sus dispositivos, desplazando al resto de las empresas del gremio que van a ver cómo pierden una parte del pastel, posiblemente la más jugosa. Con Admob-Google en una esquina y Quattro-Apple en la otra, va a ser difícil para las empresas de este nicho plantearse su propia supervivencia en un mercado controlado (tanto en hardware, software y como en el caso de Apple, distribución) por ambas empresas.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x