Cuando los reptiles prehistóricos echaron a volar

pterodfactilo.jpgHasta ahora no se había podido hallar una respuesta que explicara cómo los reptiles voladores como los pterosaurios eran capaces de conseguir la elevada potencia necesaria para remontar el vuelo. Ahora un grupo de investigadores de los Estados Unidos y Gran Bretaña ha sido capaz de recomponer este rompecabezas. Sus hallazgos se han publicado recientemente en la revista PLoS ONE.

Los pterosaurios surcaban los cielos 70 millones de años antes que los pájaros, durante el Mesozoico. Aunque hay quien piensa que eran dinosaurios, lo cierto es que sólo estaban estrechamente relacionados. Los dinosaurios se definían como reptiles diápsidos erguidos, mientras que los pterosaurios probablemente fueran semierguidos.

Dado que muchos podían alcanzar el tamaño de una pequeña avioneta, los investigadores se preguntaban cómo eran capaces de remontar el vuelo. Lo que está claro es que los pterosaurios obtenían la potencia necesaria para volar batiendo sus grandes alas, que llegaban a tener hasta diez metros de envergadura y se componían de membranas de piel y otros tejidos así como de fibras de actina muy próximas entre sí.

De acuerdo con los investigadores, los pterosaurios poseían sacos de aire parecidos a globos que se extendían desde los pulmones a todo el cuerpo, además de huesos huecos como los pájaros contemporáneos. Esto proporcionó a estos maravillosos reptiles un aparato respiratorio eficiente y los investigadores determinaron que el sistema esquelético y los sacos de aire reducían la densidad de estos animales y les ayudaba a remontar el vuelo.

Hemos conseguido describir el aparato respiratorio de un pterosaurio“, explicó el Dr. Dave Urwin, paleobiólogo del Departamento de Estudios Museísticos de la Universidad de Leicester (Reino Unido) y coautor del estudio. “Se trata de un mecanismo sorprendentemente eficiente que, en lo esencial, posee la misma estructura que el sistema pulmonar de un pájaro moderno, sólo que desarrollada 70 millones de años antes.

El estudio se llevó a cabo tras la visita a Berlín (Alemania) de Leon Cassens, profesor auxiliar de la Universidad Holy Cross (Estados Unidos), y de Patrick O’Connor, también profesor auxiliar de la Facultad de Medicina Osteopática de la Universidad de Ohio (Estados Unidos), hace casi seis años. En Berlín pudieron observar la caja torácica de un pterosaurio en buen estado de conservación. El profesor Urwin también estudió el fósil cuando trabajaba como conservador del Museum für Naturkunde de Berlín en 2003.

Los tres paleobiólogos decidieron aunar fuerzas para descubrir cómo conseguían estos reptiles la potencia para batir sus alas de forma continua durante el vuelo.

La forma y el tamaño de los segmentos de la caja torácica que se articulan con el esternón muestran que, al contrario de lo que se pensaba, la caja torácica era móvil“, afirmó el profesor Claessens, y añadió que las “extraordinarias proyecciones de las costillas del esternón, nunca antes detectadas, daban potencia a los músculos que movían la caja torácica“.

Los investigadores también compararon especímenes de pterosaurios con los esqueletos de aves modernas para entender mejor la relación entre los sacos de aire y el esqueleto. El equipo empleó tomografía axial computerizada y radiografías para poder observar mejor los huesos.

Sus sacos de aire se extienden hasta la punta de las alas, lo que abre una amplia gama de posibilidades con respecto al empleo de dichos compartimentos de aire durante el vuelo y a los comportamientos sociales“, indicaron los investigadores. “Descubrimos una relación directa entre la proporción del esqueleto que contenía sacos de aire y el tamaño total del animal“, añadieron.

En resumen, cuanto más pequeños son los pájaros, menor es la cantidad de huesos con aire que poseen. Esto se debe a que pesan menos y a que necesitan gastar menos energía para mantenerse en el aire. Los grandes animales voladores, como el pterosaurio, poseen huesos huecos que reducen su densidad y les facilita la suspensión del cuerpo en el aire.

Para más información: PLoS ONE, Universidad de Leicester, Universidad de Ohio y College of the Holy Cross. Fuente: Cordis

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x