ScopeBox 2.0, por Javier Hernanz Zajara

scopeboxheader2.jpgScopeBox es un software para medida y monitorización de fuentes de vídeo en Mac. Lo que hace, básicamente, es tomar la información de vídeo procedente de distintas fuentes de imagen (ficheros, tarjetas capturadoras, cámaras, etc) y analizarla en tiempo real, mostrando toda la información técnica relevante. Es el equivalente, en un solo programa, a varios equipos de medida profesionales cuyos precios combinados podrían superar en más de 50 veces el precio de ScopeBox. Hemos probado ScopeBox en un MacPro con 8 núcleos, 10GB de RAM, 4 TB de disco duro y una capturadora BlackMagic Multibridge Pro. Personalmente, al verlo funcionando la primera vez, no pude evitar aplaudir ni reprimir el “yujuuu!” a pleno pulmón. ScopeBox es una de esas pocas aplicaciones que dan lo que se espera de ellas y, además, te ofrecen todo con simplicidad, elegancia y eficiencia. Como suele suceder cuando te enfrentas a un programa tan cuidado visualmente, tras la primera impresión inmejorable empiezan a llegar las pequeñas decepciones que te llevan a pensar injustamente que el software es peor de lo que es en realidad. Pero seamos objetivos y analicémoslo en su justa medida.

La primera impresión

Lo primero que llama la atención de ScopeBox es su estética perfectamente cuidada. Todas las ventanas se mueven, abren y cierran haciendo uso de CoreAnimation y creando una interfaz amigable, intuitiva y muy elegante. A diferencia de otros programas similares (como el archiconocido DVRack para Windows), su interfaz está pensada para que sea tan sencilla como sea posible y no imitar equipos reales que, aun teniendo los mismos controles, hacen mucho más liosa su utilización. En una única ventana de trabajo agrupa cuatro secciones:

  1. Las distintas fuentes de vídeo
  2. Los distintos visores (scopes)
  3. Las propiedades de cada visor
  4. La biblioteca de imágenes y clips grabados

Las fuentes de vídeo

Se pueden analizar señales provenientes de cualquier tarjeta capturadora soportada por Mac, de cámaras y magnetoscopios conectados por firewire, de ficheros de vídeo (Quicktime, AVI o DivX, por ejemplo) con cualquier resolución y CODEC -si está soportado por MacOS X, evidentemente-, cámaras USB (incluyendo las iSight integradas en los portátiles). En principio se pueden añadir tantas fuentes como se quiera aunque, evidentemente, la limitación la pone la máquina.

Scopebox_ColorBars_t.jpg
Click para ampliar

Los visores

Para cada fuente de vídeo están disponibles los siguientes visores (o paletas, como las llama ScopeBox): Preview (la imagen que se está analizando); VU Meter (para el audio); Waveform (forma de onda de la imagen); Vectorscope (vectorscopio); RGB Parade (forma de onda para cada canal RGB); YUV Parade (forma de onda para canal YUV); Luma Histogram (histograma de luminancia); RGB Histogram (histograma por canales RGB) y Timecode (código de tiempo del fotograma que se está analizando). Todo esto, además de simultáneo para una misma o varias fuentes, es además configurable con múltiples opciones avanzadas como, por ejemplo, el procesado de formas de onda en color.

Scopebox_LiveSource.jpg

Las propiedades de cada visor

En el lado derecho de la ventana hay un apartado donde se pueden observar las características de las fuentes de vídeo y especificar las distintas propiedades para cada visor. Las opciones son muy variadas, aunque sencillas de ver, entender y manipular.

Scopebox_mas_t.jpg
Click para ampliar

La biblioteca de imágenes y clips grabados

Cuando se trabaja con fuentes de vídeo “en vivo” (no ficheros) se pueden realizar capturas de fotogramas sueltos o de clips completos. Si, por algún motivo, se perdiesen fotogramas (drop frames) ScopeBox muestra un icono muy llamativo con una admiración que nos avisa del problema.

Las pequeñas decepciones

Cuando se utilizan monitores de forma de onda profesionales se tiene acceso a información que ScopeBox no puede mostrar. Veamos un ejemplo. Una señal de vídeo digital SDI puede llevar más información de la “legalmente” posible (hay márgenes de información por encima del blanco y por debajo del negro). A veces se utiliza un “truco” que consiste en marcar algunas partes de la imagen con un negro inferior al legal (conocido como “supernegro”) con fines específicos. Puesto que ScopeBox depende de la información que se digitaliza, en principio, no puede mostrar la señal más allá de sus valores legales. Si la fuente es una cámara DV/HDV (por FireWire), una cámara USB o un fichero ya creado este problema no existe, por lo que sólo podría ser un molestia -en raras ocasiones- si la fuente de vídeo es una señal SDI a través de una capturadora.

Otra pequeña decepción llegó de la mano de la capturadora (BlackMagic). En determinados momentos no se visualizaron los TimeCodes, no se pudieron realizar capturas de vídeo y hasta hubo un pequeño cuelgue. Cierto es que en estos casos estábamos sometiendo a la máquina a condiciones extremas y poco habituales.

Las grandes alegrías

Durante el análisis surgieron algunas cuestiones que quisimos comentar con los desarrolladores de ScopeBox, sin avisar que estábamos escribiendo una review. En unas pocas horas obtuvimos respuesta directa del CEO de Divergent Media. Esta rápida respuesta, la misma eficiencia vista en los foros de la empresa, nos da la tranquilidad de que la empresa cuida mucho su producto y a sus clientes. No por ser un software barato dejan de lado las necesidades del usuario final.

Una de las pruebas de estrés a la que sometimos el programa consistía en tener todos los visores por duplicado con distintas fuentes. Con una fuente de vídeo (HD-SDI) y un Quicktime al mismo tiempo el rendimiento era sorprendentemente bueno. Usando razonablemente las fuentes de vídeo necesarias y los visores que nos interesaban el rendimiento de ScopeBox ha sido siempre excelente. Los visores en color penalizan considerablemente el rendimiento de la aplicación pero, en general, la información se entiende y ve mejor en la configuración por defecto (sin discriminación de canales de color).

La interfaz se puede configurar a gusto del usuario y ponerla a pantalla completa. Una vez tengamos la interfaz a nuestro gusto se puede grabar como configuración para su utilización posterior.

Conclusión

ScopeBox es imprescindible para cualquier persona que trabaje con vídeo, sea profesional o aficionado. Es una herramienta ideal para directores de fotografía durante sus rodajes (especialmente interesante en el caso de documentales con cámaras HDV y un portátil) y técnicos de imagen digital. Sin duda ayudará a cualquiera interesado en la calidad de imagen a hacer que, con un gasto pequeño y una movilidad extrema, pueda realizar sus mejores trabajos. Como decía antes hay herramientas profesionales que ofrecen más precisión e información pero no siempre se pueden llevar encima (por ejemplo, rodando documentales en zonas de guerra), cuestan muchísimo más que ScopeBox y en la inmensa mayoría de trabajos dicha información adicional puede resultar irrelevante.

Puntuación: 9,5 sobre 10… porque nada es perfecto y siempre se puede mejorar 😉

Precio y disponibilidad

ScopeBox está disponible en la tienda en línea de ScopeBox a un precio de 699,99 dólares para la versión HD y 399,99 dólares para la versión SD.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x