‘Marketing guerrillero’: proyecciones móviles para publicidad

En un mundo donde todo es móvil, hasta la publicidad está comenzando a moverse: los enormes mensajes tradicionalmente adosados a paredes de edificios o a lo largo de las carreteras pueden ser liberados por proyectores digitales para aparecer en lugares inesperados.

Con pocas herramientas y un poco de imaginación, Dennis Catalfumo y sus colegas de Interference Inc. crean anuncios publicitarios donde antes no había ninguno. Aunque Catalfumo trabaja básicamente en Nueva York, hace poco acudió a Filadelfia para realizar “marketing guerrillero” para el Instituto Franklin, un museo de ciencias y memorial de Benjamin Franklin. Parado en una esquina cerca de bares locales, Catalfumo y un asistente proyectaron imágenes de un pájaro y una bicicleta en un árbol, sobre la pared de un edificio cercano. “¿Curioso?“, rezaba el anuncio desde el edificio, atrayendo a los transeúntes hacia el sitio de internet del instituto.

Es una nueva forma de acercarse a la gente“, dijo Catalfumo a la AFP. “Es mejor que un anuncio de un millón de dólares en el Superbowl, donde si no es ridículo no lo recordarán. Esta es una interacción que perdurará“.

A medida que avanzaba la noche, se les acercaban paseantes interesados en información sobre el sitio y las imágenes proyectadas. “La reacción de la gente en la calle parece una gratificación instantánea y se lo contarán a más personas que si vieran un cartel de camino a la estación de tren“, estimó Catalfumo.

Sam Ewen, director ejecutivo de Interference, opinó que la gente es tan receptiva porque la propuesta es muy diferente de los carteles tradicionales. La experiencia le ha enseñado que los anuncios “guerrilleros” tienen mejores resultados que simplemente proyectar anuncios televisivos en edificios. Buscan imágenes únicas y que atrapen, ya sea arte abstracto o un juego de tenis simulado entre dos oponentes, proyectado en rascacielos vecinos.

Cuando la red Discovery preparaba la divulgación de nuevo material de archivo de la NASA, el encargado de marketing James Hitchcock quería una publicidad proyectada en su campaña. “Teníamos 50 años de imágenes de archivo que nadie había visto“, dijo Hitchcock. “Queríamos que la gente las viera. Queríamos tener cohetes despegando de los edificios“.

Estos publicistas se retiran ante la petición de los dueños de los edificios convertidos en pantallas gigantes, pero no están quebrando ninguna ley. “Este es un tipo de publicidad que está funcionando, y le decimos a las ciudades que pueden regularla y obtener una fuente de ingresos“, dijo Ewen. “Y si no lo hacen, seguiremos haciéndolo de todas formas“.

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios

Lost your password? Please enter your email address. You will receive mail with link to set new password.

wpDiscuz
0
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor, deja un comentariox
()
x
Salir de la versión móvil