Verbatim SSD SATA III, parte III: vamos a migrar los datos

15/03/2012 por Carlos Burges

En nuestro artículo de ayer preparamos el disco de origen para que la integridad de los datos que vamos a migrar de un disco a otro no nos cause problemas y tengamos que repetir (varias veces incluso) este proceso. Hoy vamos a migrar los datos desde la unidad interna del Mac a nuestro nuevo SSD.

Antes de migrar los datos, hemos de ser conscientes de la limitación de los SSD, el tamaño. Precisamente por esa limitación tendremos que haber eliminado de nuestro proceso de copia algunos elementos que tienen cierta tendencia a engordar el espacio ocupado en el disco duro: la carpeta de iTunes, sita en tu-usuario/música y la biblioteca de iPhoto, sita en tu-usuario/imagenes. Más adelante en el artículo os explicaremos como eliminar ambas carpetas del proceso de copia (que no borrarlas) o cualquier otra carpeta que por su tamaño deba quedar fuera de la información trasvasada al SSD,

Para realizar esta tarea en nuestro laboratorio confiamos en todo un un clásico de la clonación y las copias de seguridad de Bombich software, Carbon Copy Cloner. Esta utilidad permite realizar este tipo de procesos con una transparencia y un control extraordinario, y no debería faltar en tu arsenal de utilidades o al menos en tu lista de favoritos para tenerla a mano cuando surge la necesidad.

Evidentemente no es la única opción en el mercado: otra solución similar, también muy bien acogida por la comunidad Mac es SuperDuper. Incluso con la propia Utilidad de Discos es factible hacer este proceso, creando una imagen de Disco del disco de origen y replicándola en el disco de destino (nuestro SSD) aunque esta variante del proceso añade tiempo adicional, y en este punto de la transición lo que mas nos interesa es que el proceso sea rápido y hacerlo en una sola pasada. De todas formas, tienes este excelente tutorial: Mac OS X 10.6 Snow Leopard: instalar Snow Leopard desde un disco duro, que adaptado, te explica el proceso de usar una imagen de disco para replicar un disco duro e instalar un sistema operativo completo.

Para clonar nuestro disco duro necesitaremos conectar nuestro SSD al ordenador usando una caja de disco duro externa donde conectar el disco de destino, o un Dock para discos, por ejemplo. Este tipo de periféricos son extremadamente útiles ya que nos permiten poder trabajar con discos duros internos como si fueran externos sin la necesidad de andar desmontando cajas. En nuestro laboratorio disponemos de este excelente Dock de Portu USB 3.0 que permite dos discos de 2,5 o dos discos de 3,5 (o combinarlos) de hasta 2 TB con desconexión en caliente, y un precio por debajo de los 40 euros.

Una vez conectado el SSD al Dock, abriremos la Utilidad de Discos en Aplicaciones/Utilidades y le daremos formato, usando HFS+ con journaling.

Con el disco ya formateado, abriremos Carbon Copy Cloner y comenzaremos con el proceso de traspaso de la información. Elegiremos nuestro disco duro de origen (nuestro disco duro interno) y como disco duro de destino el SSD montado como unidad externa. Una vez elegidos ambos discos, podemos elegir desde el menú desplegable del disco de origen que carpetas no queremos copiar como por ejemplo la biblioteca de iTunes, la de iPhoto o las carpetas con gran múmero de archivos propios donde almacenamos nuestra información relevante  y solo tendremos que iniciar el proceso de copia que tardará, en función de la cantidad de información a trasvasar y el interfaz que hayamos elegido (USB, Firewire) algunas horas. Carbon Copy Cloner dispone de un contador que nos va informando de la cantidad de información trasvasada y el tiempo transcurrido, que con facilidad pede llegar a un par de horas.

Al respecto de ambas bibliotecas, no las vas a perder, pero has de hacer algunos sacrificios para disponer de rendimiento y velocidad con el SSD, simplemente colocaremos el disco duro interno del Mac en una caja externa (es fácil encontrar cajas para discos de 2,5 SATA USB 2.0 por menos de 5 euros) o cajas para discos de 3,5 SATA USB 3.0 por menos de 14 euros. Solo tendremos que montar el disco en una de estas cajas, conectarlo al Mac, localizar ambas bibliotecas dentro de la estructura de archivos ( u otras carpetas que hayamos apartado durante el proceso de copia al SSD), apartarlas situándolas por ejemplo dentro de una carpeta en el primer nivel de tu nuevo disco duro externo, borrar el resto de la información y elegir ambas bibliotecas desde los correspondientes programas arrancándolos pulsando la tecla Alt y seleccionándolas en el cuadro de diálogo correspondiente. Este disco duro externo te servirá además para las copias de seguridad de Time Machine, esenciales para no perder archivos. Recuerda que si echas en falta algo siempre tendrás la copia de seguridad inicial de Time Machine que recomendamos encarecidamente que guardaras antes de iniciar el proceso.

En nuestro próximo artículo nos centraremos en el disco duro que hemos elegido para esta migración, un SSD SATA III de Verbatim con 120 GB de capacidad que nos está transmitiendo muy buenas vibraciones por su equilibrada relación calidad - rendimiento - precio y por su excelente comportamiento en las pruebas de laboratorio.

Enlaces relacionados

Verbatim SSD SATA III, parte I: Tiempo para elecciones correctas

Verbatim SSD SATA III, parte II: preparando la migración

Verbatim SSD SATA III, parte III: vamos a migrar los datos

Verbatim SSD SATA III, parte IV: La unidad, instalando el disco

Verbatim SSD SATA III, parte V: cuidado con el borrado seguro de archivos

Verbatim SSD SATA III, parte VI: rendimiento, últimas consideraciones

0
Comentarios
  • #1 por Tito el 15/03/2012
    Veo que no se mencionan cajas Thunderbolt, supongo que habrá poca variedad y a alto precio...
  • #2 por Carlos Burges el 15/03/2012
    Simplemente es que no hay. :D
  • #3 por Tito el 16/03/2012
    Pues nada, seguiremos esperando un externo SSD con el que hacer despegar la máquina aún más :)