Las vergüenzas de la conectividad 4G de Apple

09/04/2012 por Carlos Burges

Durante los pasados días he podido leer algunos artículos escritos más con el corazón que con la cabeza sobre cómo Apple le ha sacado los colores a las operadoras españolas con el nuevo iPad y la conectividad 4G, aduciendo que simplemente la tecnología incluida en el nuevo iPad y pronto, en el nuevo iPhone, va más allá del soporte tecnológico que estas empresas ofrecen a sus clientes.

El primer error de bulto en todas estas disquisiciones es no comprobar los requerimientos técnicos del propio iPad al respecto de cómo funcionan las redes 4G y cómo Apple ha incluído el soporte de las mismas en su dispositivo: mientras que el chip que gestiona esta conectividad en el iPad opera en las frecuencias de 700MHz y 2.1GHz, en algunos estados europeos estas mismas frecuencias están siendo utilizadas para los servicios de televisión digital (TDT) y para los despliegues de algunas redes 3G. La regulación de la Comisión Europea ha reservado para las redes 4G las frecuencias 800 MHz y 2,6GHz y en muchos países, como en el Reino Unido, la subasta de esas frecuencias aún está por realizar.

En España, la subasta de estas frecuencias tuvo lugar el verano del año pasado y participaron once operadores según ADSL Zone. Vodafone fue de los primeros en anunciar la adquisición del nuevo espectro (60 MHz, 2x30 MHz) que permitirá la llegada de la cuarta generación de banda ancha móvil y mayor penetración de Internet móvil en las zonas rurales. Después, Orange y Movistar comunicaron también sus adquisiciones en la banda de 800 MHz y 2,6 GHz.

La banda ancha ultrarrápida no será cosa de tres compañías, los operadores de cable locales (R, Euskaltel y Telecable), además de Jazztel y Ono podrán ofrecer nuevos servicios.

La compañía asturiana Telecable ganó una licencia regional en la banda de frecuencias de 2,6 GHz que posibilitará la construcción de una red móvil de cuarta generación. Para ello la operadora invertirá 35 millones de euros en los próximos diez años e instalará entre 100 y 200 estaciones base. A partir del año 2012, la cablera iniciará el despliegue de LTE, lo cual posibilitará la prestación de un servicio de banda ancha en movilidad que alcanzará velocidades superiores a 100 megas.

Euskaltel y R también han logrado adquirir el bloque de 10 Megaherzios en la frecuencia de 2,6 Ghz lo que permitirá a las compañías gestionar su red móvil en los próximos años mejorando los servicios y ofreciendo nuevas ofertas más competitivas.

Por su parte, Jazztel y Ono también ha participado y han obtenido bloques de frecuencias en diversas Comunidades Autonómonas. Por ejemplo, Ono ha querido reforzar su presencia en las zonas donde cuenta con más clientes. Cantabria, Cataluña, Madrid, Murcia, Navarra, La Rioja, Comunidad Valenciana, Ceuta y Melilla. La operadora de ADSL ha obtenido frecuencias en Andalucía, Aragón, Baleares, Islas Canarias y Castilla León.

Telefónica, por su parte, anunció el pasado septiembre la disponibilidad de  este tipo de conectividad de forma limitada solo a grandes clientes en Madrid y Barcelona, también en la banda 2,6 GHz.

Independientemente de que la integración de las redes de comunicaciones se realice de forma tardía o no frente a cómo lo están haciendo en otros continentes, lo que está claro es que no son las operadoras las que van a plegarse a los deseos de Apple, sino que Apple deberá, si quiere aprovechar estas redes en nuestro país (y en general, en el resto de europa), ofrecer una versión del iPad o el iPhone 5 con un chip "compatible" por hardware o con una actualización de firmware con las frecuencias seleccionadas por la Comunidad Europea para este tipo de redes.

Apple, por su parte, no ha podido evitar anunciar a bombo y platillo la nueva conectividad del iPad, pero en términos prácticos, la integración hecha por la compañía de Cupertino está única y específicamente orientada al mercado norteamericano. Y las autoridades de algunos países, tanto dentro de la Comunidad Europea como fuera de ella (Australia) ya están estudiando si en Apple se está haciendo publicidad engañosa al respecto de este tema. El aviso de estas investigaciones es lo suficientemente serio en algunos casos como para que en Cupertino se esté sustituyendo ya el material promocional, incluyendo las versiones online de sus webs de cada país para "matizar" este asunto, generalmente omitiendo los detalles de la conectividad trasladando las consultas a las operadoras para que sean ellas las que digan si son compatibles con el dispositivo o no.

Así que cuando se dice que Apple le saca los colores a las operadoras españolas, la cuestión ha de verse con un prisma diferente: Apple ha hecho una perfecta campaña de marketing "paso adelante, paso atrás" dando a conocer a los usuarios, sobre todo a aquellos con menos "conocimientos técnicos" una verdad que creerán cuando no es cierta porque técnicamente no es factible, al menos en España y en otros países europeos. Por su parte, y todo hay que decirlo, las operadoras, junto con los correspondientes organismos gubernamentales, han estado lentas en reaccionar ante las exigencias del mercado (débil, en la actual situación), pero ese es un tema que merece tratarse aparte.

0
Comentarios