Si es blanco, es para Mac. ¡Meh!

02/12/2012 por Carlos Burges

Recientemente asistí a la presentación de una nueva gama de productos tecnológicos que no vienen al caso, pero si me resulto interesante, y por primera vez, relevante, ver un clon de uno de los dispositivos (vamos, el mismo modelo con otra carcasa) de color blanco. ¿El motivo?: era para los usuarios de Mac. ¿Incluía alguna nueva característica o integración que realmente mereciera la pena frente a la versión "de PC" de color negro y diferenciara el producto como Mac?. No. Son iguales. El blanco es para Mac y el negro para PC, pero por dentro son lo mismo (y evidentemente, intercambiables) … pero había una sorpresa más.

Consultando los precios del dispositivo, fuera de aquella presentación, el "Made for Mac" costaba un 10% adicional. Supongo que por "los costes de personalización" (plástico blanco) o simplemente porque los usuarios de Mac debemos ser un excelente target para cobrarnos siempre un pico extra porque queremos que nuestra experiencia computacional se extienda a lo largo de la mesa en un hermoso paisaje de tonos blancos, aluminio, etc, etc…

Bobadas. Es el mismo rollo sexista del rosa para niñas y azul para niños, pero llevado a los bytes.

Una "Mac Edition" de un producto que tenga que justificar un gasto extra debe, en su naturaleza, suponer características de integración que aprovechen las diferentes opciones de OS X no disponibles en otros sistemas operativos que justifiquen el coste adicional con el que se cargan a los productos de Mac más allá de ese lavado de cara externo. Muy bonito, si, pero poco práctico en cuestiones de bolsillo.

Hace algunos años, al respecto de este tema, mantuve una conversación con un grupo de ejecutivos de una importante marca de hardware precisamente sobre este asunto: ¿Cómo introducirse en el mercado del Mac con nuestros productos, perfectamente compatibles y transparentes con el Mac, pero asociados directamente al mercado de PC/Windows?: aparentemente el coste de crear versiones con la imagen de productos de Apple simplemente era inasumible en precio debido a la duda de si nosotros, los usuarios de Apple, seríamos capaces de dar ese "salto" gracias a un plástico inyectado en blanco y un nuevo embalaje con aspecto más "Apple". Una aventura arriesgada que al final no tuvo lugar.

De hecho, hay mucho periférico en el mercado que es perfectamente compatible con el Mac (sin drivers adicionales) y que simplemente no se anuncia: tu coges la caja, la miras, lo sabes (es un USB Class, por ejemplo) pero simplemente el fabricante pierde todo un nicho de mercado porque el dispositivo "no tiene el aspecto de ser para Mac" así que lo dejamos o mejor, lo obviamos porque ese pequeña cuota de mercado del 10% aproximadamente "no merece la pena" el gasto que supone indicar al diseñador del packaging que conviene indicar en una esquina visible que es compatible con Mac.

Al final los costes de fabricación de inyección de plástico blanco, en el caso del dispositivo que nos ocupaba se podrían haber usado de forma mucho más creativa a la hora de promocionar el producto entre los usuarios de la plataforma de Cupertino, manteniendo la misma imagen y quizás modificando el embalaje para mostrar "claramente" la compatibilidad con el entorno Apple  usando desde lobbiying a los medios a la simples llana publicidad.

No hace falta cambiar el aspecto: publicite usted las bondades de su producto y explique como su dispositivo es mejor que otros a pesar de que no tenga aspecto para Mac. Los usuarios no somos tontos y sabremos elegir que tiene mejores características, opciones, almacenamiento, mejoras … aunque no sea blanco o aluminio.

0
Comentarios
  • #1 por Ramón Boj el 02/12/2012
    En eso ya ha pensado la propia Apple. ¿Por que pensáis que todos los productos de Apple vienen con pegatinas de la manzanita? Está claro: para pegarlos en los productos "no Apple" que tengamos encima de la mesa ;)
  • #2 por yules el 02/12/2012
    Yo creo que es una simple cuestión de dimensiones del Target: Los costes distribuidos entre las ventas potenciales, siendo éstas proporcionales al múnero de compradores potenciales que en el caso de los usuarios de Macs es muy inferior al de los usuarios de PCs.